Un equipo de investigadores sugiere que las personas con VIH deberían someterse a colonoscopias

Xavier Franquet
Ver otras noticias

Es preciso que se elaboren protocolos de actuación específicos frente al aumento de casos de cáncer no definitorio de sida en este colectivo

Según un informe publicado en la edición de agosto de la revista Gut, dada la alta prevalencia de neoplasias de colon entre las personas con VIH, se debería ofrecer sistemáticamente la realización de colonoscopias.

Hoy en día, las revisiones para prevenir el cáncer colorrectal se recomiendan a aquellas personas con un riesgo medio, a partir de los 50 años, pero no se ha establecido como una prueba rutinaria entre las personas con VIH.

“A medida que las personas con VIH vayan envejeciendo, es fácil anticipar que habrá un incremento en la incidencia de las malignidades no definitorias de sida, como los cánceres de colon, próstata y mama”, aseguran en su informe Edmund J. Bim y su equipo de colaboradores del Sistema de Salud del Puerto de Nueva York (EE UU).

Este equipo evalúo la prevalencia de neoplasias en 136 pacientes con VIH mayores de 50 años y asintomáticos, así como en 272 controles asintomáticos y sin infección por VIH, emparejados por edad, sexo e historia familiar de cáncer colorrectal. La prevalencia de lesiones neoplásicas detectadas por colonoscopia fue significativamente mayor entre las personas con VIH (62,5%) que entre los controles (41,2%).

La asociación entre la infección por VIH y el hecho de tener lesiones neoplásicas persistió tras ajustarse por edad, sexo, etnia y características basales. Las personas con VIH tenían menos probabilidades de desarrollar pólipos hiperplásicos, más de desarrollar adenomas de 6-9mm de diámetro y más también de tener dos o más adenomas, en comparación con el grupo de control.

Entre los 11 pacientes con adenocarcinoma, aquéllos con infección por VIH eran significativamente más jóvenes (media de 52,4 años) que los controles (media de 60,3 años). En un análisis multivariable, las probabilidades de que una persona con VIH tuviera una lesión neoplásica eran mayores cuando había una historia familiar (cociente de probabilidades [CP]: 3,77) y menores en las personas que tomaban terapia antirretroviral de gran actividad [TARGA] (CP: 0,13).

La duración de la infección por VIH, la carga viral y los recuentos de linfocitos CD4 no se asociaron a la presencia de lesiones neoplásicas.

Queda por determinar, según este equipo de investigadores, la edad apropiada para comenzar el cribado, la frecuencia óptima de las pruebas, la identificación de pacientes con mayor posibilidad de beneficiarse, así como la relación coste-beneficio.

Este trabajo, aunque limitado por contar con un reducido número de pacientes, es coherente con otras investigaciones de mayor tamaño, que muestran elevadas tasas de prevalencia de cánceres no definitorios de sida entre personas con VIH, como las presentadas recientemente sobre cáncer anal (véase La Noticia del Día 01/09/2009).

Por ello, es preciso que los expertos elaboren protocolos de actuación específicos y que los centros hospitalarios que tratan a personas con VIH los adopten. Para que eso ocurra, es necesario también que las administraciones competentes lideren el proceso y pongan medios a su alcance.

En la actualidad, a las personas con VIH de España no se les ofrece de forma rutinaria colonoscopias ni otras pruebas para prevenir el desarrollo de este ni de otros cánceres no definitorios de sida, excepto en casos en los que se percibe un riesgo muy alto o cuando ya hay indicios de enfermedad.

Fuente: TheJobCure / Elaboración propia.

Referencia: Gut 2009; 58: 1.129-1.134.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD