Cabotegravir y rilpivirina inyectables de acción prolongada en personas con el VIH y problemas de adherencia

Francesc Martínez
Ver otras noticias

La estrategia terapéutica logra una eficacia superior a los tratamientos orales de administración diaria en dichas personas, lo que lleva a la interrupción temprana de un estudio

El tratamiento antirretroviral formado por cabotegravir y rilpivirina (Vocabria® y Rekambys®, respectivamente) de acción prolongada en su forma inyectable de administración mensual sería más efectivo que las opciones de administración oral en personas con dificultades para mantener buenos niveles de adherencia. Esta es la principal conclusión del Comité de Control de la Seguridad de los Datos (DSMB, en sus siglas en inglés) del estudio LATITUDE hecha pública por la compañía farmacéutica ViiV Healthcare. Dicha conclusión, de hecho, ha llevado al DSMB a recomendar la finalización de la fase de distribución aleatoria del estudio, de manera que todos los participantes puedan tener acceso a la medicación inyectable.

Las terapias antirretrovirales disponibles actualmente son altamente efectivas y, en general, bien toleradas. Ello conlleva que la gran mayoría de personas con el VIH logren alcanzar carga viral indetectable rápidamente tras el inicio del tratamiento. Sin embargo, por diversas circunstancias, algunas personas pueden tener dificultades para cumplir adecuadamente con la toma de la medicación tal y como le ha sido prescrita.

Dichos problemas de adherencia al tratamiento antirretroviral llegan a ser muy frecuentes en determinados países. De hecho, en EE UU se calcula que hasta un tercio de las personas con el VIH no tienen carga viral indetectable y ello se debe principalmente a los problemas de adherencia al tratamiento. Para estas personas, un tratamiento de acción prolongada como es el inyectable con cabotegravir y rilpivirina es, a priori, una buena alternativa terapéutica a los comprimidos de administración diaria. Cabe destacar que también es más sencillo para los profesionales sanitarios detectar problemas de adherencia entre los usuarios del tratamiento inyectable, puesto que la administración debe agendarse en el centro médico.

Bajo esta hipótesis se puso en marcha el estudio LATITUDE, que se centra en personas con el VIH con problemas de adherencia a la terapia antirretroviral de administración oral y evidencias de mal control de la carga viral. Iniciado en 2019, el estudio sigue en funcionamiento en 31 estados de EE UU.

Al inicio se realizaron pruebas de resistencia genotípica para descartar que los participantes tuvieran VIH resistente a alguno de los fármacos del estudio. Todos los participantes iniciaron un nuevo tratamiento antirretroviral oral (que incluía las principales combinaciones utilizadas actualmente) y lo mantuvieron durante 24 semanas, en las cuales se llevaban a cabo intervenciones para mantener y mejorar los niveles de adherencia.

Pasado ese tiempo, los participantes fueron distribuidos aleatoriamente a mantener el tratamiento oral o pasar al tratamiento inyectable con cabotegravir/rilpivirina en su pauta de administración mensual -cabe destacar que también está aprobada una pauta de administración bimestral con una eficacia comparable a la de administración mensual (véase La Noticia del Día 26/10/2023), pero no se utilizó en el presente estudio-.

Tras la realización de un análisis interino a las 12 de las 48 semanas previstas, previamente planificado, el régimen inyectable evidenció una eficacia superior a la observada con el tratamiento oral en el mantenimiento de la supresión virológica. Este hallazgo ha llevado al DSMB a recomendar la interrupción de la fase aleatorizada del estudio para dar la oportunidad, por razones éticas, a todos los participantes de optar por el tratamiento inyectable.

Los resultados del presente estudio muestran que las formulaciones de acción prolongada y administración inyectable son, como ya se había especulado durante su desarrollo, una buena alternativa para todas aquellas personas con el VIH con problemas de adherencia. Por ello, sería interesante la inclusión de la recomendación de su idoneidad para estos perfiles de personas con el VIH en las principales guías de práctica clínica e incluso en las indicaciones de cabotegravir/rilpivirina inyectable por parte de las agencias reguladoras.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencias: ViiV Healthcare. LATITUDE phase III interim trial data indicates ViiV Healthcare’s long-acting injectable HIV treatment Cabenuva (cabotegravir + rilpivirine) has superior efficacy compared to daily therapy in individuals living with HIV who have adherence challenges. Press release. 21 February 2024.

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. Statement: Long-acting HIV treatment demonstrates efficacy in people with challenges taking daily medicine as prescribed. 21 February 2024.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD