Prueba de tropismo en el inicio del tratamiento

Pedro Pérez
Ver otras noticias

La prueba de los correceptores podría indicar qué personas se beneficiarían de comenzar antes el tratamiento antirretroviral

Se sabe que el VIH infecta, preferentemente, células que, como los linfocitos T o ciertos macrófagos, expresan en su superficie una proteína conocida como CD4. Esta molécula está involucrada en el reconocimiento de antígenos y, por consiguiente, en la acción de los linfocitos T y en la activación del sistema inmunitario frente a los agentes patógenos.

Sin embargo, para que el VIH pueda infectar una célula no basta con que ésta exprese la proteína CD4, sino que también debe expresar el correceptor de la quimiocina CCR5 (R5) o el CXCR4 (X4). El correceptor empleado por el VIH para penetrar en la célula determina lo que se conoce como tropismo viral. La mayoría de las cepas del VIH presenta un tropismo R5, aunque también hay cepas que usan tanto el correceptor R5 como el X4 para fusionarse a la célula que van a infectar (tropismo dual o mixto); en menor proporción, algunas cepas del VIH sólo emplean el X4.

Se sabe que cuanto mayor es el recuento de CD4, más frecuentes son los virus con tropismo R5; y a la inversa, según disminuyen los linfocitos CD4, entonces aumentan las cepas con tropismo X4. Asimismo, diversos estudios sugieren que tanto el tropismo X4 como el dual están ligados a una evolución más rápida de la infección por VIH.

Una reciente investigación británica, publicada en el número de 15 de mayo de la revista Clinical Infectious Diseases, confirma los hallazgos de anteriores estudios en esta línea.

Doctores del Chelsea and Westminster Hospital en Londres (Reino Unido) examinaron los resultados de la prueba de tropismo de 402 pacientes. Se comprobaron, antes y después del inicio de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), los cambios en los niveles de CD4, la tasa de progresión de la infección por VIH y la variación de la carga viral.

Como era previsible, la mayoría de los pacientes (326) tenía un virus con tropismo R5, 73 presentaban una población de virus con tropismo dual y sólo 3 tenían un virus exclusivamente con tropismo X4. Los autores del estudio observaron el efecto de la TARGA en 229 pacientes con virus con tropismo R5 y en 60 pacientes con virus X4 y dual.

Se encontró que los pacientes con tropismo X4 o dual tenían recuentos iniciales de células CD4 significativamente más bajos que aquéllos con virus con tropismo R5 (203 células/mm3 frente a  325 células/mm3; p < 0,001). Además, tras realizar el ajuste para las características iniciales, en los primeros 12 meses de seguimiento antes del inicio de TARGA, los pacientes con virus X4 o dual experimentaron una pérdida de CD4 significativamente mayor (p = 0,026).

El aumento en el nivel de CD4 después de comenzar  TARGA fue similar en las personas con tropismo R5 y dual, tanto a los 12 meses de comenzar TARGA (182 células/mm3 frente a 185 células/mm3, respectivamente) como 2 años después (247 células/mm3 frente a 292 células/mm3).

En cuanto a la carga del VIH, todos los pacientes, con independencia del tipo de tropismo, tuvieron la misma probabilidad y tardaron el mismo tiempo en alcanzar la supresión viral a los 6, 12 y 24 meses de iniciado el tratamiento.

Los expertos hallaron que los pacientes con tropismo X4 o dual comenzaron el tratamiento antes que aquéllos con tropismo CCR5 (el 33% en los primeros doce meses de seguimiento frente al 8%; p < 0,001). Además, el 22% de los que tenían un virus con tropismo X4 o dual desarrolló algún episodio clínico, en comparación con el 7% de los que tenían tropismo CCR5. Esta diferencia siguió siendo estadísticamente significativa incluso una vez ajustados el nivel inicial de CD4 y de carga viral (p < 0,001).

Los autores del estudio concluyen que “la presencia de VIH con tropismo dual está asociada a un mayor deterioro inmunitario y clínico” (el hecho de que sólo hubiera 3 pacientes con tropismo X4 no permite hacer extensible esta afirmación a las personas con tropismo puro X4). Y añaden: “El tropismo viral, sin embargo, no tiene consecuencias para la respuesta inmunológica (nivel de CD4) a TARGA en cuanto al tiempo hasta alcanzar la supresión viral ni para la tasa de supresión viral en un periodo de dos años.”

Dado que la progresión de la enfermedad en personas naive al tratamiento está asociada al tipo de tropismo del VIH, los autores del estudio defienden la posible utilidad de esta prueba para ayudar a médicos y a pacientes a decidir el momento más idóneo de empezar la TARGA. En concreto, los autores apuntan la posibilidad de que las personas con tropismo X4 y dual pudieran beneficiarse de comenzar antes la terapia antirretroviral.

Por último, aunque se está trabajando en la mejora de la prueba de tropismo, cabe señalar que cualquier decisión basada en la identificación del tropismo del VIH debe enfrentarse con las limitaciones de la prueba actual (Trofile®, de la compañía estadounidense Monogram Biosciences). Nos referimos a la dependencia del único laboratorio que se encarga de practicarla, a su coste, al tiempo de espera y al margen de error en los resultados.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia.
Referencia: Waters L, et al. The impact of HIV tropism on decreases in CD4 cell count, clinical progression, and subsequent response to first antiretroviral therapy regimen. Clin Infect Dis. 2008; 46: 1.617 – 1.623.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD