Nuevos datos sobre elvitegravir

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Se observa una mejor respuesta a este inhibidor de la integrasa experimental cuando se combina con T-20 y otros medicamentos activos.

Elvitegravir (anteriormente conocido como GS-9137) es un inhibidor de la integrasa en investigación que está siendo desarrollado por Gilead. Su eficacia y seguridad se están evaluando en un estudio de Fase II en curso de distribución aleatoria y parcialmente ciego.

Según los resultados de un análisis presentado esta semana en la 47 Conferencia Interciencias sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia, que se clausura mañana en Chicago (EE UU),  las respuestas más robustas a este inhibidor de la integrasa experimental se han observado cuando se toma junto con T-20 (enfuvirtida, Fuzeon®) y otros antirretrovirales activos, como por ejemplo los inhibidores de la proteasa potenciados.

A principios de este año, los datos que se presentaron en la XIII Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI, en su acrónimo inglés) mostraron que las personas que toman elvitegravir una vez al día potenciado con ritonavir tuvieron reducciones superiores en la carga viral después de 24 semanas en comparación con aquellas que fueron distribuidas aleatoriamente a recibir un inhibidor de la proteasa (IP) potenciado con ritonavir como comparador.

Los 278 participantes del estudio contaban en su historial con una exposición significativa a la terapia antirretroviral, con cargas virales de 1.000 copias como mínimo y al menos una mutación principal de resistencia a los inhibidores de la proteasa. Se les distribuyó aleatoriamente para recibir o elvitegravir (20mg, 50mg o 125mg) potenciado con 100mg de ritonavir o un IP comparador potenciado con ritonavir que se escogió en función de su máxima eficacia. Todos los participantes también recibieron un régimen de base formado por análogos de nucleósido, con o sin el inhibidor de la fusión T-20. Después de ocho semanas, se les permitió añadir un IP a su régimen.

Al inicio del estudio, las 73 personas que recibieron elvitegravir tenían una mediana de carga viral de 80.000 copias/ml, con una mediana de 11 mutaciones de resistencia a IP preexistentes y tres mutaciones de resistencia a los análogos de la timidina.

Si bien los datos presentados en la CROI se centraron en las respuestas observadas en los diversos brazos de tratamiento, los nuevos análisis que ahora se ofrecen en la ICAAC proporcionan detalles adicionales sobre cómo los resultados se vieron afectados por las distintas opciones del régimen de base y por los patrones de resistencia preexistente.

Como era de esperar, las respuestas más robustas se observaron en personas con más medicamentos activos en su terapia optimizada de base. Si se tienen en cuenta solamente los datos anteriores al momento en que se añadieron los IP al tratamiento, 26 personas tratadas con elvitegravir comenzaron una terapia optimizada de base que no contenía fármacos que tuviesen actividad anti-VIH fenotípica. Otros 28 tuvieron al menos un medicamento activo en su terapia optimizada de base.

A la semana 24, la carga viral en el primer grupo había descendido 0,7log10 en comparación con un descendo 1,7log10 en el grupo con fármacos activos. La caída más pronunciada en la carga viral, 2,9log10, se observó en 19 personas que iniciaron tratamiento con T-20 por primera vez en este ensayo. Estas diferencias fueron estadísticamente significativas (p=0,027).

Si se consideran solamente las personas que comenzaron T-20 por primera vez, la caída en la carga viral a la semana 24 fue de 2,6log10 en aquellos que recibieron elvitegravir frente a 1,6log10 en aquellos que tomaron un IP comparador (p=0,03). En el mismo grupo de T-20, un 74% (14/19) de las personas que tomaron elvitegravir consiguió un nivel de carga viral por debajo de 50 copias/ml a la semana 16 en comparación con sólo una cuarta parte (3/12) del grupo de personas que tomaron un IP comparador (p=0,0012).

Las personas tratadas con elvitegravir potenciado con ritonavir que añadieron un IP a su terapia (23 personas) tuvieron un descenso adicional de la carga viral de un 1,1log10 a  la semana 16.

Los investigadores sugieren que “los regímenes con 125mg de elvitegravir/ritonavir y una terapia optimizada de base en la que se incluyen desde el principio IP potenciados podrían tener una actividad antiviral incluso mayor”.

Todos estos datos ponen de manifiesto la importancia de combinar los potentes antirretrovirales de nueva generación con agentes activos para que así su eficacia sea mayor y se pueda obtener un máximo beneficio en personas con VIH con una amplia experiencia en el uso de medicamentos antirretrovirales.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia

Referencia: Zolopa AR et al. The HIV integrase inhibitor elvitegravir has potent and durable activity in treatment-experienced patients with optimized background therapy. 47th Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy, Chicago, abstract H-714, 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD