La coinfección por VIH y VHC incrementa el riesgo de deterioro cognitivo

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Los investigadores sugieren que el efecto sinérgico de ambas infecciones sería el responsable de dicho déficit

Un nuevo estudio publicado en la edición electrónica de la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes concluye que la coinfección por VIH y el virus de la hepatitis C (VHC) se asocia con un aumento del riesgo de deterioro cognitivo.

Varios estudios previos han sugerido que la hepatitis C incrementa el riesgo de padecer trastornos de tipo neurocognitivo (problemas de memoria, atención, capacidad para resolver problemas y tomar decisiones), posiblemente porque el virus puede desplazarse hasta el cerebro y, por consiguiente, replicarse en él. También otros estudios anteriores han llegado a la conclusión de que la coinfección por VIH y VHC tiene un mayor impacto en la función cognitiva que cualquiera de los infecciones por separado. Sin embargo, en la actualidad, no está claro si las personas coinfectadas con buen control de la infección por VIH y con un daño hepático mínimo causado por la hepatitis C tienen un mayor riesgo de deterioro.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre esta cuestión, investigadores del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE UU quisieron comparar la función cognitiva en un grupo de hombres de edades comprendidas entre los 45 y los 65 años que fuesen coinfectados por VIH y VHC (n=19); monoinfectados por VHC (n= 17); monoinfectados por VIH (n= 14); y voluntarios sanos (n= 28). La coinfección se asoció con deterioro cognitivo leve y con puntuaciones significativamente más bajas en diversos tests utilizados para evaluar la función cognitiva. Los resultados son relevantes en tanto que todos los varones coinfectados que fueron incluidos en este estudio tenían controlada su infección por VIH.

“Hemos sido capaces de detectar un deterioro cognitivo leve, pero significativo en el grupo de coinfectados”, escriben los investigadores. “Los sujetos coinfectados obtuvieron peores resultados en los tests de atención, de función ejecutiva, de motricidad fina, de memoria y aprendizaje verbal y visual, con puntuaciones significativamente más bajas (…) que los individuos incluidos en el grupo control o los individuos monoinfectados”.

Todos los participantes con VIH estaban tomando tratamiento antirretroviral y tenían carga viral indetectable. Ninguno de ellos tenía cirrosis hepática o depresión clínica. Se excluyó del estudio a los pacientes que presentaban problemas con el uso de drogas o el alcohol. Los participantes fueron evaluados de síntomas de depresión. La función cognitiva se evaluó en siete dominios y se calculó también una puntuación de deterioro general.

Los varones coinfectados tuvieron más síntomas de depresión que los monoinfectados por hepatitis C (p= 0,049) y los voluntarios sanos (p <0,011).

Además, las personas coinfectadas mostraron peores puntuaciones generales de deterioro que los individuos monoinfectados por hepatitis C (p= 0,015), los monoinfectados por VIH (p= 0,008) y los voluntarios sanos (p<0,001).

La puntuación media de deterioro general para el grupo de personas coinfectadas fue de 0,77, lo que sitúa a “los pacientes coinfectados en el rango de deterioro cognitivo leve”.

Sobre la base de la puntuación de deterioro general, se estimo que un 65% de las personas coinfectadas padecían dicho déficit cognitivo en comparación con un 45% de los monoinfectados por VHC; un 29% de los monoinfectados por VIH y un 18% de los voluntarios sanos. La diferencia observada entre las personas coinfectadas y el grupo control fue significativa (p= 0,004).

Los varones coinfectados, asimismo, obtuvieron peores resultados en los tests individuales. En comparación con los voluntarios sanos, la coinfección se relacionó con peores puntuaciones en los tests de memoria de trabajo y atención (p= 0,007), de función ejecutiva (p= 0,011), de la memoria y el aprendizaje verbal (p <0,011) y visual (p <0,001).

Los investigadores sugieren que “el efecto sinérgico del VIH y el VHC en el contexto de la coinfección sería el responsable del deterioro neuropsicológico en esta población de pacientes”.

En los pacientes monoinfectados por hepatitis C (pero no en los coinfectados), una carga viral del VHC más elevada se asoció de forma negativa con la atención, la función ejecutiva y la velocidad para procesar la información. “Estos hallazgos implican que la viremia del VHC podría desempeñar un papel negativo importante, aunque sutil, en la cognición, que podría elucidarse mejor a través de experimentos específicamente diseñados para evaluar su impacto”, señalan los investigadores.

Y concluyen: “Este estudio indica que la coinfección en hombres es suficiente como para situar a este grupo de pacientes por encima del umbral de deterioro leve; y que una alta carga viral en la monoinfección por VHC puede afectar a la cognición”.

Con todo, otros estudios realizados solo en mujeres han sido incapaces de mostrar una asociación significativa entre la hepatitis C y la capacidad cognitiva, ni que exista una interacción entre el VIH y el VHC que pudiese afectar a la función cognitiva (véase La Noticia del Día 09/01/2012)”, apuntan los autores. Por ello, resultará crucial seguir investigando esta cuestión con cohortes más numerosas que incluyan tanto a hombres como a mujeres monoinfectados por VHC y coinfectados por VIH y VHC.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia.
Referencia: Sun B, et al. Differential cognitive impairment in HCV coinfected men with controlled HIV compared to HCV monoinfection. J Acquir Immune Defic Syndr, online edition. DOI: 10.1097/QAI.0b013e31827b61f1, 2012.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD