La OMS señala que el aumento de las infecciones de transmisión sexual compromete las estrategias mundiales frente al VIH y las hepatitis

Juli Amadeu Àrias
Ver otras noticias

Un total de 630.000 personas murieron en 2022 por causas relacionadas con el VIH, siendo el 13% de ellas menores de 15 años

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado el primero de una serie de informes semestrales de progreso sobre la implementación del plan de salud global de las estrategias mundiales del sector de la salud frene al VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual (ITS) para el periodo 2022-2030. El informe, que se debatirá en la 77ª Asamblea Mundial de la Salud, recoge el importante aumento en los nuevos diagnósicos de ITS a escala mundial. De hecho, las epidemias mundiales del VIH y las hepatitis, así como otras ITS, siguen planteando importantes problemas de salud pública.

Se ha registrado en este sentido un aumento del número de casos notificados en lugar de disminuir en muchas regiones del mundo, siendo la causa de 2,5 millones de muertes al año. Asimismo, nuevos datos sugieren que más personas murieron por causas relacionadas con la hepatitis (1,3 millones en 2022 en comparación con 1,1 millones en 2019) y las nuevas infecciones por el VIH y las hepatitis virales no están disminuyendo tan rápido como deberían para alcanzar los objetivos de 2030. Además, 630.000 personas murieron en 2022 por causas relacionadas con el VIH, siendo el 13% de ellas menores de 15 años.

Los Estados Miembros de la OMS se fijaron en 2022 la ambiciosa meta de reducir a una décima parte el número anual de infecciones por sífilis en adultos para 2030 (de 7,1 millones a 0,71 millones). Sin embargo, el número de nuevos casos entre personas de 15 a 49 años aumentó ese mismo año en más de un millón, hasta alcanzar los 8 millones. Los incrementos más notables se produjeron en las regiones de las Américas y de África. Dado este incremento, que se suma a un descenso insuficiente de las nuevas infecciones por el VIH y las hepatitis víricas, el informe señala las amenazas para alcanzar las metas correspondientes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

En cuanto a las valoraciones positivas, se han logrado avances en la ampliación del acceso a los servicios sanitarios, más del 75% de las personas que viven con el VIH están recibiendo terapia antirretroviral y el 93% de las que están en tratamiento (o tres cuartas partes de todas las personas que viven con VIH) tienen cargas virales suprimidas.

Por otra parte, la disminución inicial de la mortalidad mundial por hepatitis C de 290.000 personas en 2019 a 240.000 en 2022 sugiere que la ampliación del acceso al tratamiento de esta infección hepática está empezando a dar resultados. En 2023, Egipto se convirtió en el primer país en alcanzar el nivel oro en el camino hacia la eliminación de la hepatitis C, lo que demuestra que tales logros están al alcance de otros países con una mediana de ingresos medios y bajos.

También destaca positivamente el indicador de los diecinueve países y zonas que han sido validados oficialmente para la eliminación de la transmisión maternoinfantil del VIH y/o sífilis, así como la implementación de pruebas de diagnóstico rápido dual de VIH/sífilis para mujeres embarazadas en atención prenatal y para poblaciones clave.

No obstante, muchos indicadores siguen estando lejos de alcanzar las metas globales para 2025 y 2030. La incidencia del VIH y las muertes relacionadas con el mismo disminuyen lentamente y el ritmo es insuficiente para alcanzar los objetivos de 2025. A pesar de la amplia disponibilidad de la terapia antirretroviral, muchas de las 630.000 muertes relacionadas con el VIH en 2022 se deben a la atención tardía y a la existencia de barreras estructurales para el acceso a servicios sociosanitarios. A escala mundial, la cobertura del tratamiento del VIH alcanzó el 76%, y el 93% de quienes lo recibieron lograron suprimir la carga vírica.

Solo el 13% de las personas que viven con infección crónica por hepatitis B habían sido diagnosticadas y cerca del 3% habían recibido terapia antiviral a finales de 2022. Únicamente el 36% de las personas que viven con hepatitis C habían sido diagnosticadas entre 2015 y 2022, y el 20% había recibido tratamiento curativo. Estas cifras resaltan la oportunidad de mejorar el diagnóstico, así como los vínculos entre dicho diagnóstico y la prestación de atención sociosanitaria. En todo caso, cabe resaltar que el diagnóstico y la cobertura del tratamiento de las hepatitis B y C han mejorado ligeramente a escala mundial.

Con respecto al virus del papiloma humano (VPH), el número de niñas completamente vacunadas a los 15 años aumentó del 14% en 2020 al 17% en 2022, todavía muy por debajo del objetivo del 50% para 2025. Se están realizando esfuerzos para aumentar la vacunación frente al virus del papiloma humano y el cribado de mujeres para detectar el VIH.

La OMS ha señalado que las estrategias mundiales del sector de la salud contra el VIH, las hepatitis víricas y las ITS promueven las sinergias entre las áreas de enfermedad en un marco de cobertura sanitaria universal, así como su puesta en práctica bajo un enfoque de la atención primaria de salud. Su finalidad, han subrayado, es orientar al sector de la salud a la hora de aplicar respuestas estratégicas encaminadas a alcanzar los objetivos de poner fin al VIH/sida, las hepatitis víricas B y C y las ITS para 2030, dentro del marco de las iniciativas para cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Así pues, el informe publicado facilita una serie de recomendaciones de cara a trabajar por la consecución de las metas marcadas por los países. En primer lugar,  propone celebrar diálogos sobre políticas y financiación para elaborar argumentarios a favor de la inversión de carácter transversal y planes de sostenibilidad a nivel nacional. Además, sugiere profundizar la consolidación y la armonización de las orientaciones, los planes y el apoyo a la aplicación referentes a enfermedades específicas en el marco de un enfoque de la atención primaria de salud.

Por otro lado, apunta a la necesidad de acelerar las iniciativas en curso para combatir la criminalización, la estigmatización y la discriminación en los entornos de salud, en particular contra las poblaciones más afectadas por el VIH, las hepatitis víricas y las ITS. También contempla la conveniencia de ampliar los enfoques orientados a la eliminación de múltiples enfermedades, aprovechando para ello las enseñanzas extraídas en la triple eliminación de la transmisión maternofilial, y la importancia de prestar más atención a la prevención primaria, el diagnóstico y el tratamiento de esas enfermedades para mejorar la concienciación, sobre todo por lo que respecta a la hepatitis y las ITS.

Con motivo del último Día Mundial del Sida (DMS), ONUSIDA puso en valor el papel que históricamente han tenido las organizaciones comunitarias en la respuesta al VIH y que consideran imprescindible para el cumplimiento de la Agenda 2030 en relación con esta infección (véase La Noticia del Día 01/12/2023). Además, marcó el camino hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para el año 2030, concretamente la meta 3 del Objetivo 3; poner fin a las epidemias del sida, la tuberculosis, la malaria y las enfermedades tropicales desatendidas y combatir la hepatitis, las enfermedades transmitidas por el agua y otras enfermedades transmisibles.

Fuente: POZ /Elaboración propia (gTt-VIH)

Referencia: World Health Organization. Implementing the global health sector strategies on HIV, viral hepatitis and sexually transmitted infections, 2022–2030: report on progress and gaps 2024. Geneva, 2024.   

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD