La muerte asociada al SIDA es más frecuente en mujeres que en hombres

Gonzalo Mazuela
Ver otras noticias

Un estudio francés sugiere implementar mejores programas de salud pública

En la era de la terapia antirretroviral (TARV) combinada, raramente se ha informado acerca de las causas del fallecimiento de las mujeres con VIH a través de un análisis detallado. Mientras numerosos estudios han examinado la evolución de las causas de mortalidad en las personas con VIH/SIDA, pocos se han focalizado específicamente en mujeres VIH positivas.

A raíz de lo anterior, un grupo de investigadores franceses realizó un estudio con el objetivo de describir la distribución de las causas de muerte entre mujeres con VIH en comparación con hombres también infectados con el virus. Este grupo de expertos dirigió un subestudio retrospectivo del estudio de Mortalidad 2000 y 2005, para determinar las características de mujeres comparadas con hombres con VIH/SIDA en el momento del fallecimiento.

En el estudio nacional se dio cuenta de la totalidad de decesos ocurridos durante todo 2000 y 2005 de personas adultas infectadas por VIH. Un cuestionario estandarizado recogió las características sociales, demográficas, clínicas, biológicas y terapéuticas de estas personas. Los datos se dieron a conocer durante la XV Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) celebrada a principios de  febrero en Boston (EE UU).

De las 1.013 personas infectadas por VIH que murieron en 2005, 247 (24%) eran mujeres, mientras que en 2000 fueron 203 (22%). La adquisición de la infección por VIH del 32% de las mujeres que fallecieron en 2005 fue por vía parenteral, frente al 30% de los hombres; en ese mismo año, el 53% de las fallecidas había contraído el VIH a través de relaciones heterosexuales frente al 25% en el caso de los hombres.

En 2005, la proporción de enfermedades asociadas con el SIDA fue superior en mujeres que en hombres (43% frente al 34%, respectivamente; p=0,01); esta proporción entre ambos sexos no difirió de forma significativa respecto a la del año 2000 (50% en mujeres frente al 47% en hombres). Sin embargo, las dos principales causas de fallecimiento no fueron significativamente distintas entre hombres y mujeres: virus de la hepatitis B o C [VHB/VHC] (13% en mujeres frente al 16% en hombres) y cáncer no asociado a SIDA o hepatitis (14% en mujeres frente al 17,5%en hombres).

La edad de fallecimiento de las mujeres fue inferior a la de los hombres (43 frente a 46 años, respectivamente; p<0,001); por otra parte, más mujeres que hombres eran naturales del África subsahariana (27% frente al 9%, respectivamente; p<0,001). La precariedad socioeconómica fue también más común entre las mujeres con VIH que entre los hombres (38% frente 28%, respectivamente; p=0,006).

De forma inversa, los índices de hábito tabáquico fueron superiores en hombres que en mujeres (59% frente a 47%, respectivamente; p=0,002); y lo mismo cabe decir en cuanto al consumo excesivo de alcohol (31% en hombres frente al 22% en mujeres), considerando la tasa de ingestión alcohólica excesiva la toma de más de 50 gramos al día. Asimismo, los hombres presentaron un índice más alto de dislipemia (10% frente al 4%; p=0,01).

Las mujeres fallecidas fueron menos propensas a haber usado una combinación de terapia antirretroviral (77% frente al 82%) y sus recuentos de CD4 fueron inferiores a los de los hombres (137 frente a 167 células/mm3), aunque en ningún caso se evidenciaron diferencias significativas.

En las mujeres, las tres causas de fallecimiento más frecuentes asociadas
con SIDA en 2005 fueron el linfoma no de Hodgkin (19% frente al 21% en hombres en 2001), la leucoencefalopatía multifocal progresiva (18% frente al 3%) y la toxoplasmosis cerebral (14% frente al 17%).

Respecto a las causas de muerte que no estuvieron asociadas con alguna enfermedad definitoria de SIDA, las mujeres fallecieron con menor frecuencia que los hombres por cáncer de pulmón, oído, nariz o garganta, enfermedades cardiovasculares (9% de todas las causas de muerte frente al 16%; p=0,004) y por suicidio o accidente (4% frente al 9%; p=0,02).

El cáncer de mama fue la causa de muerte en el 3% de las mujeres, y el cáncer cervical representó el 2% de los fallecimientos.

En sus conclusiones, los investigadores apuntaron que, en el contexto de una disminución desde el año 2000, las muertes asociadas con SIDA hoy en día son más frecuentes en mujeres que en hombres. Incluso en un contexto de acceso universal al sistema de salud, las mujeres con VIH, especialmente las inmigrantes que viven en condiciones de pobreza socioeconómica, pueden no beneficiarse de un manejo óptimo de su enfermedad.

Asimismo, los expertos añaden: “De forma inversa, una baja proporción de causas de fallecimientos no asociados con SIDA observada en mujeres puede explicarse a través de una baja prevalencia de los factores tradicionales de riesgo de enfermedad respiratoria y cardiovascular y de muertes violentas.”

Para reducir la alta proporción de muertes en mujeres causadas por enfermedades asociadas con el SIDA, los investigadores plantean programas de salud pública cuyo objetivo sea un diagnóstico temprano de la infección por VIH, junto con una mayor facilidad para acceder a la atención primaria y un intenso seguimiento.

Fuente: Hivandhepatitis / Elaboración propia.
Referencia: Hessamfar-Bonarek, M et al. (for the Mortalité 2000 & 2005 Study Group). Causes of Death in HIV-infected Women and Their Evolution Since 2000: The Mortalité 2000 and 2005 Surveys, ANRS EN19. 15th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections. Boston, MA. February 3-6, 2008. Abstract 666.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD