IHRC 2015: Se incrementa el uso de esteroides anabolizantes inyectables

Francesc Martínez

Ver otras noticias

Aparte de los riesgos derivados de su uso, sería necesaria una amplia implantación de programas de reducción de daños para prevenir la transmisión del VIH y otras infecciones

Un conjunto de presentaciones realizadas en la XXIV Conferencia Internacional sobre Reducción de Daños (IHRC 2015), celebrada recientemente en Kuala Lumpur (Malasia), han evidenciado un incremento en el uso de esteroides anabolizantes inyectables en la última década. Aunque el fenómeno ha sido detectado en países desarrollados (de hecho, los datos presentados eran del Reino Unido y Australia), los expertos creen que se trata de un fenómeno global, ya que algunas de las personas incluidas en el estudio provenían del Sudeste asiático o de la Europa oriental.

Las sustancias utilizadas para la mejora del rendimiento o la imagen (PIED, en sus siglas en inglés) son mayoritariamente esteroides anabolizantes, pero también se ha detectado el uso de otros tipos de hormonas tales como la del crecimiento, la melatonina o bronceadores.

Un estudio realizado en el Reino Unido en el año 2013 detectó una prevalencia de la infección por VIH especialmente elevada entre los usuarios de PIED inyectables, lo que estaría apuntando a la necesidad de políticas de reducción de daños entre dichos usuarios. En el estudio más reciente llevado a cabo al respecto en el Reino Unido se detectaron prevalencias de la infección por VIH entre el 3 y el 4% entre los usuarios de este tipo de sustancias, pero los estudios eran demasiado limitados para poder extrapolar dichas prevalencias a entornos o áreas geográficas.

Un riesgo añadido al del uso de PIED inyectables detectado por los investigadores británicos fue que más de la mitad de estas personas nunca utilizaba preservativo en sus relaciones sexuales y una proporción similar tenía múltiples parejas sexuales, por lo que dentro de los programas de reducción de daños dirigidos a estas personas sería importante incluir conceptos tales como el sexo más seguro. Además, en lo relativo al uso de PIED inyectables, el tipo de intervención a realizar diferiría de la usualmente llevada a cabo en usuarios de drogas intravenosas, ya que la administración de los PIED inyectables suele ser intramuscular o subcutánea. Además, la frecuencia de visitas sería claramente inferior, ya que en un programa de intercambio de jeringuillas realizado en Glasgow se observó que las personas usuarias de drogas intravenosas solían acudir varias veces por semana y las usuarias de PIED inyectables lo hacían con una frecuencia claramente inferior y solicitando un mayor número de equipos de inyección por visita, para cubrir un ciclo completo de inyección de esteroides anabolizantes.

Un estudio realizado en Queensland y Nueva Gales del Sur (Australia) halló una prevalencia del VIH del 0,5% entre usuarios de PIED inyectables, considerablemente superior a la de la población heterosexual de dicha área (del 0,04%), pero inferior a la observada en usuarios de drogas intravenosas (2%) u hombres gais (8-12%). La prevalencia de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en este grupo de personas era del 5%.

A partir de lo presentado en los estudios se observó que las directrices de este tipo de programas de reducción de daños no están todavía claramente establecidas y difieren según los países. Así, mientras que en Queensland se considera a los usuarios de PIED inyectables una de las poblaciones clave en el abordaje de la prevención de la transmisión de infecciones víricas, en Nueva Gales del Sur se limita el suministro de equipos de inyección a esta población por no considerarla suficientemente en riesgo.

Los resultados de los diversos estudios presentados ponen de manifiesto la necesidad de establecer programas específicos para reducir el riesgo de la transmisión de infecciones víricas (principalmente VIH y VHC) entre usuarios de PIED inyectables y que incluyan información relativa a las consecuencias para el organismo del consumo de este tipo de sustancias y consejos sobre sexo más seguro.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencias: Cullen K et al. Risk and vulnerability among people who inject image and performance enhancing drugs in England and Wales 2012-2013: where should we focus harm reduction? 24th International Harm Reduction Conference, Kuala Lumpur, October 2015.

Iversen J and Maher L The harm reduction response to an increase in people who inject performance and image-enhancing drugs attending needle and syringe programmes in Australia: a tale of two states. 24th International Harm Reduction Conference, Kuala Lumpur, October 2015.

Campbell J and Hunter C Identifying and reducing harm for steroid and image enhancing drugs (SIEDs) injectors, through innovative approaches. 24th International Harm Reduction Conference, Kuala Lumpur, October 2015.

Hope VD et al. An increase in the prevalence of blood-borne infections among men who inject image and performance enhancing drugs in the United Kingdom: 1992 – 2013. 24th International Harm Reduction Conference, Kuala Lumpur, October 2015.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD