El uso de anticuerpos logra mantener el control de la carga viral durante un promedio de 12 semanas

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Añadir a dichos anticuerpos la inmunoterapia con lefitolimod no aumenta la actividad de dicha estrategia

El uso de anticuerpos ampliamente neutralizantes podría permitir el control de la carga viral durante un promedio de más de 12 semanas en personas con el VIH en ausencia del tratamiento antirretroviral, según un estudio publicado en Nature Medicine. Sin embargo, cuando a dicha estrategia se añadió una inmunoterapia con lefitolimod no se consiguió mejorar el tiempo de control virológico conseguido únicamente con los anticuerpos ampliamente neutralizantes.

Aunque los tratamientos antirretrovirales actuales logran suprimir la carga viral hasta niveles muy bajos –consiguiendo que el virus deje de poder transmitirse y, de ese modo la infección se cronifique y se pueda disfrutar de una mejor calidad de vida–, todos estos beneficios se interrumpen si la persona deja de tomar la medicación tal y como se prescribió. Entre las terapias de simplificación que se están investigando hoy en día, la administración periódica de anticuerpos ampliamente neutralizantes es una de las más esperadas por sus potenciales efectividad y tolerabilidad. De hecho, un estudio realizado hace unos años (véase La Noticia del Día 27/09/2018) ya evidenció cierta eficacia para el control virológico en personas con el VIH en ausencia de tratamiento antirretroviral.

Para arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, los autores del presente estudio (de fase 2a, controlado con placebo y a doble ciego) contaron con la participación de 43 personas con el VIH en tratamiento antirretroviral (de las cuales el 85% eran hombres).

Los participantes fueron distribuidos de forma aleatoria en 4 grupos en función del tratamiento o combinación de tratamientos recibidos: placebo, lefitolimod (un agonista del receptor tipo Toll [TLR, en sus siglas en inglés] que está siendo investigado como fármaco antilatencia en el campo del VIH), anticuerpos ampliamente neutralizantes (concretamente 3BNC117 y 10-1074) o un último grupo en el que se administraron tanto lefitolimod como los anticuerpos ampliamente neutralizantes. En todos los grupos se produjo la interrupción del tratamiento antirretroviral a partir de la tercera semana tras la inclusión en el estudio.

Las pautas de administración de los tratamientos experimentales fueron una administración semanal durante las primeras ocho semanas (en el caso de los anticuerpos ampliamente neutralizantes) y dos administraciones (una el día antes de interrumpir el tratamiento antirretroviral, y otra, ocho semanas después).

La mediana del tiempo hasta la pérdida del control virológico respecto al grupo con placebo fue de 0,5 semanas en el grupo con lefitolimod (p= 0,49), de 12,5 semanas en el grupo con anticuerpos ampliamente neutralizantes (p= 0,003) y de 9,5 semanas en el grupo con lefitolimod y anticuerpos ampliamente neutralizantes (p= 0,004).

Entre los objetivos secundarios del estudio se encontraba el tiempo hasta el duplicado de la carga viral, que fue mayor en aquellos grupos que recibieron anticuerpos ampliamente neutralizantes y también diversos parámetros de seguridad de los tratamientos utilizados, que fueron considerados aceptables en todos los casos.

Cabe destacar que el 36% de las personas del grupo con anticuerpos ampliamente neutralizantes sin lefitolimod seguían con control virológico 25 semanas después de la interrupción del tratamiento, mientras que en el grupo con placebo el porcentaje era del 0%. Dicho dato es destacable, pues en ese momento los niveles de anticuerpos exógenos entre quienes los habían recibido serían claramente subóptimos, hecho que indicaría cierto control por parte del sistema inmunitario de estas personas.

Los resultados del presente estudio evidencian que los anticuerpos ampliamente neutralizantes utilizados en el mismo presentan eficacia para el control de la viremia en ausencia de tratamiento antirretroviral, algo que no se vería potenciado al combinarlos con la inmunoterapia basada en lefitolimod.

Los autores se muestran optimistas respecto al potencial de los anticuerpos ampliamente neutralizantes y se ven capaces de aumentar la eficacia de dicha estrategia modificando diversos parámetros tales como las pautas de administración o las dosis de dichos anticuerpos. Un extremo que deberá ser verificado en futuros estudios.

Fuente: MedicalXPress / Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Jesper D. Gunst et al, Impact of a TLR9 agonist and broadly neutralizing antibodies on HIV-1 persistence: the randomized phase 2a TITAN trial, Nature Medicine (2023). DOI: 10.1038/s41591-023-02547-6

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD