Expertos británicos recomiendan el uso de fármacos para controlar el colesterol a todas las personas con el VIH mayores de 40 años

Francesc Martínez
Ver otras noticias

El estudio REPRIEVE halló que dichos fármacos redujeron el riesgo de eventos cardiovasculares graves en personas con el VIH con riesgo cardiovascular bajo

La Asociación Británica del VIH (BHIVA, en sus siglas en inglés) ha publicado una nueva guía en la que recomienda a todas las personas con el VIH mayores de 40 años deberían recibir la prescripción de estatinas (fármacos para el control de los niveles de colesterol) junto a recomendaciones para llevar un estilo de vida cardiosaludable.

La inclusión de la recomendación de las estatinas proviene de los resultados del estudio REPRIEVE, que evidenció que la toma diaria de pitavastatina (un fármaco de la familia de las estatinas) reducía el riesgo de eventos cardiovasculares graves en personas con el VIH con riesgo cardiovascular de bajo a moderado (véase La Noticia del Día 31/07/2023).

Gracias al tratamiento antirretroviral, las personas con el VIH han ido aumentando su esperanza de vida hasta prácticamente la de la población general (véase La Noticia del Día 29/05/2023). Sin embargo, al mismo tiempo, las enfermedades cardiovasculares han pasado a ser unas de las principales causas de enfermedad en dicha población.

Un número creciente de publicaciones sobre este tema ha permitido establecer que las personas con el VIH tienen un riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares que duplica el de la población general. Además, también se ha hallado que las personas con el VIH suelen tener una mayor acumulación de placa aterosclerótica en sus arterias y que las complicaciones cardiovasculares asociadas a dicha acumulación de dan a edades más tempranas que en la población general. Entre las explicaciones a este hecho estarían la inflamación crónica asociada al VIH, los efectos secundarios de algunos antirretrovirales y la mayor prevalencia de los factores de riesgo tradicionales (tabaquismo, consumo de alcohol, etc.) en personas seropositivas.

Las escalas de evaluación del riesgo cardiovascular fueron desarrolladas para la población general, por lo que pueden no funcionar correctamente en poblaciones específicas tales como las personas con el VIH. Aunque es bien sabido que las estatinas reducen el riego de desarrollar eventos cardiovasculares graves en personas con el VIH que obtienen puntuaciones de alto riesgo en las escalas de evaluación, hasta el momento no había guías que optaran por recomendar dichos fármacos a personas con el VIH con bajo riesgo cardiovascular según dichas escalas.

Sin embargo, los datos de REPRIEVE lo cambiaron todo al hallar que pitavastatina era capaz de reducir en un 35% el riesgo de eventos cardiovasculares graves en personas con el VIH con estimaciones de riesgo cardiovascular a 10 años de bajo a moderado y sin historial previo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica.

Sobre esta base, la BHIVA ha optado por la recomendación de la prescripción de estatinas a todas aquellas personas con el VIH con edades a partir de los 40 años.

La recomendación de la BHIVA se basa, además de en los datos de REPRIEVE, en una revisión sistemática de estudios que analizaron la presencia de enfermedades cardiovasculares en personas con el VIH.

A partir de sus hallazgos, recomiendan mediciones de lípidos sanguíneos a todas las personas con el VIH independientemente de su edad. Independientemente de sus niveles de lípidos, la BHIV considera que el uso de estatinas debe ser recomendado a partir de los 40 años, que en personas con un riesgo cardiovascular a 10 años del 5% o superior debe ser considerado prioritario.

La estatina recomendada en primera línea por la BHIVA es pitavastatina a dosis de 4mg diarios (la pauta usada en REPRIEVE) y como alternativa se considera atorvastatina. En personas con estatinas de baja intensidad recomiendan el cambio a estatinas de moderada intensidad. En personas no tolerantes a estatinas, recomiendan ezetimiba o ácido bempedoico.

Las estatinas son fármacos, en general, seguros y bien tolerados, utilizados por amplios grupos poblacionales. Sus efectos secundarios más graves son rabdomiólisis y diabetes, pero son muy poco frecuentes, por lo que el balance riesgo-beneficio ha sido considerado favorable por parte de la BHIVA. Las interacciones entre pitavastatina y los antirretrovirales son poco relevantes y, cuando las hay, pueden manejarse fácilmente ajustando dosis.

Los redactores de la guía de la BHIVA que recomienda el uso de estatinas a los mayores de 40 años subrayan que dicha recomendación se halla en el contexto de otras recomendaciones encaminadas a reducir el riesgo cardiovascular abordando factores de riesgo bien conocidos tales como dejar de fumar, controlar el peso corporal, equilibrar la dieta, realizar ejercicio físico moderado y limitar el consumo de alcohol.

Fuente: POZ / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Waters L, et al. BHIVA Rapid guidance on the use of statins for primary prevention of cardiovascular disease in people living with HIV. 21 November 2023. Epub

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD