Incidencia de neurosífilis precoz en hombres gay con VIH

Gonzalo Mazuela
Ver otras noticias

Los síntomas suelen persistir meses después del tratamiento

Debido al continuo incremento de sífilis en hombres que practican sexo con hombres (HSH) que con frecuencia también tienen VIH, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés) ha llevado a cabo un estudio en cuatro ciudades de ese país (Los Ángeles, San Diego, Chicago y Nueva York) para identificar posibles casos de neurosífilis entre enero de 2002 y junio de 2004. El objetivo fue describir el curso clínico de la neurosífilis sintomática precoz y caracterizar mejor el riesgo de esta enfermedad en HSH infectados con VIH.

La neurosífilis sintomática precoz es una manifestación poco común de la sífilis que suele ocurrir dentro de los primeros doce meses de la infección de esta enfermedad de transmisión sexual. Desapareció en EE UU a finales de 1940 tras la introducción de la penicilina para tratar la sífilis, pero reapareció en los años 80 entre las personas con VIH.

Los posibles casos de neurosífilis precoz se tuvieron en cuenta a partir de los informes de los servicios de vigilancia de los departamentos de salud y de los registros de entrevistas de todos los casos de sífilis reportados en dichas ciudades. Los registros se seleccionaban para su análisis si: 1) los informes de las entrevistas de casos de sífilis precoz administrados por los investigadores indicaban signos o síntomas neurológicos, 2) los análisis de laboratorio incluían pruebas de neurosífilis en el fluido cerebroespinal (CSF, en sus siglas en inglés), o 3) el registro indicaba que el individuo había sido tratado con un régimen para la neurosífilis (como por ejemplo, penicilina intravenosa durante 10 o 14 días).

Se informó de un total de 170 posibles casos de neurosífilis en Los Ángeles (74), Nueva York (47), Chicago (32) y San Diego (17); 147 (el 86%) presentaron evidencias serológicas de sífilis y coincidieron con la definición de neurosífilis del servicio de vigilancia del CDC (121 confirmados y 26 probables).

Noventa y nueve (67%) de los 147 diagnósticos eran personas cuyos síntomas eran compatibles con neurosífilis precoz (por ejemplo, disfunción del nervio craneal, meningitis aguda, accidente cerebrovascular, dolor de cabeza o alteración del estado mental de reciente aparición); de ellos, 57 (58%) eran HSH, 49 (86%) de los cuales tenían VIH (39 con neurosífilis confirmada y 10 con neurosífilis probable). Los 49 HSH con VIH y neurosífilis sintomática precoz tenían una edad media de 38,4 años (rango 21-50 años).

Después de la evaluación médica, el diagnóstico clínico final se agrupó en cuatro síndromes reportados previamente: disfunción del nervio craneal (34), meningitis (86), síndrome meningovascular (2), y otros síntomas (7).

Doce hombres (24%) tuvieron sífilis previamente según su historial clínico; de ellos, 9 fueron tratados con penicilina. A siete de los nueve se les detectó presencia de anticuerpos (títulos no treponémicos) a posteriori; y en 6 hubo un descenso de al menos 4 veces en los niveles de anticuerpos, lo que sugiere que tuvieron una respuesta adecuada al tratamiento.

La infección por VIH fue diagnosticada en los 45 días previos al diagnóstico de la neurosífilis en 12 (24%) de las personas. De las otras 28 personas con un diagnóstico del VIH de un año o más antes de los síntomas de la neurosífilis, 11 (45%) estaban con tratamiento antiviral al tiempo del diagnóstico de la neurosífilis.

Cuarenta y dos hombres estuvieron hospitalizados (la mediana de los días hospitalizados fue de 7 días, rango 1-17 días). Cuarenta y siete (96%) de ellos recibieron penicilina intravenosa, y 41 (81%) de éstos recibieron tratamiento de penicilina intravenosa durante al menos 10 días.

El tiempo desde los síntomas de la neurosífilis hasta el inicio del tratamiento tuvo una mediana de 25 días (rango 2-256 días).

Los síntomas persistieron con frecuencia meses después del tratamiento. Entre los 49 hombres, 3 experimentaron una recaída, y fueron tratados nuevamente. De los 46 hombres restantes, 37 (80%) estuvieron bajo seguimiento durante los 6 meses siguientes; de ellos, 11 (30%) presentaron síntomas persistentes. La persistencia de los síntomas al cabo de 6 meses no estuvo asociada con el tiempo desde la aparición de los primeros síntomas de neurosífilis hasta el inicio de su tratamiento, el tratamiento antiviral, el recuento de CD4 o la carga viral iniciales.

De los 49 HSH con VIH con neurosífilis sintomática precoz, 40 fueron diagnosticados como sífilis precoz desde el 1 de enero de 2002 hasta el 30 de junio de 2004. Durante el mismo período se informó de 4.776 casos de sífilis precoz en hombres, de los que se estimó que 3.916 (82%) eran HSH y unos 2.380 (61%) eran VIH positivos.

Los investigadores concluyen que el riesgo estimado de desarrollar neurosífilis sintomática precoz en HSH con VIH y sífilis precoz fue de 1,7% (40 de 2.380) y el riesgo de tener neurosífilis con síntomas persistentes seis meses después del tratamiento fue de 0,5% (12 [30% de 40] de 2.380).

Fuente: Hivandhepatitis
Referencia: Lee, MA et alii. Symptomatic Early Neurosyphilis Among HIV-Positive Men Who Have Sex with Men — Four Cities, United States, January 2002–June 2004. Morbidity and Mortality Weekly Report 56(25): 625-628. June 29, 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD