Las biterapias basadas en dolutegravir se muestran efectivas en entornos reales

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Tanto dolutegravir/lamivudina como dolutegravir/rilpivirina registran pocas interrupciones del tratamiento lo que respalda su uso continuado en personas con el VIH

La experiencia procedente de entornos reales revela que los regímenes antirretrovirales en biterapia basados en dolutegravir resultan efectivos en el tratamiento del VIH. Por otro lado, la selección del este tipo de tratamiento por parte de los médicos se debe principalmente al deseo de reducir el riesgo de toxicidades a largo plazo. Estas fueron las principales conclusiones de un estudio publicado en Infectious Diseases and Therapy.

La Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, en sus siglas en inglés) aprobó en 2017 el primer régimen antirretroviral completo en dos fármacos basado en dolutegravir para el tratamiento del VIH (véase La Noticia del Día 24/11/2017). La estrategia del uso de biterapias tiene la ventaja de que reduce la posibilidad de que se produzcan interacciones medicamentosas, al tiempo que se minimizan los efectos tóxicos del tratamiento, así como su coste. Sin embargo, al margen de estas consideraciones teóricas, lo cierto es que estas opciones terapéuticas han estado disponibles durante un tiempo relativamente corto, por lo que no hay demasiados datos sobre su uso en el tratamiento de personas con el VIH en entornos reales.

Para arrojar más luz sobre este tema, un equipo de investigadores decidió llevar a cabo una revisión retrospectiva de historiales clínicos con el fin de caracterizar el uso en el mundo real de las biterapias basadas en dolutegravir. En consecuencia, analizaron los datos procedentes de 469 personas adultas con el VIH atendida en 24 centros de EE UU. De ellas, 126 eran pacientes naive, mientras que 343 ya tenían experiencia previa en tratamientos. Estas personas iniciaron su tratamiento con Dovato® (dolutegravir/lamivudina) o bien ya estaban tomando otra terapia, pero pasaron a tomar Dovato® o Juluca®  (dolutegravir/rilpivirina).

El estudio tenía como principales objetivos la descripción de los datos demográficos, las características clínicas y los motivos clínicos para cambiar (o iniciar) el tratamiento con dolutegravir/lamivudina o dolutegravir/rilpivirina. Las personas sin experiencia en tratamiento iniciaron su terapia con dolutegravir/lamivudina , mientas que las que tenían carga viral indetectable gracias a otro tratamiento pasaron a tomar dolutegravir/lamivudina (n=192) o dolutegravir/rilpivirina (n=151).

La media de edad de las personas cuyo primer tratamiento fue dolutegravir/lamivudina fue de 37,4 años, el 82% eran hombres cis, el 61% era de raza blanca y la media de su recuento de CD4 al inicio del estudio fue de 433,7 células/mm3. Por otro lado, el grupo de personas que estaban tomando otro tratamiento antes de cambiar a ese fármaco tenían una media de 49,1 años, el 77% eran hombres cis, el 65% era de raza blanca y la media del recuento basal de CD4 fue de 731,4 células/mm3. Por último, entre las que cambiaron a dolutegravir/rilpivirina su media de edad fue de 55,2 años, compuestos por un 74% de hombres cis, un 64% de raza blanca y con un nivel basal medio de CD4 de 705,7 células/mm3.

Las personas que tomaban otro tratamiento y cambiaron a la biterapia informaron de una duración mediana del tratamiento previo superior a 8 años. La mediana de duración del tratamiento durante el estudio fue de 65,3 semanas entre las que su primer tratamiento fue dolutegravir/lamivudina, frente a 81,1 entre las que cambiaron a esa combinación y 144,3 semanas entre las que cambiaron a dolutegravir/rilpivirina.

El equipo de investigadores detectó la existencia de resistencias farmacológicas en el virus del 16% de las personas que iniciaron tratamiento con dolutegravir/lamivudina, en el 2% de las que cambiaron a dolutegravir/lamivudina y en el 11% de las que cambiaron a dolutegravir/rilpivirina.  Las personas sin experiencia previa de tratamiento fueron más propensas a que su virus presentara resistencia a los fármacos de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (13%), mientras que las que habían tomado otro tratamiento antes de entrar en el estudio fueron más propensas a presentar virus con resistencia a los análogos de nucleósido (2% y 10%, respectivamente para las que cambiaron a dolutegravir/lamivudina y dolutegravir/rilpivirina).

El 94% de las personas naive que tomaron dolutegravir/lamivudina consiguieron una carga viral indetectable, que se mantuvo hasta el 83% en la última visita de seguimiento. En el caso de los pacientes con experiencia en el tratamiento antirretroviral, el 96% de los que cambiaron a dolutegravir/lamivudina y el 93% de los que cambiaron a dolutegravir/rilpivirina mantuvieron la carga viral indetectable.

En el estudio se registraron unas tasas bajas de interrupción del tratamiento con dolutegravir/lamivudina tanto en pacientes naive (<1%) como en personas con experiencia en tratamientos (2%). Las interrupciones de tratamiento se atribuyeron a unos niveles bajos persistentes de carga viral, o repuntes de viremia (n=1), a toxicidad o intolerancia (n=1), a preocupaciones relacionadas con el aumento de peso (n=1) y a la preferencia de la persona (n=1). Entre las personas que cambiaron a dolutegravir/rilpivirina, se registró un 3% de interrupciones de tratamiento, que se atribuyeron a necesidades alimentarias (n=2), a fracaso virológico (n=1) y a la preferencia de la persona (n=1).

Según los médicos tratantes, el motivo aducido con mayor frecuencia para usar biterapias basadas en dolutegravir era reducir el riesgo de toxicidades a largo plazo. Otros de los motivos fueron para agilizar el tratamiento, para manejar una toxicidad o intolerancia ya existente, por preferencias de la persona y por conveniencia.

En sus conclusiones, los autores afirman que las dos biterapias basadas en dolutegravir evaluadas resultan efectivas en entornos reales, registrándose escasas interrupciones del tratamiento, lo que respalda su uso continuado en personas con VIH-1 en EE UU.

No obstante, entre las limitaciones del estudio estarían la posible existencia de un sesgo de recuerdo, la inexistencia de suficientes datos sobre la farmacorresistencia del virus de las personas con experiencia en tratamiento, el elevado porcentaje de pacientes varones y el hecho de que no sea fácil extrapolar las conclusiones a otras poblaciones con el VIH.

Fuente: Infectious Disease Advisor/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencia: Schneider S, Blick G, Burke C, et al. Two‑drug regimens dolutegravir/lamivudine and dolutegravir/rilpivirine are effective with few discontinuations in US real‑world settings: results from the TANDEM Study. Infect Dis Ther. 2024;13(4):891-906. doi:10.1007/s40121-024-00961-y

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD