La terapia combinada para la hepatitis C se prueba en niños

Marion Zibelli
Ver otras noticias

Es preciso que se incluyan niños coinfectados en estas investigaciones

En la actualidad no existe ningún tratamiento aprobado para el tratamiento de la hepatitis C en los niños. Los resultados de algunos estudios que observaron el uso del interferón estándar, con o sin ribavirina, en niños con hepatitis C crónica, mostraron respuestas del 41,7% al 61%.

En la población adulta, se ha observado que el uso del interferón pegilado, o peginterferón, resulta en un aumento de las respuestas de aproximadamente el 10% en comparación con el interferón estándar. Este fármaco, en combinación con ribavirina, se ha convertido hoy en día en el estándar de tratamiento en la población adulta. Hasta la fecha no ha habido ningún ensayo con esta combinación de fármacos en la población pediátrica. 

Ahora se hacen público los resultados de una investigación alemana llevada a cabo en niños y adolescentes, y que permiten arrojar más luz sobre los posibles beneficios del uso de la combinación peginterferón y ribavirina en esta población. 

Se trata de un estudio piloto abierto, sin grupo control, para evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la combinación de peginterferón alfa-2b y ribavirina, en 62 niños y adolescentes. Los participantes, de entre 2 y 17 años de edad, fueron tratados durante un total de 48 semanas con dosis subcutáneas de peginterferón alfa-2b de 1,5g por kg de peso corporal una vez semanal, en combinación con 15mg/kg diarios de ribavirina

Un total de 61 niños y adolescentes completó el estudio, mientras 33 lo abandonaron al cabo de 6 meses de terapia. 

De manera general el tratamiento fue bien tolerado, pese a la aparición de efectos secundarios en todos los participantes. El 83% de los niños experimentaron leucopenia, aunque solamente 3 de ellos necesitaron reducción de dosis. El 10,3% desarrolló anticuerpos de la glándula tiroides y disfunción tiroidea. Puesto que en el 15% de los casos estos anticuerpos aparecieron tarde en el tratamiento, sería preciso controlar de cerca la aparición de las enfermedades tiroideas autoinmunes, así como los niveles de hormonas estimulantes del tiroides de formar regular. 

Se observaron respuestas sostenidas en 22 (47,8%) de los 46 niños con infección por VHC del genotipo 1, en 13 (100%) de los 13 con el genotipo 2 o 3, en 1 de los 2 con el genotipo 4, en 19 (70,4%) de los 27 niños que se habían infectado por vía parenteral, en 12 (48%) de los 25 con infección por vía vertical, y en 5 de los 9 niños con infección por vía desconocida. 

Los investigadores concluyen que sus resultados son prometedores y recomiendan que se realicen estudios adicionales para confirmar estas conclusiones. Por otro lado subrayan que la administración de una vez a la semana de peginterferón alfa-2b representa un avance considerable en el tratamiento de la hepatitis C en los niños, en comparación con las tres administraciones semanales necesarias con el interferón estándar. 

Puesto que la progresión de la enfermedad hepática es más rápida en las personas coinfectadas con hepatitis C y VIH, los niños coinfectados precisan con mayor urgencia estrategias terapéuticas para tratar la hepatitis C. Por ello, en los estudios sobre nuevas estrategias de tratamiento para la hepatitis C en población infantil es preciso que se incluyan niños que además de con hepatitis, vivan también con VIH

Fuente: http://www.natap.org/

Referencia: Peginterferon alfa-2b plus ribavirin treatment in children and adolescents with chronic hepatitis C – Hepatology, mayo de 2005. 

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD