El café podría ayudar a frenar el daño hepático

Xavier Franquet
Ver otras noticias

Un nuevo estudio arroja más luz sobre los posibles beneficios de esta bebida estimulante

Según un estudio reciente cuyos resultados se acaban de publicar en Archives of Internal Medicine el café tiene un ingrediente que podría ayudar a frenar la inflamación del hígado y consecuentemente el avance de la fibrosis y la cirrosis.

ahora hace algo más de un año se publicaron los resultados de otro estudio que también encontró efectos beneficiosos del café en la evolución a cáncer de hígado incluso en presencia de hepatitis B o C (véase La Noticia del Día 27/04/05). Entonces se especuló sobre cuál de los ingredientes del café podría tener estos beneficios (la cafeína o alguna de las sustancias con propiedades antioxidantes). El estudio cuyos datos se acaban de conocer ahora descarta que estas propiedades puedan atribuirse a la cafeína, pues las personas que en esta investigación tomaban té (bebida que también contiene cafeína) no observaron los mencionados beneficios.

Un equipo dirigido por Arthur Klatsky ha conducido un estudio con 125.580 personas que formaban parte de un plan privado de salud y de las que no se conocía enfermedad hepática. Se obtuvieron datos iniciales sobre el estado de salud de los participantes entre 1978 y 1985 y fueron seguidos hasta 2001. Los investigadores usaron modelos de proporcionalidad de Cox con siete variables para evaluar los factores asociados al desarrollo de cirrosis.

Durante el periodo de seguimiento, 330 participantes desarrollaron cirrosis hepática: un total de 199 cirrosis alcohólica, y 131 tuvieron cirrosis debido a otras causas como hepatitis virales u otras causas desconocidas.

Los participantes que bebieron café de forma habitual tuvieron un riesgo más bajo de desarrollar cirrosis alcohólica, y el riesgo parece que disminuyó cuanto más café tomaron.

Entre los 199 pacientes que desarrollaron cirrosis asociada al consumo de alcohol, los riesgos relativos fueron:

  • menos de una taza de café al día: 0,75 (IC 95% 0,4-1,1)
  • de 1 a 3 tazas al día: 0,6 (IC 95% 0,4-0,8; p<0,001)
  • 4 o más tazas al día: 0,2 (IC 95% 0,1-0,4; p<0,001)

Entre los 133 participantes cuya cirrosis no tenía un origen en el consumo de alcohol no se observó la misma relación, aunque sí se observó disminución del riesgo con consumos de más de 4 tazas al día:

  • menos de una taza de café al día: 1,2 (IC 95% 0,6-2,2)
  • de 1 a 3 tazas al día: 1,3 (IC 95% 0,8-2,1)
  • 4 o más tazas al día: 0,7 (IC 95% 0,4-1,3)

En general, beber café se asoció a una tasa más baja de elevaciones en plasma de transaminasas (ALT, AST).

El cociente de probabilidad de 4 tazas al día o más frente a ninguna fue del 0,5 para aumentos AST (IC 95% 0.4-0.6; p< 0.001), y de 0.6 para aumentos de ALT (IC 95% 0.6-0.7; p< 0.001).

Se encontró una sólida relación inversa entre beber café y cirrosis en los participantes que consumían grandes cantidades de alcohol. Mientras que beber té no se asoció ni con la cirrosis alcohólica, ni con la de otros orígenes.

Los autores concluyen que estos datos apoyan la hipótesis de que hay un ingrediente en el café que protege frente a la cirrosis, especialmente en el caso de la cirrosis alcohólica. Y este no parece ser la cafeína, pues no se observó al mismo efecto en quienes bebían té.

En otros estudios el café también ha mostrado ser beneficioso en cánceres del aparato digestivo: de faringe, de esófago y colorrectal.

Es importante tener en cuenta no obstante que el café es un estimulante, y como tal puede producir insomnio y nerviosismo y está contraindicado en caso de úlcera gastrointestinal y epilepsia.

Fuente: www.hivandhepatitis.com
Referencia: AL Klatsky, C Morton, N Udaltsova, and others. Coffee, Cirrhosis, and Transaminase Enzymes. Archives of Internal Medicine 166(11): 1190-1195. June 12, 2006.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD