CROI 2010: Modelos de predicción del deterioro neurocognitivo asociado al VIH

Francesc Martínez
Ver otras noticias

El tiempo bajo tratamiento anti-VIH, parámetros inmunológicos y el nivel replicación de viral podrían estar vinculados con el desarrollo de dicho deterioro

El deterioro neurocognitivo constituye una complicación frecuente entre las personas con VIH. Según datos contrastados, un 40-60% de las personas con VIH padecen, en mayor o menor grado, una alteración de este tipo.

La falta de estrategias eficaces para prevenir o revertir el deterioro neurocognitivo y los factores de riesgo adicionales exacerban esta afección. Con el objeto de desarrollar modelos que puedan predecir dicho deterioro, un grupo de investigadores españoles llevó a cabo un estudio en el que se determinó la asociación entre diferentes parámetros y el subsiguiente desarrollo de deterioro neurocognitivo. La presentación de este estudio se realizó en el marco de la XVII Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas [CROI 2010], celebrada la semana pasada en San Francisco (EE UU), y corrió a cargo de José A. Muñoz-Moreno, de la Fundació de Lluita contra la Sida del Hospital Germans Trias i Pujols en Badalona (Barcelona).

En el estudio participaron un total de 172 personas con VIH atendidas en el mismo centro. A través de métodos de clasificación y regresión se evaluó la significación estadística de la relación entre el inicio de un deterioro neurocognitivo y variables tales como la edad, el género, la vía de transmisión del VIH, el tiempo viviendo con VIH, el diagnóstico de sida, el recuento de CD4, el nivel de CD4 nadir, la carga viral, la mayor carga viral detectada, el estado de la coinfección por el virus de la hepatitis C (VHC), el tiempo transcurrido desde el comienzo de la terapia antirretroviral, el tiempo bajo el tratamiento anti-VIH actual, los efectos citopatogénicos [CPE, en sus siglas en inglés] del régimen actual o la interrupción de terapias anti-VIH pasadas. Dentro del estudio, un total de 30 participantes fueron clasificados como naive y 142 como personas con experiencia en tratamientos.

La mayor parte de los participantes eran hombres (79%), con una edad media de 42 años, con VIH adquirido a través de relaciones sexuales con otros hombres y no coinfectados por VHC (en el 78% de los casos).

La mediana de la duración del tratamiento antirretroviral era de 10 meses y la mediana en el recuento de CD4 durante el estudio, de 255 células/mm3; el 79% de los participantes tenían carga viral indetectable.

Teniendo en cuenta a los participantes sin experiencia en tratamientos, la prevalencia de deterioro neurocognitivo fue del 66% y, en función del modelo predictivo con el menor error de clasificación de los participantes [del 24,2%], las variables asociadas más significativamente con el desarrollo de deterioro neurocognitivo fueron un recuento de CD4 durante el estudio inferior a 123 células/mm3 y un tiempo viviendo con VIH superior a 2,7 años.

En personas con experiencia en tratamientos, la prevalencia de deterioro neurocognitivo fue del 51%. Dos modelos (con tasas de error en la clasificación del 11,6% y del 15,1%, respectivamente) proporcionaron unas características de clasificación óptimas. El primero de ellos concluyó que las variables relacionadas más significativamente con el desarrollo de deterioro neurocognitivo fueron: un tiempo bajo el tratamiento anti-VIH actual por encima de los 32,2 meses, un tiempo tomando terapia antirretroviral superior a 13,5 años, una edad mayor de 32 años y un mayor nivel de carga viral registrado por encima de 4,8log10 copias/mL. En el segundo modelo, las variables asociadas más significativamente a nivel estadístico con el deterioro neurocognitivo fueron: un recuento de CD4 nadir inferior a 365 células/mm3, ser de género masculino, un mayor nivel de carga viral registrado superior a 4,5log10 copias/mL y la presencia de sida.

Otros factores vinculados con el deterioro neurocognitivo que finalmente no alcanzaron un nivel de relación estadísticamente significativo fueron el rango de CPE, el estado de la coinfección por VHC y la interrupción en el pasado del tratamiento anti-VIH.

Los autores del estudio concluyeron que pueden desarrollarse modelos predictivos del desarrollo de deterioro neurocognitivo asociado al VIH con elevada fiabilidad. Entre las diferentes variables relacionadas en el estudio con dicho deterioro, los investigadores destacaron la necesidad de tener en cuenta el tiempo que las personas con VIH llevan bajo tratamiento antirretroviral, los valores de los parámetros de tipo inmunológico (tales como los recuentos de CD4) y la presencia de niveles elevados de carga viral.

Cabe destacar que, aparte de la construcción de modelos capaces de predecir el deterioro neurocognitivo, que pueden permitir retrasarlo por medio de modificaciones que permitan una terapia anti-VIH más efectiva, es importante que se desarrollen tratamientos capaces de revertir o detener dicho deterioro una vez se ha instaurado, dado que la prevalencia de esta afección está aumentando de forma preocupante a medida que las personas con VIH viven más años, al ser el envejecimiento un factor que favorece el deterioro neurocognitivo. De ahí la importancia de incluir en la práctica clínica y en el manejo de los pacientes con VIH, tanto en los recién diagnosticados como en aquéllos en seguimiento, la valoración y el control de la función neurocognitiva.

Fuente: Elaboración propia.
Referencia: Muñoz-Moreno J, Pérez-Álvarez N, Letendre S, Cherner M, Fumaz C, et al. Predicting HIV-related Neurocognitive Dysfunction: The Relevance of Clinical Factors. 17th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI 2010). San Francisco, USA. February 16-19, 2010. Poster 416.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD