Preocupación por un nuevo brote de mpox en la República Democrática del Congo

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Solo un 39% de las personas a quienes se recomienda la vacuna en EE UU ha recibido al menos una dosis

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés) han alertado a los profesionales sanitarios para que estén atentos a detectar posibles casos de mpox en personas provenientes de la República Democrática del Congo ante el brote o combinación de brotes del virus que asolan el país.

Los casos de mpox (patología anteriormente conocida como viruela del mono) han aumentado en países no endémicos tales como EE UU a lo largo del presente año. Aunque aún están lejos de los niveles del brote registrado en 2022, el hecho de que se halle activo un brote en la República Democrática del Congo (véase La Noticia del Día 07/12/2023) de una cepa más grave que la que se extendió fuera de las zonas endémicas dos años atrás genera preocupación entre los expertos.

La mpox no es una infección nueva. Los primeros casos ya se identificaron en África central y occidental varias décadas atrás, zonas donde el virus cuenta con numerosos reservorios animales y en las cuales es endémico. El brote de 2022 fue el mayor detectado fuera de África (véase La Noticia del Día 30/05/2022), se asoció a muy bajas tasas de mortalidad (se registraron 167 muertes tras unos 92.000 casos diagnosticados en 116 países) y su transmisión se dio de forma muy mayoritaria entre hombres gais, bisexuales y otros hombres que mantienen sexo con hombres (GBHSH).

Trase el brote de 2022, la mayoría de países de ingresos altos que se vieron afectados han recomendado la vacunación (con dos dosis) frente a mpox tanto en dicho colectivo como en el de las personas con el VIH.

Existen dos clados de la mpox: el clado I (que genera patología más grave y conlleva mayores tasas de mortalidad) y el clado II (de menor gravedad, que fue el responsable del brote fuera de áreas endémicas de 2022).

El clado I de mpox es endémico en la República Democrática del Congo, donde los casos van en aumento. Entre enero de 2023 y abril de 2024 se han detectado allí 19.919 casos sospechosos y 975 muertes relacionadas con dicho clado (tasa de mortalidad del 4,9%). Sin embargo, las limitaciones del sistema sanitario del país hacen pensar a los expertos que los casos realmente acaecidos son muchos más.

Los expertos sostienen que en la República Democrática del Congo parecen estar concurriendo casos que indicarían varios brotes simultáneos: unos -que afectan mayoritariamente a niños- parecen asociarse a transmisión mediada por reservorios animales, otros -más vinculados a transmisión sexual en hombres GBHSH adultos- tienen lugar en entornos urbanos y una tercera serie de casos -de zonas limítrofes con Ruanda y Burundi- se vincula a transmisión heterosexual. El análisis filogenético ha permitido detectar que el clado Ib de mpox se transmitiría de forma más eficiente entre personas. En todo caso, parece que en este caso la vía de transmisión heterosexual es la que está dirigiendo en mayor medida el brote congolés. Las infecciones, causadas por el clado I, parecen ser menos graves de lo que han sido históricamente. Su transmisión heterosexual, no obstante, hace pensar a los expertos que la probabilidad de un nuevo brote a escala global no es descartable.

En el contexto estadounidense, los CDC han alertado a los sanitarios para que estén atentos a casos sospechosos de mpox que provengan de países donde la infección es endémica. En todo caso, hasta la fecha no se han detectado infecciones por mpox de clado I en el país norteamericano

La transmisión del clado II de mpox, sin embargo, sigue activa en EE UU. Un total de 1.802 casos posibles o confirmados se detectaron entre octubre de 2023 y abril de 2024. Su epidemiología es similar a la del brote de 2022, con los hombres GBHSH sumando más del 90% de los nuevos casos.

Los CDC recomiendan vacunación con doble dosis a personas en riesgo de mpox: hombres GBHSH, personas trans, personas de género diverso, personas con el VIH y personas en profilaxis preexposición (PrEP, en sus siglas en inglés) al VIH. Solo el 39% de las personas a quienes se ha recomendado la vacunación en EE UU han recibido, al menos, una dosis y únicamente el 25% han recibido dos dosis. La mayoría de nuevos casos se dan en no vacunados.

En momentos de problemas de suministro de la vacuna, se ideó una vacunación intradérmica para optimizar el uso de las limitadas dosis de vacuna que ha resultado exitosa. De hecho, dicha vacunación intradérmica parece ser más eficaz que la estándar en personas con el VIH. Aunque los títulos de anticuerpos decaen con el tiempo, se observa una protección duradera de la vacunación completa, lo cual es un buen indicador de su efectividad.

Por último, es importante que el acceso a la vacuna frente a la mpox se extienda globalmente y de forma especial en áreas endémicas. Se trata de la única manera de prevenir futuros brotes y detener los actualmente existentes en áreas endémicas.

Fuente: POZ / Elaboración propia (gTt).
Referencia:
Comunicado de prensa de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU 16/05/2024.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD