La mitad de los hombres gais con VIH no creen que el tratamiento antirretroviral reduzca el riesgo de transmitir el virus

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Este hallazgo puede tener relevancia clínica debido a que algunos varones tienen en cuenta su nivel de carga viral a la hora de tomar decisiones sobre el sexo sin protección

El sondeo ASTRA (siglas en inglés de antirretrovirales, riesgo de transmisión sexual y actitudes), realizado en el Reino Unido y en el que participaron más de 2.000 hombres gais, reveló que el 48% de los encuestados no creían que el tratamiento antirretroviral sirviera para reducir la capacidad de infección de una persona o que hiciera innecesario el uso de preservativo. Los resultados fueron presentados en el transcurso del XI Congreso Internacional sobre Terapia Farmacológica en la Infección por VIH, celebrado recientemente en Glasgow (Escocia, Reino Unido).

Dicho estudio descubrió que solo el 15% de los hombres habían tenido alguna relación sexual sin protección de forma reciente con alguien sin VIH o de estado serológico desconocido (lo que en el sondeo se denominó relación anal serodiscordante sin protección). También comprobó que una minoría de los hombres que no tomaban terapia antirretroviral fue más propensa a mantener relaciones sexuales sin protección con una pareja de estado serológico negativo o desconocido que los hombres que seguían la terapia.

Sin embargo, en el caso de los participantes que estaban tomando tratamiento anti-VIH, aquéllos con una carga viral detectable fueron considerablemente menos proclives a mantener relaciones anales serodiscordantes sin protección que los que tenían una carga viral detectable, lo que sugiere que algunos hombres tienen en cuenta su nivel de viremia a la hora de tomar decisiones sobre el sexo sin protección.

El sondeo, asimismo, descubrió que las creencias acerca de la carga viral y la capacidad de infección influyeron sobre las decisiones relativas al sexo seguro. Así, los hombres que no pensaban que la carga viral redujera la capacidad de infección fueron mucho menos propensos a mantener una relación sexual anal serodiscordante sin protección que los hombres que sí lo pensaban.

En el estudio participaron 2.086 varones, con una media de edad de 43 años, el 88% eran de etnia blanca y el 85% recibían terapia antirretroviral. De estos últimos, el 83% tenían una carga viral indetectable. Esto supone que más del 70% de todo el grupo tenía una carga viral indetectable gracias al tratamiento. Algo más del 8% de los hombres sabían que tenían una carga viral detectable y la misma proporción ignoraba su viremia.

A los participantes se les preguntó si estaban de acuerdo con dos afirmaciones: “Cuando la carga viral es indetectable, no es necesario usar preservativos para evitar la transmisión del VIH” y “Una carga viral indetectable hace que sea menor la capacidad de transmitir la infección a la pareja sexual”. Solo el 4% dio su conformidad a la primera afirmación y el 48% estuvo de acuerdo con la segunda. Por su parte, el 48% no estuvo de acuerdo con ninguna de las dos.

Algo menos de dos tercios de los hombres (64%) habían mantenido algún tipo de relaciones anales en los tres últimos meses y el 37% habían practicado algún tipo de sexo sin protección, pero más de la mitad de éstos solo habían tenido relaciones sexuales sin protección con parejas que sabían que también tenían VIH. Esto supone que el 15% de los encuestados habían tenido una relación anal sin protección con una persona serodiscordante. De este subgrupo, el 40% adoptaron únicamente el papel pasivo en la relación sin protección, lo que podría interpretarse como una estrategia del reducción del daño, mientras que el 20% solo mantuvo dichas relaciones con una pareja habitual.

En realidad, las relaciones anales sin protección con personas sin VIH fueron algo más frecuentes entre los hombres que no recibían terapia. Así, los hombres que no tomaban tratamiento fueron un 25% más propensos a mantener relaciones anales sin protección serodiscordantes que los hombres que sí lo tomaban, una diferencia estadísticamente significativa (p= 0,006).

Un motivo por el que los hombres que no toman terapia podrían mantener más relaciones sexuales sin protección podría ser porque este tipo de conducta fue usual entre los varones que habían sido diagnosticados de forma reciente. Los hombres jóvenes (que podrían haber sido diagnosticados más recientemente y que tenían menos posibilidades de estar tomando terapia) fueron también más propensos a mantener dichas relaciones de riesgo.

Otros factores relacionados con estas relaciones sin protección fueron el consumo de drogas recreativas, que aumentó en más del doble la probabilidad de las mismas, el alcohol (un 50%), así como el hecho de tener hepatitis C, aunque es posible que este último factor haya sido un efecto más que una causa. El origen étnico, el hecho de tener empleo, el nivel educativo, fumar y el recuento de CD4 no se asociaron con las relaciones anales sin protección serodiscordantes y es importante destacar que, al menos en este estudio, el hecho de tener depresión tampoco estuvo relacionado con ella. Por último, también se comprobó que las posibilidades de mantener una de estas relaciones de riesgo aumentaron con el número de parejas de los hombres en el año anterior.

El equipo de investigadores afirma que, obviamente, estos hallazgos tienen implicaciones en las estrategias preventivas en el Reino Unido, sobre todo en lo que respecta al tema de si el hecho de dar a conocer a las personas los beneficios preventivos que conlleva el tratamiento puede tener el efecto de aumentar el comportamiento de riesgo. Sin embargo, el foco debería poner no en la información en sí sino que el modo en que se comunica.

Fuente: Aidsmap.
Referencia: Lampe F, et al. ART use, viral suppression and sexual behaviour among HIV-diagnosed MSM in the UK: results from the antiretrovirals, sexual transmission risk and attitudes (ASTRA) study. Eleventh International Congress on Drug Therapy in HIV Infection, Glasgow, abstract O323, 2012.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD