Disminuye la prevalencia de lipomatosis cervical

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio español confirma la asociación de este efecto secundario con d4T y lipodistrofia

La acumulación de grasa en la nuca, conocida como lipomatosis cervical o ‘joroba de búfalo’, fue una de las primeras manifestaciones reconocidas de lipodistrofia, un síndrome que incluye diversos desórdenes en la grasa corporal y cuyos informes vieron la luz después de que los inhibidores de la proteasa fueran usados ampliamente a finales de los años noventa.

Desde entonces, sin embargo, y pese a ser uno de los efectos más visibles y estigmatizantespara las personas con VIH, se ha prestado más atención a la acumulación de la grasa visceral o abdominal, a la pérdida de grasa en la cara y las extremidades (lipoatrofia), y a las complicaciones metabólicas entre las que se incluyen las elevaciones de los niveles de lípidos y la resistencia a la insulina.

Para conocer la prevalencia de la lipomatosis cervical en personas con VIH que están tomando terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) y los factores que se asocian con su desarrollo, un grupo de investigadores españoles ha realizado un estudio cuyos resultados se publican en la edición de enero de la revista HIV Medicine.

En este estudio observacional caso-control se inscribió a un total de 4.214 personas con VIH que estaban tomando TARGA y que fueron seleccionadas de 10 hospitales españoles. Las personas con VIH y lipomatosis cervical fueron emparejadas con controles según los parámetros siguientes: edad (± 5 años), sexo e índice de masa corporal (± 2,5kg/m2).

Se informó de lipomatosis cervical en 80 personas (1,8%) de las 4.214 que formaban la cohorte. En el análisis univariable, este efecto secundario se asoció con una duración más larga de la infección por VIH, la proporción de medida cintura-cadera, lipoatrofia, aumento de grasa en los pechos, colesterol total elevado, niveles más bajos de colesterol HDL (‘ colesterol bueno’), niveles de triglicéridos altos y el tratamiento con saquinavir, indinavir, efavirenz,d4T y tenofovir.

En un análisis multivariable, sin embargo, la joroba de búfalo se asoció significativamente sólo con el tiempo de exposición a d4T [por cada nuevo periodo acumulado de 6 meses en terapia, la odds ratio (OR, cociente de probabilidades­) fue de 5,82, p=0,0073] y con lipoatrofia (OR 8,04, p=0,00001).

En sus conclusiones, los autores escriben: “aunque la lipodistrofia es muy frecuente en personas con VIH que toman TARGA, la lipomatosis cervical es un tipo poco común de redistribución de grasa en esta población, que en nuestra cohorte se asoció con el tiempo de exposición a d4T y con lipoatrofia”.

Los estudios anteriores que han evaluado la prevalencia de este fenómeno han proporcionado tasas que oscilan hasta un 13%. Los datos actuales podrían indicar que la prevalencia de este efecto secundario podría haber disminuido como consecuencia de que d4T y otros análogos de nucleósido asociados a lipodistrofia se utilizan ahora con menos frecuencia en los regímenes antirretrovirales. El estudio español no confirma una posible relación entre el desarrollo de lipomatosis cervicaly el uso de inhibidores de la proteasa.

Pese a que el estudio muestra una prevalencia baja de lipomatosis cervical en personas con VIH que toman TARGA, no se deberían ahorrar esfuerzos por desarrollar tratamientos y técnicas de reparación que permitan eliminar las acumulaciones de grasas de forma y duradera y eficaz.

Fuente: HIVandHepatitis.com / Elaboración propia.
Fuente: R Palacios, M J Galindo, J A Arranz, and others. Cervical lipomatosis in HIV-infected patients: a case-control study. HIV Medicine 8(1): 17. January 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD