Alto porcentaje de falsos negativos a la hepatitis C en personas con VIH inmunosuprimidas

Joan Tallada
Ver otras noticias

Un estudio recomienda PCR para la hepatitis C si el recuento de CD4 es bajo

Aunque en el lenguaje común “seropositivo” es un término que se emplea para designar a una persona que vive con VIH, en sentido estricto seropositiva es cualquier persona que haya dado positivo a una prueba serológica que rastree la presencia de anticuerpos desarrollados por el organismo para hacer frente a un agente infeccioso concreto, de entre los muchos que hay. Esto es, en realidad, la serología no busca el patógeno que causa una infección, sino la reacción del organismo a aquél, que son los anticuerpos. Por deducción, si hay anticuerpos, hay infección. Pero, si no hay anticuerpos, ¿puede haber igualmente infección? Es decir, ¿puede haber humo sin fuego?

Puede. De hecho, el cuerpo humano en ocasiones tarda un tiempo en producir los anticuerpos contra un patógeno presente en el organismo. Ésa es la razón por la que las primeras pruebas ELISA, algo rudimentarias, debían en su momento esperar al menos seis meses desde la exposición al VIH para determinar la detección de anticuerpos al virus. La mejora de la técnica y la inclusión del rastreo del antígeno p24 ha llevado a que a las pruebas ELISA de cuarta generación les basten dos semanas para ser fiables (e incluso una semana con un margen de error algo mayor).

En otras ocasiones, el organismo está inmunosuprimido y no alcanza a generar una respuesta de anticuerpos frente a la infección, por lo que pueden darse falsos negativos: la prueba sugiere que no hay infección, pero en realidad sí la hay. Éste es el motivo por el que las vacunas para la gripe, las hepatitis u otras puedan no funcionar en personas con VIH con 200 CD4 o menos: no provocan la respuesta inmunitaria esperada por la debilidad del propio sistema..

En caso de que se sospeche un falso negativo, es posible utilizar entonces otras pruebas que busquen realmente al microbio, no los anticuerpos que pueda generar, como la PCR. La PCR determinará si hay rastros de un virus, por ejemplo, pese a que el resultado de la serología haya sido negativo.

Los falsos negativos frente a diferentes infecciones son, pues, comunes en personas con VIH e inmunosuprimidas (con 200 CD4 o menos). Un nuevo estudio estadounidense ha encontrado que los falsos negativos al virus de la hepatitis C en personas co-infectadas y menos de 200 CD4 llega en su análisis hasta el 24%, uno de cada cuatro. Los resultados de la investigación se publicarán en el número de 15 de febrero de la revista Clinical Infectious Diseases, y ya está disponible en su versión electrónica.

Gabriel Chamie y sus colegas han llevado a cabo un análisis estadístico conocido como regresión logística para evaluar datos de los participantes en 4 cohortes diferentes con el objetivo de determinar los factores asociados con la positividad de ARN de VHC (presencia de virus de la hepatitis C) en personas que han dado negativo en una serología de anticuerpos del VHC.

Los autores descubrieron que entre 1.174 personas con VIH que habían dado negativo a la prueba de anticuerpos del VHC, había una prevalencia de infección por VHC del 3,2% (intervalo de confianza del 95%: 2,2%-4,3%). Los factores asociados con un positivo a ARN de VHC en personas con VIH seronegativas al VHC fueron tener un historial de uso de drogas inyectables (UDI), un alto nivel de ALT (una de las transaminasas) y un recuento de células CD4 por debajo de 200 células/mm3.

En concreto, entre quienes tenían una historia de UDI y que además contaban con un recuento de células CD4 <200 células/mm3 o un nivel de ALT por encima de lo normal, la prevalencia de infección por VHC seronegativa fue del 24% (intervalo de confianza del 95%: 13%-39%).

Con estos datos, los investigadores llegan a la conclusión de que la detección de ARN de VHC en el contexto de serología negativa al VHC en personas con VIH es en general baja, aunque mayor que la prevalencia observada en personas sin VIH. Sin embargo, los hallazgos les llevan a recomendar que se lleven a cabo pruebas de ARN de VHC (PCR) en personas con VIH seronegativas al VHC, especialmente entre quienes poseen un historial de UDI y además tienen un recuento de células CD4 <200 células/mm3 o bien un nivel anómalo de ALT. 

Fuente: Elaboración propia / NATAP.
Referencia: Gabriel Chamie et al. Factors Associated with Seronegative Chronic Hepatitis C Virus Infection in HIV Infection. Clinical Infectious Diseases, 2007;44:000.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD