Cirrosis hepática en personas con VIH

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Las coinfecciones por hepatitis víricas están detrás del elevado número de casos

La cronificación de la infección por VIH debida a la eficacia de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) ha conllevado la aparición de patologías que, cuando la infección por VIH no podía detenerse, no se llegaban a manifestar o lo hacían con una frecuencia mínima (además de quedar soterradas por las enfermedades derivadas de la inmunosupresión). Dentro de estas afecciones destacan las enfermedades hepáticas crónicas, que se han convertido en las causas principales de morbimortalidad entre las personas con VIH.

El virus de la hepatitis B (VHB) y el de la hepatitis C (VHC) comparten rutas de transmisión con el VIH, lo que hace a la hepatitis viral crónica particularmente frecuente en personas infectadas  por el virus de la inmunodeficiencia humana. Además, la coinfección por VIH ha sido descrita como uno de los mayores condicionantes de una fibrosis hepática acelerada en pacientes con hepatitis vírica. De esta forma, la identificación de aquellas personas coinfectadas por VIH y VHC y/o VHB con fibrosis hepática avanzada adquiere una particular importancia por la tendencia a la descompensación hepática y el consecuente peligro para la vida de estos pacientes.

Debido a la reticencia de muchas personas con VIH a someterse a biopsias hepáticas, hay que considerar técnicas menos invasivas para la evaluación de las hepatopatías. Una de estas técnicas es la elastometría hepática (FibroScan®), que permite el diagnóstico por imagen de la presencia y el grado de cirrosis hepática.

Un estudio de tipo transversal, llevado a cabo en una clínica madrileña, ha investigado la cirrosis hepática mediante elastometría en personas con VIH entre octubre de 2004 y agosto de 2006. Un total de 2.168 pacientes (76% hombres) participó en el estudio. Además de realizar elastometrías hepáticas, se evaluaron los principales parámetros sanguíneos, incluidos los recuentos de linfocitos CD4+ y la carga viral del VIH. También se investigaron las diferentes hepatitis virales en todos los pacientes y se recopilaron parámetros individuales para el posterior análisis multivariable.

Los resultados revelaron una prevalencia de cirrosis hepática de un 8,3%. Las causas principales de la misma fueron: VHC en un 82,3% de los casos, coinfección por VHB y VHC en un 2,8% y triple infección por VHC/VHB/virus de la hepatitis delta (VHD) en un 6,6%. La prevalencia en cada grupo de hepatitis fue: del 19,2% en VHC, del 6,1% en VHB, del 41,7% en VHC/VHB y del 66,7% en VHB/VHC/VHD.

Las personas con cirrosis presentaron recuentos de linfocitos CD4+ menores que los no cirróticos (408 y 528 células/mm3, respectivamente; p<0,05), aun existiendo una población similar de pacientes con carga viral indetectable y en TARGA en ambos grupos.

La hepatitis C crónica y el consumo elevado de alcohol fueron de forma significativa (p<0,05) factores de riesgo, mientras que la hepatitis B crónica y otros parámetros como el sexo o haber recibido transfusiones sanguíneas no fueron factores de riesgo significativos.

Fuentes: Elaboración propia.
Referencia: Castellares C, Barreiro P, Martín-Carbonero L, Labarga P, Vispo ME, Casado R, et al. Liver cirrhosis in HIV-infected patients: prevalence, etiology and clinical outcome. J Viral Hepat. 2008 Mar; 15(3): 165-172.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD