Toxicidad de los regímenes que incluyen d4T más ddI

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio español sugiere no excluir de entrada esta combinación en terapia de rescate

La combinación de los dos análogos de nucleósido ddI (didanosina; Videx®) y d4T (estavudina; Zerit®) ya no se recomienda como un componente de los regímenes de primera línea como consecuencia de su toxicidad; sin embargo, podría ser todavía una opción útil para personas con experiencia en el uso de tratamientos antirretrovirales.

Tal y como se informa en la edición del 15 de diciembre de 2006 del Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, un grupo de investigadores españoles llevó a cabo una revisión retrospectiva de cuadros clínicos de pacientes con experiencia en el uso de tratamientos antirretrovirales que habían tomado ddI más d4T, registrando el desarrollo de efectos secundarios así como su gravedad y medidas tomadas.

Un total de 616 personas habían estado tomando ddI más d4T durante una mediana de duración de 12 meses (rango intercuartil de 5 a 25 meses). De estas 616 personas, 213 (34,6%) tenían un diagnóstico de SIDA, 161 (27,4%) tenían recuentos de CD4 por debajo de 200 células/mm3, y en 503 (81,2%) sus tratamientos habían fracasado previamente más de dos veces.

Los efectos secundarios asociados a ddI más d4T se registraron para 136 personas (22,1%), y fueron de leves a moderados en 118 (19,1%) y graves en 18 (2,9%).

El tiempo medio de desarrollo de efectos secundarios graves y no graves fue de 72 y 52 semanas respectivamente. La probabilidad de desarrollar efectos secundarios graves se asoció al recuento nadir de CD4, estando en mayor riesgo las personas con menos de 200 células/mm3.

En sus conclusiones, los autores escriben: “Las personas con amplia experiencia en el uso de combinaciones que incluyen ddI más d4T desarrollan frecuentemente toxicidad asociada a los fármacos, pero estos acontecimientos son rara vez graves. Por ello, estos medicamentos pueden todavía considerarse una opción valida para los regímenes de rescate.”

Sin embargo, en la discusión, los investigadores señalan que la baja proporción de efectos secundarios significativos observados en este estudio podría explicarse por varios factores. La medida tomada en personas con cualquier efecto secundario asociado a ddI y/o d4T –independientemente de la gravedad– fue con frecuencia la retirada de uno o ambos fármacos, o incluso la interrupción de un régimen completo.

Este enfoque prudente podría explicar la baja proporción de efectos secundarios graves observados. Además, los avisos preventivos de pancreatitis aguda con ddI y d4T (así como también de otras manifestaciones como toxicidad mitocondrial, neuropatía periférica o acidosis láctica) sin duda han llevado a que los médicos intensifiquen el seguimiento de los efectos secundarios

En este estudio, no hubo casos documentados de acidosis láctica. Hubo 10 casos de hiperlactatemia de leve a moderada, pero los niveles de lactato fueron controlados cuidadosamente y siempre permanecieron por debajo de 5mmol/L; los fármacos se interrumpieron tan pronto como los niveles de lactato aumentaron mucho más del límite superior de la normalidad.

Dado el diseño retrospectivo del estudio, los investigadores excluyeron la lipoatrofia como una manifestación a largo plazo de la toxicidad mitocondrial, ya que esta afección no se registró de forma sistemática y uniforme en los primeros años del estudio, pues el fenómeno ni estaba bien reconocido ni se asociaba con los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN). El mismo razonamiento se podría aplicar a ciertos parámetros de laboratorio, como la elevación de los triglicéridos, que sólo recientemente se ha asociado con la toxicidad de los ITIN.
 
En su conjunto, estos resultados sugieren que las tasas de toxicidad en personas que recibieron ddI y d4T de forma concomitante podrían ser más bajas de lo que se considera, señalan los autores. “La toxicidad grave parece ser poco frecuente, incluso en personas con VIH con amplia experiencia en tratamientos y en estadios avanzados de la enfermedad.”

“Según nuestros resultados, el temor a la toxicidad no debería excluir el uso de ddI más d4T en personas con experiencia en tratamientos, los cuales podrían beneficiarse del perfil de resistencia de estos fármacos, y en aquellos que ya no disponen de otros ITIN”, concluyen.

Fuente: Hivandhepatitis.com
Referencia: B Hernandez, S Moreno, M Perez-Elias, and others. Severity of the Toxicity Associated with Combinations that Include Didanosine Plus Stavudine in HIV-infected Experienced Patients. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes 43(5): 556-559, December 15, 2006.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD