¿Cómo mejorar la eficacia de las vacunas en personas con VIH?

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Un tratamiento basado en la hormona del crecimiento recombinante podría proporcionar tasas de respuesta más elevadas a las vacunas contra la hepatitis A, B y el tétanos

Un estudio publicado en la revista Immunology evidencia que la administración de hormona del crecimiento a personas con VIH favoreció una recuperación del sistema inmunitario que se tradujo en la mejora de la eficacia de tres vacunas que, previamente, habían resultado ineficaces en dichos pacientes por tener un sistema inmunitario demasiado débil.

La infección por VIH-1 puede provocar la pérdida de las respuestas inmunitarias específicas (de linfocitos-T CD4 y de anticuerpos) tanto frente al propio VIH como frente a otros patógenos, o las inducidas por las vacunas, algo que puede disminuir su eficacia, privándolas en ocasiones de su función protectora por completo.

De manera reciente, se comprobó que la administración de hormona del crecimiento recombinante (rGH) a pacientes con VIH-1 que presentaban lipodistrofia o un recuento de células-T CD4 persistentemente bajo había conseguido aumentar el tamaño del timo (un órgano del sistema linfático situado en el pecho y responsable de la maduración de los linfocitos-T), lo que había llevado a un incremento del número de células-T CD4 específicas contra el VIH. Además, también estimuló la generación de precursores de linfocitos-T y B en la médula ósea.

Por este motivo, un equipo de investigadores del grupo de Inmunorreconstrucción, patogenia y vacunas de IrsiCaixa decidió verificar si era posible mejorar la eficacia de las vacunas mediante la administración de rGH. Así, administraron dicha hormona a un grupo de personas con VIH-1 que mostraban una respuesta inmunitaria imperfecta frente al menos una de tres vacunas empleadas de forma habitual (contra la hepatitis A, la hepatitis B y el tétanos).

Los autores examinaron a 278 personas con VIH-1, de las que sólo 20 cumplían con los criterios de elegibilidad del estudio y fueron distribuidas de forma aleatoria en tres grupos: en el grupo A, 8 pacientes recibieron rGH y fueron vacunados de nuevo con la misma vacuna que no les había funcionado previamente; en el grupo B, a5 pacientes se les administró únicamente rGH; y en el grupo C, a 7 pacientes se les volvió a administrar sólo la vacuna que con anterioridad no produjo ninguna respuesta.

Los resultados registrados fueron los siguientes:

•    Grupo A: Cinco de las ocho personas recuperaron la respuesta de células CD4 frente al antígeno de la vacuna y cuatro de ellas también presentaron una respuesta de anticuerpos.
•    Grupo B: Tres de los cinco pacientes de este grupo recuperaron las respuestas celulares y dos produjeron además anticuerpos.
•    Grupo C: Tres de los siete participantes recuperaron las respuestas de CD4 y sólo dos desarrollaron anticuerpos.

Asimismo, cabe señalar que siete de los diez pacientes que recibieron el tratamiento con rGH (en el grupo A y B) recuperaron las respuestas celulares contra el antígeno p24 del VIH, frente a dos de los seis incluidos en el grupo C.
 
Los autores concluyen que la reconstitución de la glándula timo en adultos con inmunosupresión mediante el uso de un tratamiento con rGH supuso una restauración de las respuestas inmunitarias específicas, tanto de anticuerpos como de células-T, por lo que esta hormona se podría emplear como adyuvante de determinadas vacunas. No obstante, a diferencia de otros adyuvantes disponibles, en este caso se deberá administrar antes de la inoculación de la vacuna.

Según el equipo de investigadores, la terapia sería útil no sólo para los pacientes con VIH, sino para todas aquellas personas que tengan la glándula timo dañada por distintos motivos, como el envejecimiento o los tratamientos de quimioterapia y/o radioterapia.

Fuentes: Immunology / Elaboración propia.
Referencia: Plana M, García F, Darwich L, et al. The reconstitution of the thymus in immunosuppressed individuals restores CD4-specific cellular and humoral immune responses. Article first published online in Immunology: 19 APR 2011. DOI: 10.1111/j.1365-2567.2011.03442.x.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD