Efecto de la TARGA sobre la función pulmonar

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Los beneficios del tratamiento antirretroviral parecen verse eclipsados por el uso de tabaco

Las personas con VIH que reciben una terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) eficaz experimentan una mejoría de la función pulmonar a largo plazo; sin embargo, los efectos beneficiosos del tratamiento podrían verse anulados en aquéllas que fuman. Ésta es la conclusión a la que llegó un estudio danés presentado en la pasada 49 Conferencia Interciencias sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia [ICAAC, en sus siglas en inglés], llevada a cabo en San Francisco (EE UU) el mes de septiembre.

Aunque la mortalidad por enfermedad pulmonar asociada al VIH se ha reducido desde la llegada de la TARGA, las dolencias que afectan al pulmón son todavía un objetivo importante de mejora en la investigación y el manejo de la infección por VIH actuales.

En este sentido, un grupo de investigadores daneses quiso analizar los cambios que se producían, a largo plazo, en la función pulmonar de personas con VIH que recibían un tratamiento antirretroviral eficaz. Los responsables de la investigación diseñaron un estudio prospectivo en el que incluyeron 63 pacientes con VIH atendidos de forma consecutiva en una consulta externa de un hospital de Copenhague (Dinamarca) entre octubre de 2000 y marzo de 2007. Los participantes recibieron un seguimiento medio de 4,5 años (rango: 3,8-5,7 años). El perfil de los pacientes fue el siguiente: la mayoría eran hombres (87%); la media de edad fue de 43 años; 33 eran fumadores y 30, no fumadores; y, por lo general, en todos ellos la infección por VIH estaba bien controlada: un 89% tomaba tratamiento antirretroviral, un 85% tenía un nivel de carga viral inferior a 100 copias/mL, y el recuento medio de CD4 fue de 520 células/mm3.

A los participantes se les realizaron pruebas de la función respiratoria en dos ocasiones, en 2000-2001 y 2007-2008. Las pruebas de función respiratoria permiten evaluar cómo funcionan el pulmón y las vías respiratorias y, a partir de sus resultados, diagnosticar el tipo y el nivel de gravedad de las enfermedades respiratorias. Hay una gran variedad de pruebas de función respiratoria, las cuales se diferencian entre sí por su mayor o menor complejidad y por el grado que evalúan. Los investigadores midieron el volumen de espiración forzada en un segundo (FEV1 en sus siglas en inglés; la cantidad de aire que somos capaces de exhalar en el primer segundo de una espiración); la capacidad vital funcional (FVC, en sus siglas en inglés; volumen máximo que puede ser espirado después de una inspiración máxima); la capacidad pulmonar total (TLC, en sus siglas en inglés; volumen de aire que permanece dentro de los pulmones al final de una inspiración máxima); el flujo espiratorio máximo (PEF, en sus siglas en inglés; cantidad de aire que una persona puede expulsar de los pulmones); el volumen residual (RV, en sus siglas en inglés; cantidad de aire que permanece en el interior del pulmón una vez que se ha realizado un esfuerzo espiratorio lento forzado); y la capacidad de difusión del monóxido de carbono divida por el volumen alveolar (DLco/VA, en sus siglas en inglés. Se calculó también el FEV1 como un porcentaje de la capacidad vital funcional (FVC).

Los resultados revelaron que, en la primera evaluación realizada, los porcentajes de FEV1, FVC, TLC, PEF y RV fueron similares en fumadores y no fumadores. Sin embargo, el porcentaje de DLco/VA y la tasa FEV1/FVC se mostraron reducidos en los fumadores en comparación con los no fumadores.

A lo largo del período de seguimiento, el porcentaje de FEV1 y PEF permanecieron estables en ambos grupos.

El porcentaje de la capacidad vital funcional aumentó en los no fumadores (de 100,1% a 104,5%; p= 0,005) y en los fumadores (de 99,5% a 103,1%; p= 0,023). La capacidad pulmonar total también disminuyó tanto en no fumadores (de 102,8% a 92,3%; p <0,001) como en fumadores (de 101,0% a 93,0%; p <0,001).

El porcentaje de FEV1 respecto a FVC se redujo en no fumadores (de 83,0% a 78,3%; p <0,001) y fumadores (de 76,5% a 71,8%; p <0,001). El porcentaje del cociente DLco/VA aumentó en no fumadores (de 80,7% a 100,4%; p <0,001) y en fumadores (de 63,8 a 79,3%; p <0,001).

No obstante, el volumen residual disminuyó entre los no fumadores (de 109,9% a 98,3%; p= 0,004), pero aumentó entre los fumadores (de 108,8% a 122,8%; p= 0,046).

A la luz de estos resultados, los investigadores observan que tanto fumadores como no fumadores presentaron parámetros anómalos de la función pulmonar en el primer examen. Tomados en su conjunto, ambos grupos mostraron un descenso de la capacidad de difusión y de los parámetros de la función pulmonar, unos síntomas que podrían estar relacionados, según los autores, con enfermedad pulmonar obstructiva precoz.

Los responsables del estudio apuntan que el intercambio entre sangre y gas que se produce en los pulmones se normalizó en los no fumadores que tomaban tratamiento antirretroviral. En cambio, en los no fumadores, la mejoría fue modesta, alcanzando el punto de partida observado en los no fumadores. El volumen residual se normalizó en los no fumadores, pero empeoró en los fumadores. Y añaden: “El tratamiento antirretroviral actual parece revertir el efecto negativo del VIH sobre los pulmones”, sin que se observen otros deterioros añadidos de la función pulmonar, como por ejemplo toxicidad asociada a los antirretrovirales o el desarrollo del síndrome inflamatorio de reconstitución inmunitaria.

En sus conclusiones, el grupo de investigación danés señala que su estudio sugiere que el tratamiento antirretroviral actual, “en general, es beneficioso para la función pulmonar de los pacientes con VIH, y que incluso algunos cambios provocados por el propio VIH parecen revertir a largo plazo cuando la infección está bien controlada. Sin embargo, remarcan que estos efectos beneficiosos de la medicación antirretroviral son eclipsados, en gran medida, “por los efectos negativos del tabaco en los pacientes con VIH”.

Fuente: HIVandhepatitis.com / Elaboración propia.
Referencia: Kristoffersen US, Lebech A, Gerstoft J, et al. Changes of Lung Function in an Optimally Treated HIV Population: A 4.5 Year Follow Up Study. 49th Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy (ICAAC 2009). San Francisco. September 12-15, 2009. Abstract H-1561.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD