Pronóstico de la infección por VIH en personas que toman TARGA

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Más datos a favor de empezar tratamiento con recuentos superiores a 350 células CD4

Una de las preguntas que con más frecuencia se hacen las personas que reciben un diagnóstico de VIH y comienzan a tomar tratamiento antirretroviral es cuál va a ser el curso probable de su infección y, por consiguiente, cuál será su esperanza de la vida. Para responder a esta pregunta, se deben tener en consideración diversos factores, entre los que se incluyen, por ejemplo, el estado inmunológico actual, el tiempo transcurrido desde que se produjo la infección, la eficacia y tolerancia de los tratamientos y los hábitos de vida.

Un panel internacional de investigadores, de la Cohorte de Colaboración sobre Terapia Antirretroviral, acaba de publicar una actualización de su modelo pronóstico del riesgo de progresión a SIDA o muerte en personas que empiezan terapia antirretroviral. Según los hallazgos, que aparecen publicados en la edición del 31 de mayo de AIDS, las personas más jóvenes que empiezan terapia para el VIH con un recuento de CD4 por encima de 350 células/mm3 tienen la probabilidad más baja de progresar a SIDA o morir en el modelo actualizado, lo que subraya la importancia de un diagnóstico a tiempo de la infección por VIH. El modelo, que ahora ofrece predicciones a cinco años tras el inicio de la terapia para el VIH (a diferencia de los tres que ofrecía en su versión anterior), toma en consideración factores tales como edad, recuento de células CD4, carga viral y modo de transmisión del VIH.

Los investigadores evaluaron los datos de 20.000 pacientes que comenzaron terapia para el VIH, con el fin de actualizar su modelo y que fuese capaz de proporcionar estimaciones a cinco años vista del riesgo de progresión a SIDA o muerte. Por otro lado, también estudiaron los datos de 16.000 personas que habían completado seis meses de terapia para el VIH lo que les permitió predecir un pronóstico de cinco años sobre la base de la respuesta al tratamiento después de seis meses.

Los participantes tenían una edad mediana de 36 años. El recuento mediano de células CD4 fue de 224 células/mm3 y la carga viral mediana fue aproximadamente de 80.000 copias/ml. Después de seis meses de tratamiento, el recuento mediano de células CD4 había aumentado a 345 células/mm3, y la carga viral mediana se había reducido a 200 copias/ml.

Durante aproximadamente 62.000 persona-años de seguimiento, 1.005 personas fallecieron y 1.303 desarrollaron SIDA. Los investigadores calcularon los riesgos de progresión a SIDA o muerte desde el inicio del tratamiento para el VIH y después de seis meses de terapia antirretroviral. Para estimar el pronóstico desde el inicio de la terapia, se utilizaron cinco variables: edad, recuento de células CD4, carga viral, modo de transmisión (uso de drogas inyectables frente a uso de drogas no inyectables), y diagnóstico de SIDA antes de comenzar la terapia para el VIH.

Para calcular el pronóstico después de seis meses de tratamiento antirretroviral, las variables utilizadas fueron edad, recuento de células CD4 a los seis meses, carga viral a los seis meses, diagnóstico de SIDA a nivel basal y el uso de drogas inyectables frente al uso de drogas no inyectables.

El primer modelo halló que las personas de menos de 30 años de edad que iniciaron terapia antirretroviral con un recuento de CD4 por encima de 350 células/mm3, una carga viral por debajo de 100.000 copias/ml, no habían progresado a SIDA antes de empezar el tratamiento para el VIH y no eran usuarios de drogas inyectables, tenían el riesgo más bajo de progresión a cinco años a SIDA o muerte con una probabilidad de un 5,6%. La probabilidad de muerte sola fue de un 1,8%.

Sin embargo, hubo un riesgo de un 77% de progresión a SIDA o muerte en un plazo de cinco años en personas mayores de 50 años tras comenzar la terapia antirretroviral, los cuales eran usuarios de drogas inyectables, tenían un recuento de células CD4 basal por debajo de 25 células/mm3 y una carga viral por encima de 100.000 copias/ml y tenían ya un diagnóstico de SIDA. El riesgo sólo de muerte para estas personas fue de un 65%.

En general, la población total del estudio tuvo un 12% de probabilidades de progresar a SIDA o muerte a los cinco años de empezar el tratamiento antirretroviral, y un 5% de probabilidad de progresión a muerte.

A continuación, los investigadores dirigieron su atención a la respuesta al tratamiento antirretroviral a los seis meses y a su pronóstico. Hallaron que el riesgo más bajo de progresión a SIDA o muerte fue de un 4% en cinco años y se dio en pacientes de menos de 50 años cuando iniciaron el tratamiento, que se habían infectado por VIH por una vía distinta a la parenteral y tenían una buena respuesta a la terapia antirretroviral con aumentos de sus recuentos de células CD4 a los seis meses a más de 350 células/mm3 y descensos de carga viral por debajo de 500 copias/ml. El riesgo únicamente de muerte fue de un 1%.

Sin embargo, hubo una probabilidad casi segura (99%) de SIDA o muerte en un plazo de cinco años para las personas mayores de 50 años, que eran usuarios de drogas inyectables, con una respuesta muy pobre tras seis meses de tratamiento para el VIH, sus recuentos de células CD4 estaban por debajo de 25 células/mm3 y su carga viral por encima de 100.000 copias/ml. El riesgo de muerte en cinco años fue de un 96%.

“El factor que se mostró claramente pronóstico desde el comienzo de TARGA fue el recuento de las células CD4 al inicio del tratamiento”, escriben los investigadores. Y añaden: “En los análisis a partir de los seis meses, el recuento basal de células CD4 no fue ya un factor pronóstico, sino que lo fueron tanto los recuentos de CD4 como la carga viral a los seis meses”.

Los investigadores identificaron el diagnóstico tardío del VIH como un factor probable de un mal pronóstico y observan que: “aproximadamente la mitad de los pacientes empezaron TARGA o con un recuento de células CD4 de menos de 200 células/mm3 o con un diagnóstico de SIDA… el inicio de TARGA por debajo de ese nivel se deba probablemente al diagnóstico tardío”. Los investigadores expresan su preocupación sobre este asunto dado que “el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno son de gran importancia para prevenir la progresión clínica y prevenir la propagación de la infección”.

Los investigadores no obtuvieron información sobre las causas específicas de muerte. No obstante, existen indicios procedentes de otros estudios de que las enfermedades no definidoras de SIDA representan en la actualidad una proporción cada vez mayor de muertes en las personas con VIH.

Fuente: Aidsmap
Referencia:The Antiretroviral Therapy (ART) Cohort Collaboration. Prognosis of HIV-1-infected patients up to 5 years after initiation of HAART: collaborative analysis of prospective studies. AIDS 21: 1185 – 1197, 2007.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD