Antirretrovirales para salir de fiesta

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio estadounidense confirma el uso de tenofovir entre hombres sin VIH

Lo que se viene hablando desde hace meses entre organizaciones de VIH parece confirmarse en un reciente estudio realizado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en EE UU (CDC, en sus siglas en inglés), que personas sin VIH, concretamente hombres gay, toman el fármaco antirretroviral tenofovir (Viread®) para protegerse del VIH antes de realizar una práctica sexual sin protección.
 
Al parecer, en EE UU, hombres gay sin VIH y sexualmente activos podrían estar adquiriendo este fármaco antirretroviral sin receta médica: se puede llegar a adquirir tenofovir en discotecas o locales de sexo en un pack por 100 dólares junto con éxtasis y el fármaco para la disfunción eréctil Viagra. A ésta nueva forma ‘recreativa’ de tomar tenofovir se la llama en inglés Taking a T.¸ lo que podría traducirse en español como ‘Tomar un Té’, recogiendo la ironía del inglés.
 
No sabemos con seguridad si esta moda se está dando también en España, aunque sí es cierto que en nuestro país se puede conseguir con facilidad en clubs y discotecas, especialmente de ambiente gay, pastillas para la disfunción eréctil, tanto de marca (Viagra o Cialis) como la versión genérica (Kamagra). Quizá sea tan sólo una cuestión de tiempo que la moda se extienda por estas latitudes.
 
Tanto ONG y grupos comunitarios como expertos en salud pública de ambos lados del Atlántico están alarmados ante el creciente aumento del uso de este fármaco entre personas sin VIH para prevenir la infección. Además de los riesgos que supone utilizar un medicamento del que no se ha demostrado todavía su eficacia en personas sin VIH, este uso inapropiado de tenofovir, o de cualquier otro fármaco antirretroviral, si se generaliza, podría llevar a un abandono progresivo de los preservativos a causa de una falsa sensación de protección.
 
El uso de un fármaco como tenofovir de forma aislada puede hacer, con una alta probabilidad, que si la persona se acaba infectando su virus se haga rápidamente resistente a este antirretroviral, lo que dejaría a la persona sin una importante alternativa para crear un régimen combinado cuando lo necesitase. Otro elemento a tener en cuenta es que ese virus mutado resistente a tenofovir podría transmitirse a otras personas, incluso si no utilizan este medicamento como supuesta prevención.
 
Por otro lado, también preocupa la procedencia del fármaco. Algunos hombres que lo utilizan lo compran on line (internet), lo que suscita dudas sobre la calidad del fármaco; otros lo consiguen a través de amigos con VIH, lo que sugiere que aquellos que están compartiendo sus dosis no están siguiendo adecuadamente su propio esquema de tratamiento. También se sabe que algunos hombres con VIH, al menos en EE UU, están vendiendo el fármaco para obtener un dinero extra.
 
Según la encuesta de los CDC, que se llevó a cabo en cuatro ciudades estadounidenses durante la celebración del orgullo gay, un 7% de los hombres había tomado un medicamento antirretroviral antes de realizar un práctica sexual de riesgo, y aproximadamente una quinta parte de los encuestados sabía de alguien que lo había tomado.
 
Expertos en prevención insisten en que el número de hombres que toman el fármaco de esta manera sigue siendo pequeño. Hasta ahora, parece que es más popular entre hombres jóvenes gay que no utilizan condones y personas que frecuentan locales de sexo y lavabos públicos. No obstante, los expertos en salud también afirman que este uso profiláctico está aumentado rápidamente y temen que la práctica pueda propagarse a otros segmentos de la población que también pudieran estar en situación de alto riesgo, como trabajadores y trabajadoras del sexo y usuarios de drogas por vía intravenosa, y después al resto de la población. Los expertos en VIH, mientras tanto, continúan promoviendo el uso del condón como el medio más eficaz en la prevención de la transmisión del VIH.
 
Este uso de tenofovir entre personas sin VIH podría haberse iniciado a partir de las noticias que han ido apareciendo sobre los ensayos que actualmente se está llevando a cabo en Atlanta y San Francisco y en los que se prueba su uso para prevenir la infección por VIH, lo que se conoce como profilaxis pre-exposición. Los datos preliminares podrían haber provocado una falsa ‘esperanza’ entre algunos sectores de la población, que asumen riesgos altos en cuanto a prácticas sexuales, y se han adelantado a su uso antes de que haya sido demostrada su eficacia.
 
En un artículo reciente publicado en LA Times, Marc Conant, un especialista en VIH en San Francisco, declara haber comenzado recientemente a recetar tenofovir a dos hombres sin VIH después de que le explicaran que eran muy activos sexualmente y que no usaban condones. Aun a sabiendas y preocupado por el hecho de que el fármaco no se haya mostrado eficaz para tal uso, y de que sus pacientes pudieran estar aumentando sus comportamientos de riesgo al utilizar tenofovir de este modo, considera que utilizar el fármaco es mejor que no tomar ninguna precaución. “¿Qué opción tengo? Cuarenta mil personas [en EE UU] se infectan todavía cada año”, afirma. “Todo el mundo sabe que el condón funciona, pero no quieren utilizarlo. Todo lo que intento hacer es reducir el daño que las personas se hacen a sí mismas”. Por ahora, sus dos pacientes siguen siendo negativos.

Steven Gibson, director de un centro de salud para hombres gay en San Francisco, dijo que el departamento de salud pública de la ciudad debería educar a la comunidad respecto a los peligros de tomar tenofovir de un modo inapropiado.

Albert Liu, director de estudios de prevención e intervención en VIH del Departamento de Salud Pública de San Francisco, ha declarado que su departamento tiene pensado hacer una encuesta a hombres gay a principios del próximo año para ver cuántos de ellos están utilizando el fármaco antes de practicar sexo. Si los números fueran tan altos como sugiere la encuesta de los CDC, apunta que el departamento podría comenzar campañas educativas sobre los riesgos del fármaco y su uso generalizado.
 
Fuente: NATAP (http://www.natap.org/) / Elaboración propia.
Referencia: Costello, D., “AIDS pill Tenofovir as party drug? ‘Taking a T’”, LA Times¸ 19/12/2005.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD