Riesgo cardiovascular asociado a la terapia antirretroviral

Juanse Hernández
Ver otras noticias

Un estudio sugiere que los inhibidores de la proteasa podrían bloquear el transporte del colesterol

Un grupo de investigadores de la Universidad de Texas afirma que han descubierto un mecanismo clave que podría explicar por qué los inhibidores de la proteasa provocan ateroesclerosis y enfermedad cardiovascular en personas con VIH. El artículo, publicado en la edición de julio de 2007 de American Journal of Pathology, informa de que el inhibidor de la proteasa (IP) ritonavir inhibe la salida de colesterol de las células espumosas derivadas de macrófragos, el proceso que extrae el colesterol sobrante de los tejidos y las paredes arteriales.

Se trata de la primera vez que los científicos han identificado un mecanismo que clarifica cómo los IP aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular. “Los hallazgos de la salida de colesterol inducida por ritonavir in vitro podrían utilizarse para explicar, al menos en parte, la asociación clínica entre enfermedad  cardiovascular y el tratamiento con ritonavir en algunas personas con VIH”, ha declarado el Dr. Johnny Chen, uno de los autores del estudio.

Los hallazgos de los investigadores se basan en estudios en cultivos celulares en los que se incubaron monocitos humanos THP-1 y células mononucleares de sangre periférica con colesterol para formar células espumosas. Cuando se añadió ritonavir a las células, la salida de colesterol de las células se redujo en comparación con las células a las que no se añadió ritonavir. Experimentos posteriores indicaron que ritonavir redujo la expresión de las moléculas que intervienen en la salida de colesterol e incrementó la producción del anión superóxido, una especie reactiva del oxígeno que es tremendamente dañina. El aumento de la producción de especies reactivas del oxígeno y el estrés oxidativo se han relacionado con el aumento del riesgo de ateroesclerosis, infarto de miocardio y angina, señalan los autores.

Sorprendentemente, cuando se añadió un antioxidante –selenio–, se minimizó la disminución en la salida de colesterol inducida por ritonavir.

“Los hallazgos de estrés oxidativo inducido por ritonavir in vitro implican que el uso clínico de terapia antioxidante podría ser eficaz a la hora de minimizar los efectos adversos de ritonavir”, señala el Dr. Chen. “Dado que están disponibles muchos tipos diversos de antioxidantes con diferentes acciones, parece probable que cierto antioxidantes podrían ser más eficaces que otros para minimizar los efectos adversos de ritonavir.”

Por ahora, afirma el Dr. Chen, no es posible ‘sobreinterpretar’ los hallazgos sobre la base únicamente de los experimentos in vitro. “Está claro que se va a investigar más a fondo sobre estos temas relativos a la salida de colesterol y el uso de terapia antioxidante en modelos animales y en ensayos clínicos”, señala. También es posible que los futuros medicamentos para el VIH puedan ser capaces de minimizar los efectos sobre la salida de colesterol. Mientras tanto, el grupo de Chen está planeando un estudio en personas con VIH que toman ritonavir para ver si la adición de un suplemento antioxidante podría minimizar los efectos vasculares, con el uso de tests de imagen como por ejemplo la medición de la íntima-media de la carótida. 

Chen y su equipo se avanzan a las posibles críticas de aquellos que afirman que la hipótesis sobre el uso de terapia antioxidante no ha dado resultados en la prevención de enfermedad cardiovascular, y arguyen que no todos los antioxidantes son iguales. Para este estudio, señala, “probamos múltiples antioxidantes para ver cuál de ellos actuaría mejor bloqueando los efectos de ritonavir. Los antioxidantes bloquean el estrés oxidativo y los radicales libres, pero existen diferentes vías que generan radicales libres, y se necesita saber qué vía se quiere bloquear”. Su grupo continúa probando qué antioxidante podría atenuar mejor los efectos de ritonavir sobre el transporte del colesterol. Además, añade, los diversos inhibidores de la proteasa podrían también producir niveles diferentes de estrés oxidativo o tener diferentes efectos sobre la salida de colesterol

El Dr. Chen insiste en que no se debería minimizar la relativa contribución de los IP en particular o TARGA en general al riesgo cardiovascular, sobre todo porque las personas con VIH viven cada vez más tiempo.

Fuente: Medscape
Referencia: Wang X, Mu H, Chai H, et al. Human immunodeficiency virus protease inhibitor ritonavir inhibits cholesterol efflux from human macrophage-derived foam cells. Am J Pathol 2007; 171:304-314.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD