Los microbicidas rectales también en la agenda de investigación

Miguel Vázquez

Ver otras noticias

Los expertos abogan por un mayor compromiso económico en el campo de las nuevas herramientas de prevención del VIH

Entre los días 22 y 25 de mayo ha tenido lugar en Pittsburgh [EE UU] la Conferencia Internacional de Microbicidas 2010, en el transcurso de la cual la organización Activistas Internacionales por un Microbicida Rectal (IRMA, en sus siglas en inglés) ha presentado su tercer informe sobre microbicidas rectales: “De la promesa al producto, avanzando en la investigación y promoción de los microbicidas rectales”. [Disponible en castellano en este enlace.]

En su informe, IRMA detalla los avances realizados en el ámbito de los microbicidas y refleja el optimismo en este campo, que espera conseguir pronto un producto seguro y eficaz en la prevención de la infección por VIH entre personas que mantienen relaciones sexuales anales.

A pesar de que una gran mayoría de los productos microbicidas que se están investigando hoy en día son vaginales, en la citada conferencia se evidenció la necesidad de contar con productos anales que podrían aprovechar hombres y mujeres. En una presentación, se indicó que incluso en epidemias fundamentalmente de base heterosexual, el sexo anal puede desempeñar un papel mucho más importante del que se pensaba en un principio.

Esta organización también aboga por la creación de un Plan de Desarrollo Global en el área de los microbicidas rectales, a fin de coordinar esfuerzos, desarrollar estrategias y establecer prioridades. Para el vicepresidente científico de IRMA, Ian Mc Gowan, este plan “será del todo necesario si queremos hacer un uso eficiente de todos los medios económicos que recibamos para las investigaciones, en esta época de recursos escasos y recesión mundial”.

Momento crítico para los microbicidas

Durante la conferencia, se hizo alusión al momento crítico que atraviesa el campo de los microbicidas tras el fracaso de la primera generación de estos productos (basados en sustancias que actúan de forma inespecífica sobre el VIH), que ha supuesto que, en la actualidad, sólo haya tres estudios de eficacia en humanos en marcha o previstos [todos ellos de productos vaginales].

Uno de ellos es el ensayo de fase IIb CAPRISA, que se lleva a cabo en Sudáfrica para probar un gel microbicida con tenofovir y que presentará sus resultados durante la XVIII Conferencia Internacional del Sida, que se celebrará del 18 al 23 de julio en Viena (Austria).

El segundo de los estudios es el ensayo de fase III VOICE (que también probará un gel de tenofovir, además de un régimen de profilaxis pre-exposición [PPrE] con tenofovir y emtricitabina), que actualmente está inscribiendo participantes y cuyos resultados se esperan para 2011. El tercero de ellos es el ensayo IPM009 de un anillo y un gel vaginal con el no análogo de nucleósido dapivirina, que no empezará hasta el año 2012.

Respecto a los microbicidas de segunda generación (que contienen fármacos que actúan de forma específica contra el VIH), Robin Shattock, director del Programa de Investigación de Microbicidas en el hospital St. George de la Universidad de Londres (Reino Unido), se mostró seguro de que el concepto de microbicida era biológicamente posible y afirmó que existen más de 13 compuestos que han demostrado eficacia en monos a la hora de bloquear la infección por VIH.

Uno de los problemas que este experto considera que existen para desarrollar un microbicida a partir de un compuesto con actividad antirretroviral es conseguir que el fármaco llegue al lugar en que es necesario, en un estado en que mantenga su actividad y con una concentración adecuada. Se están desarrollando ensayos para valorar mejor todos estos aspectos en los tejidos humanos.

Asimismo, se refirió al problema que supone la adhesión. Los estudios realizados con Carraguard® (un microbicida de primera generación que no logró evidenciar ninguna eficacia en la prevención de la infección) dejaron claro que la adhesión suponía un obstáculo, al menos en lo que respecta a la aplicación en forma de gel, registrándose problemas en los casos en que hubo más de una relación sexual en una misma sesión. A este respecto, señaló que resulta crucial contar con nuevas formulaciones que permitan una mayor adhesión.

No obstante, Robin Shattock considera que, en las actuales circunstancias económicas, el reto no consiste tanto en el desarrollo de más candidatos como en conseguir el dinero necesario para llevar los más prometedores hasta los ensayos de eficacia.

Fuente: Comunicado de prensa de IRMA / Aidsmap / Elaboración propia.
Referencia: Shattock R, State of the ART for microbicides. Opening plenary, 2010 International Microbicides Conference, Pittsburgh, presentation #1, 2010.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD