Eliminación espontánea y sostenida del virus de la hepatitis C en algunas personas coinfectadas por VIH

Francesc Martínez
Ver otras noticias

En las personas que la alcanzaron no se observó progresión de la fibrosis ni recurrencia de la infección

La eliminación espontánea de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) se da en, aproximadamente, el 25% de los casos de personas monoinfectadas antes de que se inicie ningún tratamiento, si bien algunos estudios han descrito casos de replicación de baja intensidad del virus a nivel hepático [pese a presentar carga viral indetectable en plasma].

En el caso de personas coinfectadas por VHC y VIH, la eliminación espontánea de la infección por el virus de la hepatitis C -aunque ocurre con una frecuencia inferior a la de los monoinfectados- se mantiene de forma sostenida a lo largo del tiempo, según los resultados de dos estudios presentados en el 44 Encuentro Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL, en sus siglas en inglés), celebrado el mes pasado en Copenhague [Dinamarca].

El primero de los estudios, realizado por un equipo de investigadores del Hospital Carlos III de Madrid (España), evaluó los casos de 827 personas con VIH y anticuerpos frente al VHC que nunca habían sido tratadas con una terapia basada en interferón pegilado.

Dentro de esta cohorte, un total de 174 personas presentaban carga viral indetectable. De éstas, cuarenta y dos mostraban elevación de las transaminasas alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST), lo que las excluyó del análisis atribuible a consumo de alcohol en 26 casos, a esteatosis en 10 y sin causa conocida en 6. En el ensayo, no se incluyó a personas con antígeno de superficie del virus de la hepatitis B (VHB) en sangre.

De los 132 participantes incluidos en el estudio [los 174 con carga viral del VHC indetectable menos los 42 con elevación de transaminasas], un 80% eran hombres, la edad media era de 38 años y un 84% habían sido usuarios de drogas intravenosas. El 82% seguía terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y el recuento de CD4 promedio era de 421 células/mm3.

Durante un seguimiento de tres años, se efectuó a los participantes una mediana de tres pruebas de carga viral del VHC, con un límite de detección de 10 UI/mL, en las que se obtuvo viremia indetectable en todos los casos. Además, los pacientes tenían fibrosis hepática nula o leve -medida mediante elastometría transitoria (FibroScan), excepto en un caso, con fibrosis hepática moderada.

De este modo, los hallazgos de este estudio sugieren la erradicación del VHC en este grupo de pacientes, sin evidencias de replicación viral latente.

En el otro estudio, un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) realizó el seguimiento de 256 participantes de la cohorte EuroSIDA coinfectados por VIH y VHC, que habían eliminado espontáneamente la infección por el virus de la hepatitis C. Se analizaron los casos de todos aquellos participantes que, habiendo conseguido eliminar el VHC, habían efectuado -al menos- una prueba de carga viral del VHC de seguimiento posterior a la erradicación de la infección.

Se consideraron casos de “reaparición” aquellas personas que llegaron a una carga viral del VHC superior a 615 UI/mL durante el seguimiento. Así, un 18% de los participantes incluidos en el análisis presentaron dicha reaparición de la infección, con una mediana de la carga viral de 462.500 UI/mL en una mediana de tres años de seguimiento. Respecto a las personas que mantuvieron la viremia del VHC ≤ 615 UI/mL, aquéllas que mostraron reaparición eran, en mayor porcentaje, usuarios de drogas intravenosas (80 y 58%, respectivamente; p <0,05). En cambio, presentaban antígeno de superficie del VHB en una proporción menor [2 y 15%, respectivamente; p <0,05].

Así, en este estudio, los casos de reaparición podrían ser explicados como reinfección por VHC asociada al uso de drogas intravenosas. Los investigadores concluyeron que esta explicación era más plausible que una recurrencia del VHC asociada a la inmunosupresión producida por el VIH. Otro dato interesante es la posibilidad de que las infecciones por VHB y VHC se inhiban la una a la otra, lo que explicaría por qué la presencia del virus de la hepatitis B parecía tener un efecto protector frente al VHC.

De este modo, de la combinación de ambos estudios puede deducirse que, en personas con VIH, tras la erradicación espontánea de la infección por VHC, la reaparición de la infección es poco probable, a no ser que se sigan conductas con riesgo de reinfección.

Fuente: HIVandHepatitis.
Referencias: Barreiro P, Vispo E, Tuma P, et al. No Evidence for Low-Level HCV Replication or Significant Liver Fibrosis in HIV Patients Who Spontaneously Cleared HCV Infection. 44th Annual Meeting of the European Association for the Study of the Liver (EASL 2009). Copenhagen, Denmark. April 22-26, 2009.

Peters L, Mocroft A, Soriano V, et al. Hepatitis C Virus Reappearance in HIV-Infected Patients with Spontaneous HCV-RNA Clearance. EASL 2009. Copenhagen, Denmark. April 22-26, 2009.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD