La prueba oral del VIH da más falsos positivos de los esperados

Joan Tallada
Ver otras noticias

Las autoridades de EE UU recomendarán confirmar los resultados en sangre

La prueba rápida y oral para saber si se tiene el VIH que está siendo probada con público selectivo antes de su comercialización masiva y sin necesidad de receta en EE UU está dando todavía más problemas de los ya anunciados. A los temores de que los resultados, positivos o negativos, sean conocidos fuera de un contexto de apoyo emocional y asesoramiento, y que ello conduzca a malas interpretaciones y comportamientos perjudiciales (véase La Noticia del Día 19/10/05), se suma ahora la creciente evidencia de que el test pueda arrojar un porcentaje de falsos positivos muy superior al previsto.

El dispositivo OraQuick AdvanceÒ, de la compañía OraSure, fue aprobado por las autoridades sanitarias estadounidenses en marzo de 2004, y en teoría debía ser capaz de detectar anticuerpos del VIH a partir de fluidos salivares y en tan sólo 20 minutos. Esto permitiría saber si una persona tiene VIH en su casa, o (como ya se rumorea que se hace en algunas grandes ciudades) bien justo antes de irse a la cama con una primera cita.

Pero quienes creen que un test de farmacia les puede guiar en su vida sexo-afectiva pueden llevarse un chasco. Responsables de centros clínicos de San Francisco y Nueva York están detectando un número relativamente alto de casos en los que la saliva decía que sí había VIH, pero la prueba más fiable con sangre, a posteriori, lo negaba.

En concreto, los funcionarios de la ciudad californiana informan de al menos 49 casos de discordancia de resultados desde mayo de este año. Sus colegas de la costa este hablan de 10 casos de falsos positivos en octubre y otros 30 sólo en noviembre, cuando hasta ese momento sólo habían tenido entre 3 y 5, siempre según Teri Dowling, del Departamento de Salud Pública de San Francisco.

Ante estas informaciones, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés), a través de su director asociado de Diagnósticos de Laboratorio Dr. Bernard Branson, han afirmado que esta agencia federal emitirá una recomendación para que los centros ofrezcan una segunda prueba con una gota de sangre del dedo a todas las personas que den positivo con el test oral. En realidad, la gota de sangre se testea también con OraQuickÒ y tarda los mismos 20 minutos en mostrar un resultado. Sin embargo, no parece que su fiabilidad esté en cuestión.

¿Qué sucede si la nueva prueba se muestra negativa? En tal caso se iría a una tercera, la más sofisticada –y cara– Western Blot. La WB conlleva una semana de espera pero ofrece una seguridad muy alta sobre la validez del dato final.

La compañía se defiende por boca de su presidente ejecutivo, Douglas Michels, para quien la prueba, pese a esta colección de falsos positivos, tiene en general un comportamiento que se ajusta a las recomendaciones de las autoridades sanitarias del país. Antes de los informes de San Francisco y Nueva York, OraSure admitía un margen de 4 falsos positivos cada 1.000 casos, una fiabilidad del 99,6%, comparable al test de sangre.

OraQuickÒ se ha limitado por ahora a centros especializados, pero podría llegar a despacharse en las farmacias de barrio. Mientras se aclara el grado de fiabilidad de la prueba con saliva, en EE UU aumenta la sensación de que su uso indiscriminado podría llevar a una variación en las formas de relación social y a mayores problemas, si cabe, de comunicación personal y afectiva en las grandes urbes.

Fuente: Elaboración propia / San Francisco Chronicle.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD