Muchos países están dejando atrás a la población migrante en la respuesta frente al VIH

Jordi Piqué
Ver otras noticias

Según un estudio, las diversas barreras de acceso a servicios como la profilaxis preexposición frente al VIH contribuyen a que estas personas sean más vulnerables frente a la infección

La población migrante internacional en Australia y otros países del mundo se encuentra en una situación de mayor riesgo de infección por el VIH debido a barreras de diversa índole –desconocimiento del tratamiento antirretroviral preventivo, percepción de bajo riesgo de VIH, discriminación, incertidumbre, barreras lingüísticas, etc.– que dificultan el acceso a servicios como la profilaxis preexposición frente al VIH (PrEP), según afirma un estudio australiano de alcance mundial cuyos resultados se han publicado en la revista The Lancet Public Health.

Se estima que en 2021 unos 38 millones de personas tenían el VIH en todo el mundo, registrándose entre 1 y 5 millones de nuevas infecciones anuales. En consecuencia,  resulta fundamental implementar estrategias eficaces de prevención del VIH para conseguir reducir las probabilidades de adquirir el virus y así controlar la epidemia, convergiendo con los objetivos fijados por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) para acabar con la transmisión del VIH en 2030 (véase La Noticia del Día 10/12/2020).

La PrEP es un tratamiento preventivo recomendado para personas susceptibles de adquirir el VIH, que, con un buen nivel de adherencia, puede alcanzar una eficacia próxima al 100%. Esta elevada eficacia preventiva, unida a la ampliación de los programas de PrEP ha permitido reducir la tasa de nuevos casos de VIH a nivel poblacional. A pesar de la alta eficacia de esta herramienta preventiva, su uso es desigual, siendo la población migrante la que se encuentra con barreras más importantes de acceso a la PrEP frente al VIH en los países de acogida. Las dificultades de acceso a la PrEP estarían contribuyendo a la mayor vulnerabilidad frente al VIH de la población migrante.

Con el objetivo de identificar las barreras a las que se enfrentan las poblaciones migrantes en Australia y otros países del mundo para acceder a la PrEP frente al VIH, un equipo de investigadores del Centro de Salud Sexual y la Escuela Clínica Central de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia) junto a ONUSIDA y la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otros, realizó un estudio basado en una búsqueda bibliográfica electrónica exhaustiva en cuatro bases de datos (MEDLINE, Embase, CINAHL y Scopus) el día 6 de abril de 2022, con una posterior actualización el 2 de noviembre del mismo año.

Tras examinar los 17 artículos seleccionados para el estudio, se identificaron algunas de dichas barreras. Así, como barreras a nivel individual se constató la falta de conocimientos sobre la PrEP y la percepción de encontrarse en situación de poco riesgo de infección. Algunas personas migrantes declararon no haber recibido información sobre la PrEP frente al VIH en su país de origen, conociéndola por primera vez en sus países de destino, mientras que otras declararon que el uso de preservativos era el único método de prevención del VIH que conocían.

Otras barreras detectadas fueron los problemas relacionados con los servicios sanitarios, como el coste del tratamiento preventivo, la discriminación experimentada por las personas migrantes por parte de los profesionales de la salud, así como las barreras lingüísticas de algunas personas migrantes que dificultan la comunicación fluida con el personal sanitario. Por último, también se identificaron barreras relacionadas con el estigma en torno al VIH, determinadas orientaciones sexuales y el uso de la PrEP.

Los autores indican que la combinación de una educación insuficiente sobre el VIH y su prevención (PrEP) en los países de origen y la dificultad para desenvolverse en los sistemas sanitarios de los países de destino exacerba el miedo y las dificultades para acceder a los servicios de salud sexual entre los migrantes internacionales. Además, hay que tener en cuenta el coste adicional para acceder a la PrEP frente al VIH que tienen las personas que no pueden acogerse a los planes nacionales de seguro médico, la discriminación del profesional de la salud vinculada al miedo a la deportación y la percepción negativa hacia la PrEP, el VIH y las personas LGBT+ en la comunidad inmigrante. Esta percepción negativa se convirtió en una barrera para el empleo de esta herramienta preventiva a nivel social.

Los investigadores señalan que existe un número preocupante de personas migrantes que se está quedando atrás en la respuesta frente al VIH en comparación con las personas nacidas en Australia. Así, la población migrante internacional de Australia y otros países del mundo, corre un mayor riesgo de infección por el VIH debido a un acceso deficiente y lleno de obstáculos a un tratamiento tan eficaz preventivamente como la profilaxis preexposición.

El acceso desigual a los sistemas de atención sanitaria, la falta de cobertura del seguro médico y la ausencia de PrEP subvencionada para los inmigrantes en los países de destino (donde la PrEP se proporciona sin coste alguno para los ciudadanos) fueron los principales obstáculos para optimizar el uso de la PrEP entre los migrantes en los países de ingresos altos. Los migrantes pueden enfrentarse a altos niveles de desempleo y a prioridades vitales contrapuestas (por ejemplo, vivienda y alimentación) en su fase inicial de desplazamiento, lo que les lleva a buscar asistencia sanitaria sólo para el tratamiento y no para la prevención. La PrEP está subvencionada por el sistema nacional de salud en varios países, como Australia y Nueva Zelanda.

De los países analizados, únicamente Reino Unido ofrecía la PrEP frente al VIH de forma gratuita a todas las personas residentes, independientemente de su estatus migratorio. En EE UU, muchos planes de seguros cubren la PrEP por vía oral, y aquellos cuya póliza de seguros no cubre la PrEP pueden acceder a ella a través de diferentes programas de acceso a la profilaxis preexposición frente al VIH sin ánimo de lucro. Aunque el acceso a programas gratuitos de PrEP puede aumentar su uso independientemente del estatus de residencia, sigue habiendo necesidad de servicios adaptados a la población migrante para optimizar el número de personas que acceden a la PrEP. Por ejemplo, el hecho de ser del mismo sexo o hablar el mismo idioma que sus pacientes migrantes puede ayudar a los profesionales sanitarios a establecer una buena relación y a ganarse la confianza de estas personas.

Los autores constataron la necesidad de enfoques culturalmente adaptados para el acceso a la PrEP frente al VIH. Además, es preciso abordar las políticas discriminatorias relacionadas con la migración y el VIH, entre ellas la que hace mucho más difícil que las personas seropositivas obtengan la residencia permanente. La prevención del VIH es como atravesar un laberinto, con barreras que bloquean el camino a cada paso. Los enfoques adaptados a cada cultura pueden servir de guía e iluminar el camino a seguir.

Para mejorar las desigualdades sanitarias, se sugiere la implementación de estrategias a nivel social, de servicios y a escala individual que aborden las barreras que dificultan el uso de la PrEP entre quienes más se beneficiarían de ella. La PrEP supuso un “cambio de paradigma” en la prevención del VIH y ponerlo en manos de las personas adecuadas sigue siendo un obstáculo importante en la lucha contra el VIH.

Entre las limitaciones del estudio cabe reseñar que se restringió el análisis a artículos en inglés y que la mayoría de los estudios incluidos procedían de países de ingresos altos, como EE UU, Reino Unido y Australia, que son países de destino de muchos inmigrantes.

Como conclusión, los investigadores señalan que los hallazgos del estudio demuestran que es posible mejorar la desigualdad sanitaria en nuestra sociedad si se pueden dirigir los recursos a las personas adecuadas. Dada la alta eficacia de la PrEP en la prevención del VIH, en Australia está disponible para todas las personas (nacidas en el país y migrantes internacionales) a bajo coste. El objetivo nacional de eliminar prácticamente la transmisión del VIH sólo se podrá conseguir si la PrEP está disponible para todas las personas que puedan beneficiarse de ella, incluidas las que emigran a Australia.

Fuente: Medical Xpress / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Warittha Tieosapjaroen et al. Improving access to oral pre-exposure prophylaxis for HIV among international migrant populations, The Lancet Public Health (2023). DOI: 10.1016/S2468-2667(23)00105-6

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD