El embarazo podría proteger la progresión del VIH en mujeres

Núria Rodríguez
Ver otras noticias

La acción de TARGA y los mecanismos biológicos del embarazo podrían ser los responsables

Un estudio, cuyos resultados han sido publicados en la edición de octubre de The Journal of Infectious Diseases, revela que el embarazo podría ejercer un efecto protector sobre la salud de las mujeres con VIH.

El grupo de investigadores, liderado por Jennifer Tai de la Facultad de Medicina Vanderbilt en Nashville (EE UU), realizó un seguimiento a 759 mujeres con VIH entre los años 1994 y 2004, de las cuales, 540 recibían tratamiento antirretroviral. Un total de 139 mujeres (18%) se quedaron embarazadas al menos una vez a lo largo del estudio. Los investigadores hallaron que sólo 11 de las mujeres que se quedaron embarazadas (8%) desarrollaron SIDA o murieron a lo largo del seguimiento, en comparación con las 149 mujeres (24%) que no se quedaron embarazadas. Todas las gestantes recibieron TARGA y 35 de ellas tuvieron más de un embarazo. Del total de las 139 gestaciones, nacieron 124 bebés.

Los indicadores asociados a un menor riesgo de progresión a SIDA o muerte en el estudio fueron: recuentos de CD4 >200 células/mm3, supresión virológica sostenida y embarazo, mientras que niveles de carga viral >10.000 copias/ml al inicio del estudio y una mayor edad se asociaron a un mayor riesgo de progresión de la enfermedad.

A pesar de que las mujeres embarazadas, en comparación con las no embarazadas, a nivel basal eran más jóvenes, tenían recuentos medianos de células CD4 superiores, niveles medianos más bajos de carga viral y tenían más probabilidades de estar tomando TARGA, el embarazo siguió mostrándose como una variable independiente asociada a un descenso del riesgo de progresión de la enfermedad tras ajustar por edad, recuento de CD4, tiempo tomando TARGA, tiempo tomando antirretrovirales (no TARGA) y supresión virológica duradera.

Los investigadores barajan dos factores relacionados principalmente con los hallazgos del estudio. Por un lado, la influencia de TARGA sobre el embarazo y en segundo lugar, los propios mecanismos biológicos de éste. Ambas relaciones merecen estudios futuros que las esclarezcan.

La caracterización de las fluctuaciones en los recuentos de CD4 en mujeres con VIH durante el embarazo ha proporcionado resultados contradictorios. Mientras que en algunos casos se ha informado de que estos recuentos tienden a declinar progresivamente a lo largo del embarazo sin recuperarse en el posparto, en otros, se ha dicho que se mantienen estables durante el embarazo o que se incrementan de forma constante a lo largo del embarazo antes de descender a nivel basal durante las primeras fases del posparto. Según los autores, el beneficio asociado al embarazo podría estar relacionado, más bien, con el conjunto de complejos cambios inmunológicos que se producen durante la gestación, y en especial en los niveles de citoquinas. El embarazo se asocia con un cambio de predominio de células Th1 a Th2; las citoquinas asociadas a Th2 podrían desempeñar un papel en el mantenimiento exitoso del embarazo. Los investigadores afirman que podría ser que la respuesta inmunitaria Th2 dominante, que aumenta durante el período de gestación, proporcionase una ventaja en la supervivencia a través de la activación inmunológica durante este relativamente corto período de tiempo. Es decir, podría existir un mecanismo biológico a través de cual el embarazo impediría la progresión del VIH.

Esta hipótesis requerirá confirmarse en futuros estudios

Fuente: Aidsmeds / Elaboración propia
Referencia: Jennifer H. Tai, Mercy A. Udoji. Pregnancy and HIV Disease Progression during the Era of Highly Active Antiretroviral Therapy. Journal of infectious Diseases, October 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD