Se presenta en Madrid el Modelo Óptimo de Atención a Personas con el VIH

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Cuidado integral e individualizado son los ejes de un modelo concebido para dar respuesta a los desafíos que plantea la cronicidad del VIH

El pasado miércoles 26 de octubre se presentó en el Ministerio de Sanidad en Madrid (España) el Modelo Óptimo de Atención a las Personas con el VIH ante alrededor de 60 personas de las consejerías de sanidad, ONG, profesionales de la salud y sociedades científicas. El objetivo de la reunión fue explicar, a modo de rendición de cuentas, en qué consiste dicho modelo y cómo ha sido su proceso de cocreación y compartir las primeras experiencias en el impulso de la implementación del Modelo por parte de las comunidades autónomas y las entidades comunitarias del VIH.

La esperanza de vida de las personas con VIH casi se aproxima a la de la población general, pero las primeras vivirán con una infección crónica y unos condicionantes sociales asociados que exigen un cuidado integral e individualizado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el modelo de atención integral y centrada en la persona debe ser el eje para mejorar los servicios de salud y de cuidados de larga duración. Este modelo se organiza en torno a las necesidades de salud y las expectativas de las personas; las involucra en sus propias decisiones de cuidado, y permite a los profesionales brindar una atención que sea respetuosa y receptiva a las preferencias y valores del individuo, utilizando de forma responsable los recursos disponibles.

En España, National Policy es un proyecto multidisciplinar que trata de responder en España al desafío que supone la cronicidad del VIH. El proyecto establece y desarrolla la hoja de ruta para avanzar hacia la construcción del Modelo Óptimo de Atención a las Personas con el VIH. El Modelo está promovido por el Grupo de Estudio del Sida (GeSIDA) y por la Sociedad Española Interdisciplinaria sobre el Sida (SEISIDA) y avalado por la Coordinadora Estatal de VIH/Sida (CESIDA), la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y la Red de Investigación en Sida (RIS) con el apoyo del laboratorio farmacéutico ViiV Healthcare y el impulso de SI-HEALTH, consultora estratégica en el sector salud.

En su cocreación, participa un grupo multidisciplinar formado por médicos (especialistas en VIH, geriatría, epidemiología y atención primaria), farmacia hospitalaria, enfermería, psicología, trabajo social, gestores y representantes de Salud Pública y entidades comunitarias (en representación de las personas con el VIH).  El grupo de trabajo multidisciplinar definió siete perfiles de pacientes con VIH, atendiendo a sus necesidades, nivel de complejidad o alternativas de cuidados individualizados. Sobre la base de estos perfiles se definieron los cuidados individualizados que necesita cada persona con el VIH según sus necesidades, por ejemplo, los pacientes que están controlados y estables, los mayores de 50 años con comorbilidades, frágiles o dependientes, o aquellos en su primer año de tratamiento frente al VIH tras el diagnóstico.

Para cada uno de estos siete perfiles se ha elaborado una propuesta de cuidados recomendados (frecuencia y formato de visitas, profesionales que han de participar en su cuidado, derivaciones y coordinación entre ellos y nivel sanitario o comunitario, por ejemplo) y una propuesta de resultados que medir e hitos y alertas clave en su seguimiento, siempre desde la perspectiva multidisciplinar, de trabajo en equipo y ofreciendo vías de comunicación a los pacientes que faciliten el autocuidado.

Mª José Fuster, profesora de psicología social en la UNED y directora ejecutiva de SEISIDA, y que tiene VIH desde 1989, afirma que “priorizar nuestras necesidades es fundamental: si yo voy a mi médico y rápidamente puede saber qué es lo que más necesito, lo que más me hace sufrir, dejaré de sufrir antes”. Valora la importancia de que los profesionales perciban la necesidad de evolucionar los cuidados que les ofrecen, ya que “los primeros años se centraban en que no nos muriéramos, y ahora lo que necesitamos es calidad de vida a largo plazo”.

Juanse Hernández, Coordinador en Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH), y moderador de la reunión, enfatiza que es fundamental que esa atención sea multidisciplinar y transversal a todos los aspectos de la vida de las personas con VIH: “El autocuidado y la participación comunitaria en salud son fundamentales para que el paciente pueda comprometerse con el cuidado de su salud, participando en la toma de decisiones junto con sus médicos y el resto de profesionales sanitarios, del ámbito social y comunitario. Es decir, pacientes y profesionales trabajan juntos y colaboran para la consecución de los objetivos en cuya planificación ha participado el paciente comunicando sus expectativas, preferencias y necesidades”.

Para Marisa Montes, médica de VIH en el hospital La Paz (Madrid) y representante de GeSIDA en el proyecto National Policy, disponer de una herramienta que ayude a los profesionales que atienden a las personas con VIH a saber qué necesita cada una es un gran avance: “Sin una hoja de ruta, un esquema de las necesidades de los pacientes es muy difícil ofrecerles exactamente lo que necesita cada uno de forma individualizada. Por eso en la consulta es tan útil la estratificación de pacientes por perfiles y complejidad.  Cuando empiezas a trabajar de esta forma te das cuenta de lo necesarios que son otros profesionales en el cuidado a las personas con el VIH”.

En esta línea, José Antonio Pérez Molina, presidente de SEISIDA y médico de VIH en el hospital Ramón y Cajal (Madrid), explica que “no podemos continuar con un modelo de atención de patología aguda como hace 42 años, sino que debemos implementar un modelo de atención a crónicos, pasar de las gafas de cerca a las de larga distancia, para poder prever los problemas de salud en personas que van a vivir 20, 30 o 50 años con este virus”.

Todas las herramientas elaboradas en el marco del Modelo Óptimo (guías y sisemas de estratificación de pacientes) se basan en un enfoque que pone al paciente en el centro y aborda la cronicidad buscando aumentar la eficiencia y la sostenibilidad del sistema. Es una propuesta pionera en el mundo en el entorno del VIH que plantea un abordaje integral del paciente en todos sus ámbitos.

Pueden consultarse todas las herramientas del Modelo en el siguiente enlace: Modelo Óptimo de Atención a Personas con el VIH.

Fuente: Elaboración propia (gTt-VIH)

Referencia: Nota de prensa de ViiV Helahcare (26/10/2023): Cuidado crónico e individualizado, ejes del Modelo Óptimo de Atención a Personas con VIH presentado en el ministerio de Sanidad

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD