La posibilidad de interacción entre rilpivirina y metadona es baja, según un estudio

Francesc Martínez / Xavier Franquet
Ver otras noticias

El nuevo no análogo de nucleósido se está desarrollando junto a Truvada® como alternativa a Atripla®

De acuerdo con los resultados de un estudio presentado en el XI Taller Internacional sobre Farmacología Clínica de la Terapia contra el VIH, llevado a cabo entre el 7 y el 9 de abril en Sorrento (Italia), el uso del nuevo inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (ITINN) en investigación rilpivirina [también conocido como TMC278] disminuye los niveles de metadona en personas que se encuentran bajo terapia de mantenimiento para la deshabituación de opiáceos. Sin embargo, dicha interacción no requiere ajustes de dosis en la mayoría de personas. De todos modos, sí es necesario un estrecho seguimiento de los pacientes tratados para determinar los casos en que pueda ser preciso un aumento de la dosis de metadona.

Rilpivirina presenta actividad frente a cepas del VIH que han desarrollado resistencia a otros ITINN y ha mostrado una eficacia comparable a la proporcionada por efavirenz (Sustiva®, y también en Atripla®) en personas sin experiencia en tratamientos (véanse La Noticia del Día 05/12/2007 y 06/03/2009). Según anunció ayer Tibotec [compañía propietaria de este ITINN], se ha conseguido probar la no inferioridad de rilpivirina respecto a efavirenz en ensayos de fase III. La empresa anunció que se alcanzó el objetivo principal de dichos estudios al no apreciarse una diferencia significativa en la proporción de personas –sin experiencia en tratamientos- que conseguían carga viral indetectable (<50 copias/mL) al cabo de 48 semanas de tratamiento con rilpivirina, en comparación con efavirenz. Los resultados completos se darán a conocer más adelante.

Dado el elevado número de personas con VIH que siguen terapia de sustitución con metadona, investigadores de Tibotec decidieron llevar a cabo un estudio que analizara las posibles interacciones entre rilpivirina y metadona. El ensayo incluyó a 13 voluntarios sin VIH bajo terapia estable de mantenimiento con metadona. La mediana de edad era de 41 años, la mediana de peso, de 84kg y la del índice de masa corporal (IMC), de 26,4 kg/m2. Diez participantes eran de etnia blanca, dos eran asiáticos y uno de etnia negra. Uno de ellos incumplió el protocolo del estudio y no fue incluido en el análisis.

Tras 14 días de observación en los cuales los participantes recibían sólo metadona [dosis individualizada de mantenimiento de entre 60 y 150mg, una vez al día], se añadió rilpivirina (25mg, una vez al día) durante 14 días. Todas las tomas fueron controladas por los investigadores y tuvieron lugar tras el desayuno.

La metadona administrada es, en realidad, la mezcla de dos moléculas: el isómero R (responsable principal de la actividad del medicamento) y el isómero S. Dichas moléculas interaccionan de forma diferente con rilpivirina, por lo que sus perfiles farmacocinéticos se analizaron por separado.

Los perfiles farmacocinéticos de ambos isómeros de metadona fueron examinados hasta 24 horas después de la toma del medicamento en el último día de la fase de observación del estudio (para ver los niveles sin interacción con rilpivirina) y en el día 11 de la fase de estudio con rilpivirina; día en el que también se efectuó el análisis farmacocinético de los niveles de rilpivirina (también durante 24 horas)

Al añadir rilpivirina al tratamiento con metadona, la media de la concentración plasmática mínima (Cmin) del isómero R de metadona disminuyó en un 22% (cociente del promedio de mínimos cuadrados [LSM, en sus siglas en inglés]: 0,78; intervalo de confianza del 90% [IC90%]: 0,67 – 0,91), la media de su concentración plasmática máxima (Cmax) se redujo en un 14% (cociente de LSM: 0,86; IC90%: 0,78 – 0,95) y la de su área bajo la curva de concentración entre el momento de la administración y 24 horas después de ésta (ABC24h) disminuyó en un 16% (cociente de LSM: 0,78; IC90%: 0,74 – 0,95).

En el caso del isómero S, su Cmin se redujo en un 21% (cociente de LSM: 0,79; IC90%: 0,67 – 0,92), su Cmax en un 13% (cociente de LSM: 0,87; IC90%: 0,78 – 0,97) y su ABC24h en un 16% (cociente de LSM: 0,84; IC90%: 0,74 – 0,96).

La exposición a rilpivirina durante la coadministración con metadona se mantuvo dentro de los niveles esperados y no se observaron cambios clínicamente relevantes en el análisis de los síntomas del síndrome de abstinencia a metadona (evaluados mediante cuestionarios y la medición de la dilatación de las pupilas).

La coadministración de rilpivirina y metadona fue habitualmente segura y bien tolerada. No tuvieron lugar efectos adversos de grados 3 ó 4 ni interrupciones del tratamiento por causa de éstos.

Los autores del estudio concluyeron que, en general, no es necesario el ajuste de la dosis de metadona al administrarse junto a rilpivirina. Sin embargo, se recomienda la monitorización clínica de los síntomas de abstinencia a metadona, ya que en algunas personas sí puede ser preciso ajustar las dosis del fármaco.

Al igual que otros fármacos, rilpivirina también se está desarrollando para coformularse en combinación con otros antirretrovirales. En julio de 2009, la compañía farmacéutica Gilead Sciences anunció que había alcanzado un acuerdo con Tibotec para el desarrollo y comercialización de un nuevo medicamento antirretroviral que, en un solo comprimido diario, incluirá un tratamiento completo (véase La Noticia del Día 04/08/2009).

Gilead aporta los dos fármacos que contiene Truvada® (los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido y nucleótido, emtricitabina y tenofovir), y Tibotec, el ITINN en desarrollo rilpivirina.

Según se supo también ayer, Tibotec pedirá la aprobación de rilpivirina por parte de la FDA (Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU, en sus siglas en inglés) el tercer trimestre de 2010, con lo que este nuevo antirretroviral podría estar disponible en dicho país el próximo año.

Fuente: NATAP / Aidsmap / Elaboración propia.

Referencia: Crauwels HM, van Heeswijk RPG, Vandevoorde A, et al. Pharmacokinetic interaction study between TMC278, a next-generation non-nucleoside reverse transcriptase inhibitor (NNRTI), and methadone. 11th International Workshop on Clinical Pharmacology and HIV Therapy. April 7-9, 2010. Sorrento. Abstract 33.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD