AASLD 2011: Un virus modificado genéticamente resulta prometedor para tratar el cáncer hepático en fases avanzadas

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Los datos presentados en la conferencia mostraron que sus perfiles de eficacia y seguridad son buenos y se prevé probar esta intervención en otros estudios clínicos

Con el transcurso de los años, la infección crónica por el virus de la hepatitis B o C (como también sucede con otros tipos de daño hepático como el ocasionado por el uso excesivo de alcohol) puede desembocar en la aparición de daños importantes en el hígado, incluyendo cirrosis y cáncer hepático. El carcinoma hepatocelular se puede tratar con quimioterapia, radiación y cirugía, pero tiene un éxito bastante limitado, por lo que está claro que es preciso contar con terapias más eficaces frente a esta dolencia, que constituye la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo.

Durante el Encuentro de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas (AASLD, en sus siglas en inglés), celebrado recientemente en San Francisco (EE UU), se presentaron los datos procedentes del estudio HEP007, donde se probó un fármaco denominado JX-594 –basado en un poxvirus modificado genéticamente– y que evidencian que éste fue capaz de destruir tumores con rapidez y prolongar la supervivencia de personas que sufren un carcinoma hepatocelular avanzado.

El estudio de fase II, de distribución aleatoria y búsqueda de dosis –que contó con 30 pacientes que presentaban un estado avanzado de hepatocarcinoma celular, en la mayor parte de los casos debido a la hepatitis viral– evidenció que JX-594 provocó una regresión de los tumores y que la dosis más elevada confirió una ventaja en términos de supervivencia. Los datos finales demostraron que el riesgo de fallecimiento en el caso de los pacientes que recibieron la dosis más elevada de JX-594 se vio reducida de forma notable (en casi un 60%; cociente de riesgo [CR]: 0,41) en comparación con los pacientes distribuidos de forma aleatoria para recibir una dosis control baja (la décima parte de la dosis más elevada). La mediana de supervivencia general para los grupos de dosis alta y baja fue de 13,8 meses frente a 6,7 meses, de forma respectiva (p= 0,029 por superioridad de la dosis más alta). El porcentaje de pacientes vivos al año fue de un 66% frente a un 23% en el grupo de dosis alta y baja, de forma respectiva.
JX-594 fue bien tolerado y los pacientes sólo experimentaron síntomas pasajeros similares a la gripe, que por lo general se resolvieron en 24 horas.

JX-594 es un virus oncolítico genéticamente modificado diseñado para actuar y destruir de forma selectiva células cancerosas. El fármaco ataca dichas células a través de tres mecanismos de acción: la lisis de las células cancerosas a través de la replicación viral; el cierre del suministro de sangre al tumor a través de la destrucción vascular; y la estimulación de las respuestas inmunitarias del organismo contra las células cancerígenas (inmunoterapia activa). Los ensayos clínicos de fase I y fase II realizados hasta ahora con varios tipos de cáncer también habían demostrado que JX-594 –tanto administrado directamente en los tumores como de forma sistémica– inducía la reducción del tumor y/o la necrosis del mismo y era bien tolerado por los pacientes (120 tratados hasta la fecha).

En el diseño de JX-594 se aprovecharon las propiedades naturales de los poxvirus, así como la facilidad para modificarlos genéticamente para elaborar otros virus seguros con propiedades terapéuticas capaces de infectar tumores sólidos al ser aplicados tanto sistémicamente como de forma tópica.

Los autores del estudio destacan que los datos que evidencian la mejora en las tasas generales de supervivencia son muy alentadores, especialmente cuando se tiene en cuenta el buen perfil de tolerancia que el fármaco JX-594 ha mostrado tanto en éste como en otros ensayos clínicos.

A partir de estos datos prometedores, se ha iniciado un estudio de fase IIb (TRAVERSE) y se está planificando la realización de otro estudio de fase III. También se prevé poner en marcha otros ensayos de fase I y II con este fármaco para tratar otros tipos de cáncer.

El carcinoma hepatocelular constituye la tercera causa de muerte relacionada con cáncer: cada año se diagnostican 600.000 nuevos casos, que presentan una mortalidad superior al 90%. Se calcula que la tasa anual de incidencia en EE UU, Europa, Japón y China es de 20.000, 55.000, 40.000 y 35.000 pacientes, de forma respectiva. Actualmente, sólo existe un fármaco aprobado pata tratar esta dolencia, un fármaco denominado sorafenib, cuya eficacia se puede calificar de moderada (una tasa de respuesta tumoral inferior al 5%) y un perfil de efectos secundarios que ha obligado a muchos pacientes a abandonar su utilización.

Fuente: HivandHepatitis / Elaboración propia
Referencia: Heo J, Reid T, Ruo L et al. A Randomized, Controlled Phase 2 Clinical Trial of JX-594, a Targeted Multi-Mechanistic Oncolytic Poxvirus, in Patients with Advanced Hepatocellular Carcinoma: Final Data. 62nd Annual Meeting of the American Association for the Study of Liver Disease (AASLD 2011). San Francisco, November 4-8. 2011. Abstract LB-1.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD