AASLD 2014: Buenos resultados de daclatasvir, asunaprevir y beclabuvir en el tratamiento del VHC de genotipo 1

Francesc Martínez
Ver otras noticias

El uso de ribavirina incrementaría la eficacia de la combinación

Según los resultados de dos estudios presentados en el 64 Encuentro Anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas [AASLD, en sus siglas en inglés], celebrado esta semana en Boston (EE UU), la combinación formada por daclatasvir (Daklinza®), asunaprevir (aprobado en Japón junto a daclatasvir en SunvepraTM, aunque con la solicitud bloqueada en EE UU [véase La Noticia del Día 10/10/2014])  y beclabuvir –con o sin ribavirina- curaría a entre el 86 y el 90% de las personas con el virus de la hepatitis C (VHC) de genotipo 1 con cirrosis hepática (estudio UNITY-2) y con enfermedad hepática menos avanzada (estudio UNITY-1).

En el ensayo clínico de fase III UNITY-2 participaron un total de 112 personas sin experiencia en tratamientos y 90 que no habían logrado curarse tras un ciclo de tratamiento previo. Todos los participantes recibieron la combinación asunaprevir/daclatasvir/beclabuvir durante 12 semanas, la mitad de ellos junto a ribavirina y la otra mitad junto a placebo.

Dos tercios de los participantes eran hombres, la mayoría de etnia blanca. La mediana de la edad era de 59 años. El 70% de las personas sin experiencia en tratamientos y el 78% de aquellas pretratadas tenían genotipo 1a. Dado que era un criterio de inclusión, la totalidad de los participantes tenía cirrosis hepática. Además, un 25% de ellos tenía los niveles de plaquetas por debajo de 100.000 UI/mm3 (indicativo de cirrosis avanzada).

Entre quienes no tenían experiencia en tratamientos, el 93% de los que tomaron la combinación de fármacos de acción directa sin ribavirina y el 98% de aquellos que, además, tomaron ribavirina, alcanzaron respuesta virológica sostenida a las 12 semanas de finalizar el tratamiento (RVS12, parámetro considerado, en general, sinónimo de curación).

Entre los pretratados, los porcentajes fueron del 87 y del 93% con o sin ribavirina, respectivamente.

Globalmente, el 90% de quienes recibieron la terapia triple sin ribavirina y el 96% de aquellas personas que tomaron, además, ribavirina, obtuvieron RVS12.

Entre las personas con genotipo 1a sin experiencia en tratamientos, las tasas de RVS12 fueron del 97 y el 90% con o sin ribavirina, respectivamente. Entre aquellas con genotipo 1a pretratadas, las tasas de RVS12 fueron del 91 y el 86% con o sin ribavirina, respectivamente.

Los tratamientos fueron, en general, bien tolerados, aunque se dieron 2 casos de efectos adversos graves en el grupo sin ribavirina y 7 entre aquellos que tomaron el tratamiento con ribavirina. Los efectos adversos más frecuentes fueron fatiga, dolor de cabeza, náuseas, diarrea, insomnio y prurito.

El segundo de los estudios presentados, UNITY-1, incluyó a 312 personas sin experiencia en tratamientos y a 103 pretratadas. Todas ellas tenían VHC de genotipo 1 y no habían desarrollado cirrosis hepática. El 60% eran hombres, mayoritariamente de etnia blanca y la mediana de la edad era de 55 años. El 73% de los participantes tenía genotipo 1a. Entre los pretratados el 38% habían experimentado recidiva tras haber finalizado el tratamiento con carga viral indetectable, el 24% eran respondedores nulos, el 12% respondedores parciales y el 10% intolerantes al interferón.

La tasa de RVS12 global fue del 91%, sin diferencias significativas entre naive (sin experiencia en tratamientos) y pretratados.

En el caso del genotipo 1b, las tasas de RVS12 fueron del 98 y del 100% en naive y pretratados, respectivamente. Entre quienes tenían genotipo 1a, los porcentajes fueron del 90 y el 85% en naive y pretratados, respectivamente. Tener una carga viral baja al inicio del tratamiento se asoció a una mejor tasa de RVS12.

Como en el caso de UNITY-2, el tratamiento fue, en general, bien tolerado por los participantes y la tipología de dichos efectos fue similar a la observada en UNITY-1. Siete personas experimentaron efectos adversos graves, lo que llevó a interrumpir el tratamiento a tres de ellas (aunque las tres alcanzaron RVS12).

Los resultados del presente estudio son prometedores y parecen apuntar hacia una nueva estrategia terapéutica para las personas con VHC de genotipo 1 que se añadirá a las recientemente aprobadas y a aquellas en proceso de aprobación.

Ello es una buena noticia, ya que permitirá una individualización de los tratamientos, que la hipersensibilidad a un antiviral de acción directa no eche por tierra la posibilidad de tratarse y curarse e incluso una regulación a la baja de los precios de los medicamentos por la ley de la oferta y la demanda, un hecho que permitiría un acceso más amplio a los fármacos de acción directa contra el VHC y una mayor sostenibilidad del sistema sanitario público.

En otro orden de cosas, al contrario de lo observado con otras combinaciones, en la evaluada en el presente estudio el hecho de incluir ribavirina sigue presentando un papel potenciador de la eficacia, por lo que no se debe subestimar todavía el papel de ribavirina dentro de la nueva generación de terapias combinadas de antivirales contra el VHC.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia (gTt).

Referencias: Muir A et al. Oral fixed dose daclatasvir/asunaprevir/ BMS791325 for genotype 1 compensated cirrhosis: UNITY-2 Phase 3 SVR12. American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD) Liver Meeting, Boston, abstract LB-2.

Poordad F et al. Daclatasvir/asunaprevir/BMS791325 for non-cirrhotics: UNITY-1 Phase 3 SVR12. American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD) Liver Meeting, Boston, abstract LB-7.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD