El cambio de lopinavir/ritonavir a atazanavir/ritonavir puede revertir la lipohipertrofia

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Los beneficios del cambio se extienden a diversos parámetros, como los niveles de glucosa o de colesterol total

Con la incorporación de la familia de antirretrovirales de los inhibidores de la proteasa (IP), que fue esencial para la aparición de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), llegaron una serie de nuevos efectos adversos, tales como niveles elevados de lípidos sanguíneos, acumulación de grasa visceral en el abdomen (lipohipertrofia) o resistencia a la insulina. Estos problemas incrementan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, por lo que son una fuente de preocupación para las personas con VIH y sus médicos.

El inhibidor de la proteasa de segunda generación atazanavir (Reyataz®) tiende a causar una menor incidencia de estas complicaciones incluso cuando se utiliza potenciado con ritonavir (Norvir®). Para verificar clínicamente esta tendencia, un estudio estadounidense llevado a cabo por investigadores del Hospital General de Massachusetts y de la Facultad de Medicina de Harvard (EE UU) ha evaluado los efectos del cambio de lopinavir/ritonavir (Kaletra®) a atazanavir/ritonavir en personas con hiperinsulinemia (niveles de insulina elevados) y/o dislipemia (niveles de lípidos anómalos).

Un total de 15 personas participaron en el estudio y fueron distribuidos aleatoriamente para continuar con su tratamiento o cambiar a atazanavir/ritonavir (300/100mg al día) durante 6 meses. Los investigadores evaluaron la captación de glucosa muscular (mediante tomografía por emisión de positrones [PET, en sus siglas en inglés]), la regulación de los niveles de glucosa, los niveles de lípidos en sangre y la composición corporal.

El objetivo principal del ensayo fueron los cambios en la captación de glucosa en el músculo del muslo. Otros objetivos incluyeron los cambios en el tejido adiposo visceral del abdomen, los niveles de lípidos en ayunas y los parámetros de seguridad.

Tras seis meses, la captación de glucosa en el músculo del muslo anterior se incrementó significativamente en el brazo de atazanavir/r respecto al de lopinavir/r (efecto del tratamiento: +18,2 μmol/kg/min; p= 0,035).

El área de tejido adiposo visceral decreció de forma significativa en las personas que cambiaron a atazanavir/r en comparación con las que se mantuvieron con lopinavir/r (-15,5% y +10,8%, respectivamente; efecto del tratamiento: -31cm; p= 0,047). Este descenso es comparable al obtenido con otras estrategias terapéuticas, como la administración de la hormona del crecimiento.

El cambio a atazanavir/r redujo significativamente los niveles de triglicéridos (efecto del tratamiento: -182 mg/dL; p= 0,02) y el colesterol total (efecto del tratamiento: -23 mg/dL; p= 0,01). Sin embargo, los niveles de colesterol HDL [“colesterol bueno”] y de colesterol LDL [“colesterol malo”] no variaron de modo significativo.

Los niveles de glucosa en ayunas también disminuyeron de forma significativa tras el cambio a atazanavir/r (efecto del tratamiento: -15 mg/dL; p= 0,002).

No se observaron cambios en la función inmunitaria de los pacientes que completaron el estudio, aunque una persona que cambió a atazanavir/r experimentó un rebote viral.

Los niveles de bilirrubina se incrementaron de forma significativa en el brazo con atazanavir/r, pero en ningún caso dichas elevaciones precisaron la interrupción del tratamiento. Del mismo modo, se evidenció un pequeño pero significativo incremento en los niveles de la transaminasa alanina aminotransferasa [ALT] en el brazo de atazanavir/r, pero no hubo ningún caso de toxicidad renal grave (de grados 2-4), ni fue necesaria la suspensión del tratamiento por esta causa.

Así pues, a la luz de los datos aportados por este pequeño estudio, el cambio a atazanavir/r tras una terapia con lopinavir/r ha mostrado la capacidad de reducir el tejido adiposo visceral, mejorar la captación de glucosa a nivel muscular, reducir los niveles de colesterol total y triglicéridos, además de disminuir los niveles de glucosa en ayunas. Estos datos indican un buen perfil metabólico del fármaco, capaz de revertir algunos de los efectos adversos asociados a los IP, si bien serán necesarios estudios de mayor tamaño para confirmar los presentes hallazgos.

Fuente: HIVandHepatitis.com.
Referencia: Stanley TL, Joy T, Hadigan CM, et al. Effects of switching from lopinavir/ritonavir to atazanavir/ritonavir on muscle glucose uptake and visceral fat in HIV-infected patients. AIDS. 2009 (July 17); 23(11): 1.349-1.357.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD