Reducir el riesgo de efectos secundarios

Gonzalo Mazuela
Ver otras noticias

Un estudio estadounidense sugiere iniciar el tratamiento con niveles más altos de CD4

Cada vez es mayor el conjunto de datos que muestran los beneficios del inicio temprano del tratamiento antirretroviral, tal vez incluso por encima del umbral de CD4 de 350 células/mm3 recomendado por las actuales directrices de tratamiento del VIH de Europa y EE UU (véanse La Noticia del Día del 25/10/07 y 04/12/07).

Sin embargo, la preocupación por los efectos secundarios ha llevado a muchas personas con VIH junto con sus médicos a posponer el inicio del tratamiento. Según un estudio publicado en la edición de 1 de enero de 2008 de The Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, las personas que inician terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) con unos recuentos de CD4 superiores a 350 células/mm3 parecen tener menos probabilidades de experimentar ciertas enfermedades asociadas con el uso de los fármacos antirretrovirales, entre las que se incluyen la neuropatía periférica, la anemia y la disfunción renal.

En este estudio, los autores analizaron la incidencia de estas tres afecciones en 2.165 personas con VIH que comenzaron a tomar TARGA en el Estudio del VIH en Pacientes no Hospitalizados (HOPS, en sus siglas en inglés). El 80% eran hombres y cerca de dos tercios, de etnia blanca. Se comparó también con una cohorte de 895 personas que habían comenzado o no a tomar TARGA agrupadas según recuentos específicos de células CD4. Los participantes estuvieron bajo seguimiento durante una media de más de tres años.

Los resultados del estudio revelaron que la incidencia de las tres enfermedades fue más baja entre las personas que iniciaron TARGA con unos recuentos de CD4 superiores a 200 células/mm3 que en aquéllas con recuentos inferiores a 200 células/mm3.

La tasa de incidencia de insuficiencia renal fue similar entre las personas que comenzaron a tomar TARGA con unos recuentos de CD4 iguales o superiores a 350 células/mm3 y las que los tenían entre 200 y 349 células/mm3. Sin embargo, el riesgo de neuropatía periférica y de anemia disminuyó más entre las personas que iniciaron TARGA con unos CD4 iguales o superiores a 350 células/mm3.

Otros factores de riesgo de desarrollar neuropatía periférica fueron tener más edad y tomar estavudina (d4T, Zerit®) y didanosina (ddI, Videx®). Entre los factores de riesgo de anemia, se incluyó el sexo femenino, un bajo nivel de hemoglobina al inicio del tratamiento y el uso de zidovudina (AZT, Retrovir®); y entre los factores de riesgo de insuficiencia renal, edad avanzada, sexo femenino, origen étnico negro o hispano y una reducción del aclaramiento de la creatinina al inicio del tratamiento.

Tras controlar por todos estos factores, los investigadores hallaron que las personas que empezaron el tratamiento con unos recuentos de CD4 superiores a 200 células/mm3 tenían un 54% más de probabilidades de desarrollar neuropatía periférica, un 68%, de sufrir anemia, y un 122%, de padecer daño renal.

La incidencia de estas tres enfermedades fue más alta durante los primeros seis meses independientemente de los recuentos de CD4, y disminuyó conforme se fue alargando el tratamiento.

En sus conclusiones, los autores señalan que “el inicio de TARGA con unos recuentos de CD4 iguales o superiores a 200 células/mm3 redujo la incidencia y el riesgo de desarrollar las tres enfermedades, y en el caso de la anemia y la neuropatía periférica empezando con unos recuentos de células CD4 iguales o superiores a 350 células/mm3. La incidencia de cada afección disminuyó rápidamente y permaneció baja con el uso continuado de TARGA”.

No obstante, aunque estas tres enfermedades pueden ser un efecto secundario del tratamiento antirretroviral, también se asocian con la propia enfermedad avanzada por VIH. Por consiguiente, comenzar TARGA antes de que se produzca un daño inmunológico grave podría ser beneficioso.

Los investigadores no han podido vislumbrar si la incidencia de estas tres dolencias podría disminuir más si las personas comenzasen el tratamiento incluso antes (por ejemplo, con unos recuentos de células CD4 superiores a 500 células/mm3), dado que muy pocas personas con tales recuentos participaron en el estudio.

Fuente: Hivandheptitis.
Referencia: Lichtenstein K, et al. Initiation of antiretroviral therapy at CD4 cell counts? 350 cells/mm3 does not increase incidence or risk of peripheral neuropathy, anemia, or renal insufficiency. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes 47(1): 27-35. January 1, 2008.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD