Mejora la supervivencia de las personas con linfoma no de Hodgkin en la era TARGA

Marion Zibelli
Ver otras noticias

El estado de SIDA, del linfoma y el número de CD4, pero no la intensidad de la quimioterapia, son factores a tomar en cuenta

Esto es lo que revelan los resultados definitivos de una de las investigaciones más amplias jamás realizada sobre el linfoma no de Hodgkin asociado al SIDA con indicadores de diagnostico simplificados.

Entre 1993 y 1999, un total de 485 personas de entre 16 y 67 años en 55 centros del Grupo de estudio sobre los linfomas en los adultos (GELA, en sus siglas en francés) y del Grupo italiano cooperativo de tumores asociados al SIDA (GICAT, en sus siglas en inglés) fueron inscritos en tres ensayos clínicos prospectivos en función de su estado de SIDA basado en tres factores de riesgo: estado 2 a 4 según la escala ECOG para medir la calidad de vida de los pacientes con cánceres, el diagnóstico previo de SIDA, y un número de CD4 inferior a 100 células/mm3.

Un total de 218 personas que no presentaban ningún factor de riesgo de SIDA fueron aleatorizadas en un grupo de 4 ciclos de tratamiento estándar con ciclofosfamida, vincristina, doxorubicina, y prednisolona (CHOP, en sus siglas en inglés), u otro de 3 ciclos de un régimen más intenso basado en doxorubicina, ciclofosfamida, vindesina, bleomicina, y prednisolona (ACVBP, en sus siglas en inglés); 177 personas con 1 solo factor de riesgo fueron distribuidas de forma aleatoria en un grupo de 4 ciclos de tratamiento estándar CHOP u otro de 4 ciclos de CHOP a dosis bajas; y 90 participantes que tenían 2 o 3 factores de riesgo fueron aleatorizados en un grupo de 4 ciclos de CHOP a dosis bajas o de 12 tratamientos con vincristina y prednisolona.

Los resultados fueron analizados basándose en el estado del linfoma según el índice de pronóstico internacional (IPI, en sus siglas en inglés), el haber entrado en el estudio antes o después de 1996, es decir cuando fue introducida la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), y un modelo de pronóstico más antiguo que el IPI.

Según informan los autores de esta investigación, no hubo diferencias en la supervivencia total a 5 años entre los participantes de cada grupo. Los indicadores más significativos de supervivencia fueron el estado de SIDA (diagnóstico previo de SIDA, estado de las funciones y número de CD4), el del linfoma según el IPI, así como el uso de TARGA. En cambio, la intensidad de la quimioterapia no afectaría la supervivencia de las personas con linfomas asociados al SIDA.

Estos datos confirman las observaciones recogidas en estudios previos realizados de forma retrospectiva y que observaron que la supervivencia de las personas con linfomas relacionadas con el SIDA se mejoró con la introducción de TARGA y se aproxima ahora a la de las personas con linfomas similares, pero sin VIH.

En su análisis, los autores añaden que las muertes debidas al SIDA son menos frecuentes en las personas con linfomas asociados al SIDA con una inmunidad y funciones de la médula espinal preservadas y que reciben TARGA. Por ello, los antiguos modelos de pronóstico que usaban tanto los factores de SIDA como de la aparición de linfoma son ahora menos útiles y, siempre según los investigadores, su estudio también confirmaría la utilidad del índice de pronóstico internacional.

En su análisis, los autores añaden que las muertes debidas al SIDA son menos frecuentes en las personas con linfomas asociados al SIDA con una inmunidad y funciones de la médula espinal preservadas y que reciben TARGA. Por ello, los antiguos modelos de pronóstico que usaban tanto los factores de SIDA como de la aparición de linfoma son ahora menos útiles y, siempre según los investigadores, su estudio también confirmaría la utilidad del índice de pronóstico internacional.

Fuente: www. bloodjournal.org  // www.medscape.com

Referencia: Simplified prognostic indicators for AIDS-related lymphoma. David J. Straus. Blood 2006 107: 3819-3820. // AIDS-related non-Hodgkin lymphoma: final analysis of 485 patients treated with risk-adapted intensive chemotherapy. Nicolas Mounier et al. Blood 2006 107: 3832-3840

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD