Descubierto el mecanismo que evita que el VIH-1 se replique en las células macrófagas

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Este hallazgo podría servir para potenciar la acción de los fármacos antirretrovirales

Un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores de EE UU y Francia y publicado en la revista Nature Immunology ha propuesto un mecanismo que explicaría cómo actúa una determinada proteína presente en los macrófagos para evitar que el VIH-1 se replique en ellos.

El trabajo se centra en una proteína conocida como SAMHD1, que se encuentra en un tipo de glóbulos blancos conocidos como macrófagos (unas células encargadas de fagocitar cualquier organismo extraño que se introduzca en el cuerpo, además de las sustancias de desecho celular), así como en otras células relacionadas, como las células dendríticas. El pasado año, se descubrió que esta molécula hace que el VIH-1 tenga más dificultad para infectar a los macrófagos (véase La Noticia del Día de 08/07/2011).

En la actualidad, los investigadores han hallado que dicha proteína impide que el VIH pueda disponer de una molécula denominada desoxirribonucleótido trifosfato (dNTP, en sus siglas en inglés), componente básico para crear las cadenas de ADN y, por tanto, necesario para que el virus pueda elaborar su material genético y replicarse. La proteína SAMHD1 destruye la mayoría de estos bloques genéticos básicos dentro de los macrófagos.

Este mecanismo de actuación de la SAMHD1 tiene sentido en este tipo de células ya que, literalmente, engullen microorganismos peligrosos en potencia, por lo que no resulta deseable que éstos dispongan de los componentes necesarios para poder replicarse. Por su parte, los macrófagos no requieren por sí mismos estas moléculas de dNTP debido a que estas células se generan en la médula ósea y no se replican por ellas mismas.

Sin embargo, el VIH-1 emplea los macrófagos como un refugio para esquivar tanto al sistema inmunitario como a los fármacos diseñados para suprimirlo. El equipo de investigadores considera que este descubrimiento puede servir para encontrar nuevas vías de evitar la replicación del virus en los macrófagos, una población celular que el VIH emplea como uno de sus principales reservorios corporales.

Por otro lado, el equipo de científicos también descubrió que el VIH-2 (el tipo de virus que se encuentra principalmente en África) poseía una proteína, denominada Vpx, que era capaz de neutralizar la SAMHD1, lo que ayuda a que este tipo viral sea capaz de replicarse en los macrófagos. Hasta ahora, se sabía que el VIH-2 precisaba de la Vpx para infectar los macrófagos, pero se ignoraba el motivo exacto.

No obstante, los autores ponen de relieve que, a pesar de que cabría pensar que el hecho de que el VIH-2 fuera capaz de replicarse en unas células cruciales como son los macrófagos lo podría hacer más agresivo, en realidad es un tipo de virus menos virulento que el VIH-1.

Una de las explicaciones planteadas para explicar esta aparente paradoja es que cuando el virus se enfrenta a una escasez de recursos básicos para su replicación debido a la SAMHD1, intenta superar ese obstáculo a través de mutaciones, y esta mayor mutabilidad podría estar detrás de la mayor virulencia del VIH-1 respecto al VIH-2.

Según los investigadores, estos resultados no sólo podrían explicar por qué ciertos fármacos antirretrovirales resultan eficaces en determinadas circunstancias y no otras, sino que, en el futuro, este trabajo puede ser útil para encontrar nuevos modos de aumentar la potencia de los fármacos antirretrovirales, haciéndolos más eficaces contra la infección.

Por otro lado, también destacan que esto ayuda a aumentar el conocimiento y la posibilidad de combatir otros patógenos (como los virus del herpes), que utilizan los mismos recursos que el VIH en las células para replicarse.

Fuente: Science Daily / Elaboración propia.
Referencia: Lahouassa H, Daddacha W, Hofmann H, et al. SAMHD1 restricts the replication of human immunodeficiency virus type 1 by depleting the intracellular pool of deoxynucleoside triphosphates. Nature Immunology, 2012; DOI: 10.1038/ni.2236.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD