Posible nuevo medicamento para el exceso de lípidos en personas con VIH

Joan Tallada
Ver otras noticias

Acipimox se muestra eficaz en un estudio preliminar

Hasta ahora, el uso de fármacos hipolipemiantes (reductores de niveles de grasas en sangre) ha tenido un éxito modesto, cuando no francamente escaso, en el tratamiento de la hiperlipemia asociada a la terapia del VIH. Las estatinas o los fibratos suelen tener en el mejor de los casos un impacto limitado, y con frecuencia prácticamente nulo, para reducir los altos niveles de colesterol y triglicéridos provocados por los antirretrovirales. Un nuevo estudio todavía preliminar sugiere que acipimox podría tener algo más de éxito allí dónde otros se han quedado cortos o directamente han fracasado.

Acipimox (Olbetam®) es un análogo del ácido nicotínico (también denominado niacina y vitamina B3, interviene en la conversión de los alimentos en energía) y un potente inhibidor de la lipólisis . Se utiliza en personas con altos niveles de lípidos en los que un cambio de dieta no tiene el resultado deseado.

Según datos de un ensayo llevado a cabo por Colleen Hadigna y sus colegas del Hospital General de Massachussets y de la Facultad de Medicina de Boston, en EE UU, acipimox mejora los niveles de triglicéridos y la sensibilidad a la insulina en personas con VIH y complicaciones metabólicas.

Los investigadores han evaluado la eficacia y la seguridad de la inhibición crónica de lipólisis con acipimox en 23 personas con VIH con hipertrigliceridemia y distribución anómala de la grasa (lipodistrofia) que no tomaban ningún otro medicamento hipolipemiante. A lo largo de 3 meses, 11 de los participantes tomaron acipimox (250mg tres veces al día) y 12 placebo.

Los resultados arrojan una significativa supresión de la lipólisis y una reducción del 68% en la circulación de ácidos grasos libres (lo que sugiere una disminución del riesgo de desarrollo de enfermedades asociadas, como diabetes y problemas cardiovasculares). También se observó un descenso significativo, aunque modesto, del nivel de triglicéridos en 48mg/dL de mediana y una mejora en la sensibilidad a la insulina. Nada de esto se observó en el grupo que tomaba placebo.

Los autores concluyen su informe afirmando que acipimox consiguió una reducción significativa y sostenida de la lipólisis, una mejora de la homeostasis (situación equilibrada) de la glucosa, y disminuciones significativas aunque modestas en los niveles de triglicéridos en personas con VIH con lipodistrofia e hipertrigliceridemia. No informan de cambios o mejoras en la distribución anómala de grasa en el organismo, probablemente porque no se evaluó dado que tanto el tiempo del estudio como el número de participantes son demasiado escasos.

El alcance de estos datos preliminares sólo podrá establecerse con certeza en un estudio más amplio y duradero.

Fuente: Medscape / Reuters Health / Elaboración propia.
Referencia: Colleen Hadigan et al. Improved Triglycerides and Insulin Sensitivity with 3 Months of Acipimox in Human Immunodeficiency Virus-infected Patients with Hypertriglyceridemia. J Clin Endocrinol Metab 2006;91:4438-4444.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD