Testimonio: No hay rechazos

Alejandro

En marzo de 2011 me diagnosticaron el VIH. La noticia fue dura pero no tanto como el abandono de mi pareja (de hecho, fue él quien me transmitió el virus). ¡Un día llegué a casa y ya no estaba!

En fin, tengo una familia maravillosa que está siempre a mi lado. Mi madre es una bendición en mi vida, siempre está junto a mí. Un día me dijo: "No te voy a dejar pasar solo por esto, soy tu madre y a tu lado voy a estar". Mis primos, mis primas, todos me tratan con naturalidad. No hay rechazos, malas caras ni temores a compartir un beso, utensilios para la comida o a beber del mismo vaso.

Estoy desde marzo en tratamiento antirretroviral. ¡Ahorita estoy indetectable y subieron mis CD4! Doy gracias a la vida por dejarme vivir y, ahora, por tener otra visión de la misma. A pesar de todo, no he perdido las ganas de enamorarme, de sentirme deseado. Quiero, puedo vivir mi vida al 100% y lo voy a hacer.

Besos y un fuerte abrazo a todos/as los que vivimos con VIH y más a la gente que nos apoya incondicionalmente.

Deja un comentario

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD