Predecir la caída de CD4 en las interrupciones de tratamiento

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio español muestra la utilidad de la medición del timo como factor pronóstico

El timo es una glándula situada en la base del cuello, en el tórax, que produce linfocitos T los cuales desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del sistema inmunitario. Se sabe que esta glándula durante la etapa embrionaria (en el vientre materno) y el período posterior al parto desempeña una función muy activa; sin embargo, cuando se alcanza la pubertad y durante la vida adulta el timo sufre una atrofia y reduce su tamaño a la mitad.

Según un informe publicado en la edición de junio del Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, la evaluación del volumen del timo con tomografía computerizada del mediastino (la parte del tórax entre el esternón y la columna vertebral que contiene el esófago, la tráquea, el corazón y otras estructuras importantes) es un sistema útil para predecir la caída de células T CD4 observada en personas con VIH durante las interrupciones de tratamiento.

La medición del volumen del timo “podría ser una herramienta útil para seleccionar personas que serían buenas candidatas a una interrupción de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA)”, observa el Dr. Manuel Leal, del Hospital Virgen del Rocío en Sevilla (España), y sus colegas.

En el estudio participaron 39 personas con VIH que comenzaron un protocolo de interrupción de tratamiento. Antes de iniciarlo, los participantes tenían recuentos de células CD4 de al menos 500 células/mm3, recuentos nádir (el más bajo nunca observado) de CD4 de al menos 250 células/mm3, y cargas virales por debajo de 50 copias/ml durantes los últimos 12 meses o más. El principal criterio de valoración fue una caída del recuento de células CD4 por debajo de 350 células/mm3.

Según el informe, nueve pacientes (23%) alcanzaron el criterio de valoración principal. El único factor pronóstico del descenso de células CD4 durante la interrupción del tratamiento fue el volumen del timo (p=0,04), aunque el recuento nadir de células CD4 estaba muy próximo a llegar a serlo en términos estadísticos. Cuanto mayor era el volumen del timo, menos pronunciada era la caída de los recuentos de células CD4 tras la interrupción del tratamiento.

En comparación, la edad, el sexo, la coinfección con el virus de la hepatitis C, el recuento basal de CD4, las células portadoras de círculos de escisión del receptor de células T CD4 (TREC, en sus siglas en inglés), y el rebote temprano de la carga viral no fueron factores pronósticos del criterio de valoración principal.

Según los autores, se trata de la primera vez que en un estudio muestra que el volumen del timo predice las tasas de descenso de las células T en personas con un recuento de CD4 nadir mayor que o igual a 250 células/mm3 que interrumpen TARGA.

Fuente: Medscape / Elaboración propia.
Referencia: Molina-Pinelo, S.; Vivancos, J.; De Felipe, B.; Soriano-Sarabia, N; Valladares, A.; De la Rosa, R.; Vallejo, A.; Leal, M.; “Thymic Volume Predicts CD4 T-Cell Decline in HIV-Infected Adults Under Prolonged Treatment Interruption”, Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. 42(2):203-206, June 2006.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD