Un estudio pone en relación fatiga y sufrimiento psicológico

Marion Zibelli
Ver otras noticias

En cambio, la fatiga no se asocia con estados más avanzados de la infección por VIH

Pese a ser una afección frecuente en las personas con VIH, el cansancio, o fatiga, no se aborda de manera apropiada en el cuidado integral de esta población.

Aunque la fatiga se ha relacionado con algunos factores tales como edad avanzada, ser mujer, uso de drogas inyectables, malnutrición, miopatía asociada al VIH, dolor y anemia, todavía existen grandes dudas sobre su origen, su relación con el VIH y la terapia antirretroviral, y cómo paliar sus efectos. Muchas veces éstos pueden llegar a ser tan importantes como para deteriorar considerablemente la calidad de vida de las personas que los experimentan y limitar su capacidad vital. Por otro lado, la presencia de otras infecciones, como la hepatitis B o C, parece tener un efecto añadido sobre esta condición.

Por primera vez desde el uso generalizado de TARGA, un equipo del King’s College de Londres, en el Reino Unido, observó la prevalencia del cansancio en las personas con VIH y examinó la asociación entre esta condición, las características demográficas, el estado de la infección por VIH, la terapia antirretroviral y factores psicológicos. 

Para ello llevaron a cabo un estudio comparativo transversal con personas con VIH que estaban siendo tratadas en una clínica del VIH de Londres durante 5 meses en 2002. Los investigadores utilizaron cuatro tipos de cuestionarios para evaluar los niveles de fatiga física y mental, ansiedad y depresión, estado funcional, y percepción de la enfermedad.

En total 148 personas aceptaron participar en la investigación. Un 65,1% de los participantes fueron diagnosticados con cansancio intenso (intervalo de confianza del 95%: 57,4-72,8%), que se definió como un resultado de 4 en la escala de Chalder para medir la fatiga (CFS, en sus siglas en inglés). Tanto los niveles de carga viral como el tipo de tratamiento antirretroviral eran similares en ambos grupos.

Mediante un análisis de regresión logística multivariable, los investigadores identificaron cuatro variables asociadas al cansancio: un número más alto de CD4, el sufrimiento psicológico (ansiedad y depresión), los problemas de la función física y la percepción general de su salud por parte de la persona. El sufrimiento psicológico en particular se asoció fuertemente con la fatiga, y se identificó en el 68% de los participantes.

No se mostró ninguna relación con los estados más avanzados de la infección por VIH, definidos por el número de CD4 y el nivel de carga viral. Por otro lado, los investigadores se sorprendieron del hecho de que las personas con fatiga tuvieran CD4 más altos en comparación con los demás participantes.

Aunque, tal y como señalan los autores, los resultados de esta investigación se deben interpretar con cautela debido al tipo de estudio y las características de la muestra en la que las mujeres y personas negras estaban infrarrepresentadas, sus descubrimientos son importantes porque, al igual que otros estudios, sugieren que la fatiga no se relaciona con la enfermedad más avanzada. En cambio, muestran que abordar la enfermedad desde una perspectiva pesimista se asocia con más fatiga y un mayor nivel de discapacidad (de manera general las personas con fatiga eran significativamente más discapacitadas que las otras en el grupo). No obstante, se desconoce si la relación entre ambas afecciones es de causa o de consecuencia.

También resaltan la necesidad de realizar nuevos estudios, sobre todo en mujeres, para conocer con más profundidad la relación entre fatiga y VIH, y examinar cómo manejar sus efectos.

Fuente: http://www.natap.org/ / Elaboración propia

Referencia: M Henderson, F Safa, P Easterbrook and M Hotopf. Department of Psychological Medicine, Institute of Psychiatry, King’s College, London, and Department of HIV/GU Medicine, Guy’s, King’s and St Thomas’ School of Medicine, King’s College, London, UK. HIV Medicine
Volume 6 Issue 5 Page 347 – September 2005

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD