El perfil genético de las personas con el VIH condicionaría la tolerabilidad y eficacia del tratamiento antirretroviral

Francesc Martínez
Ver otras noticias

El hallazgo permitiría el desarrollo de pruebas genéticas para optimizar e individualizar la selección del tratamiento antirretroviral más adecuado

Un estudio publicado en AIDS ha concluido que una parte significativa de los efectos adversos o problemas de eficacia en el contexto del tratamiento antirretroviral serían debidos al perfil genético de las personas que los padecen. Ello podría favorecer el desarrollo de técnicas de análisis genético para individualizar la selección del tratamiento antirretroviral y obtener el tratamiento más eficaz y tolerable para cada persona en función de sus características genéticas.

Los farmacogenes están implicados en la metabolización de sustancias ajenas al organismo –como, por ejemplo, fármacos o toxinas–. Cada farmacogen, como el resto de genes, presenta diversos polimorfismos que son aquellas pequeñas variaciones que hacen que la funcionalidad de los farmacogenes difiera de una persona a otra. Un ejemplo de farmacogen sería UGT1A1, cuya función principal es la eliminación de la bilirrubina –una toxina producida de forma natural en nuestro organismo– pero que también es la principal vía de metabolización del antirretroviral dolutegravir (Tivicay®). Así, en función del polimorfismo de UGT1A1 que tiene una persona, su capacidad para metabolizar dolutegravir puede variar y, así, presentar un perfil de eficacia y efectos secundarios propio.

En la actualidad, las pruebas farmacogenéticas no se realizan de forma rutinaria en personas con el VIH a excepción de la prueba de HLA-B*5701, utilizada para estimar el riesgo de hipersensibilidad al antirretroviral abacavir (especialidad farmacéutica genérica [EFG], en diversas coformulaciones) y que se realiza antes de comenzar a tomar el fármaco.

Para establecer la utilidad del análisis farmacogenético en el contexto del tratamiento antirretroviral, un total de 96 personas con el VIH atendidas en un centro médico de Minnesota (EE UU) entre 2018 y 2022 participaron en el presente estudio, en el que proporcionaron muestras para el análisis de 27 farmacogenes.

El 75% de los participantes eran de etnia blanca, la mediana de la edad era de 53 años y la mayoría de ellos eran hombres. El 89% de los participantes tenía carga viral indetectable.

El 89% de los participantes tomaban una terapia formada por tres antirretrovirales. La combinación mayoritaria fue la formada por un inhibidor de la integrasa y dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido o nucleótido (ITIN/ITINt). Un 10% de los participantes tomaba tratamientos especiales para personas con pocas opciones de tratamiento y una persona no tomaba tratamiento antirretroviral.

Los hallazgos farmacogenéticos fueron clasificados como irrelevantes (con poca probabilidad de generar interacciones graves que condicionaran eficacia o seguridad), relevantes (con potencial para generar interacciones en ciertas circunstancias) y mayores (con un potencial elevado de producir interacciones).

Sobre la base de los resultados de las pruebas, un total de 549 hallazgos farmacogenéticos relevantes y 133 hallazgos farmacogenéticos mayores fueron detectados. Un total de 90 participantes completaron las visitas de seguimiento.

Durante el seguimiento, sesenta y cinco participantes recibieron recomendaciones clínicas sobre su tratamiento antirretroviral a partir de los resultados de las pruebas. Dichas recomendaciones incluyeron evitar cierto fármaco, variar su dosificación o intensificar la monitorización de la eficacia o toxicidad de dicho fármaco. En total se llevaron a cabo 105 recomendaciones de este tipo (de las que el 70% trataron sobre una mayor monitorización y el 10% fueron recomendaciones de cambio de tratamiento).

Un total de 36 recomendaciones fueron específicas sobre el tratamiento antirretroviral, de las que 22 estuvieron relacionadas con dolutegravir y 10 sobre bictegravir (en Biktarvy®).

Las pruebas farmacogenéticas lograron explicar problemas de eficacia en un participante y problemas de tolerabilidad en el 29% de ellos. También permitieron detectar problemas de eficacia de fármacos no antirretrovirales en el 39% de los participantes y de toxicidad en dichos fármacos no vinculados al VIH en el 21% de los participantes.

Las pruebas generaron más recomendaciones a medida de que las personas se hicieron mayores (lo cual es lógico debido a que la medicación crónica aumenta con la edad).

Sesenta participantes reportaron problemas pasados con medicaciones posiblemente explicables con los hallazgos del presente estudio. La mayor parte de los problemas con antirretrovirales en el pasado se relacionaron con efavirenz (EFG, en Sustiva® y Atripla®). Las formas de acción lenta de UGT1A1 se relacionaron con cambios previos de tratamiento antirretroviral basado en inhibidores de la integrasa o atazanavir (EFG, Reyataz®). Respecto a las interacciones farmacogenéticas del pasado no relacionadas con antirretrovirales destacaron las vinculadas a opioides y a antidepresivos.

Los resultados del presente estudio apuntan a una potencial utilidad de los tests farmacogenéticos para optimizar la selección de antirretrovirales, individualizando convenientemente las terapias y minimizando el riesgo de fracaso virológico y, especialmente, el de padecer efectos secundarios.

El apartado económico –la evaluación farmacoeconómica– marcará la viabilidad de la incorporación de estas pruebas a la práctica clínica habitual. A título de ejemplo, la evaluación de UGT1A1 tiene un coste de alrededor de 100€. El manejo de los efectos adversos vinculados a una forma lenta de UGT1A1 bien podría comportar la toma de otros medicamentos, el coste de los cuales fácilmente a medio plazo superará los 100€ por lo que realizar dicha prueba en aquellas personas con efectos adversos potencialmente vinculables a dicho gen podría tener sentido en términos farmacoeconómicos. En todo caso, será necesario continuar estudiando este campo novedoso -el de la farmacogenética- aún poco utilizado en el manejo de la infección por el VIH, pero mucho más utilizado en otras ramas de la medicina tales como la oncología.

Fuente:Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencia:Zeuli J et al. Pharmacogenomic panel testing provides insight and enhances medication management in persons living with HIV. AIDS, online ahead of print, 12 May 2023. DOI: 10.1097/QAD.0000000000003598

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD