Nuevos enfoques de mejora del tratamiento estándar contra la hepatitis C

Francesc Martínez
Ver otras noticias

Una pauta de inducción con ribavirina en monoterapia podría potenciar su eficacia

El pretratamiento con ribavirina en monoterapia previo al inicio del tratamiento estándar contra el virus de la hepatitis C (VHC), basado en la combinación de interferón pegilado y ribavirina, podría incrementar la probabilidad de alcanzar una respuesta virológica sostenida (RVS) con dicho tratamiento. Esta es la principal conclusión a la que llegó un estudio realizado por investigadores alemanes y presentado en el 61 Encuentro Anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas [AASLD, en sus siglas en ingles], que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en Boston (EE UU).

Los autores analizaron de forma retrospectiva el efecto de una inducción con ribavirina en monoterapia previa al tratamiento estándar en 93 personas de cinco centros alemanes. La ribavirina es un débil inhibidor de la ARN polimerasa NS5B del VHC, además de tener cierta acción potenciadora de la respuesta inmunitaria frente al virus cuando se administra junto a interferón pegilado, pese a que el mecanismo de acción exacto no se conoce por completo.

El 78% de los participantes estaban infectados por el genotipo 1 del VHC (uno de los que responde peor al tratamiento). Dentro de este grupo concreto de participantes, 43 no tenían experiencia en tratamientos contra la hepatitis C, 28 habían obtenido respuesta a una terapia anterior pero con posterior recurrencia, y 19 no habían logrado respuesta a un tratamiento previo.

Todos los integrantes del estudio recibieron monoterapia con ribavirina a dosis de 15,2 mg/kg durante una media de 39 días. Posteriormente, se añadió interferón pegilado a la terapia con ribavirina sola, conformando el tratamiento estándar.

La disminución media de la carga viral del VHC durante el período bajo monoterapia fue de 0,56log10. Los cambios fueron variables entre los diversos participantes, oscilando en un rango comprendido entre +1,07log10 y -1,76log10. Los cambios en la viremia variaron de acuerdo con la respuesta de los voluntarios al tratamiento previo. Así, entre quienes habían sufrido recurrencia tras una respuesta inicial la disminución media de la carga viral fue de 0,67log10, entre las personas sin experiencia en tratamientos la reducción media fue de 0,48log10, y entre los pacientes que no habían respondido a un tratamiento previo la disminución media fue de 0,28log10.

Las personas con VHC de genotipo 3 fueron las que experimentaron una reducción media de la carga viral más elevada (0,95log10), seguidas por aquellas con genotipo 4 de este virus hepático (0,6log10).

Los recuentos de plaquetas se incrementaron una media de 24 µL (rango entre 9 y 49µL durante el período de monoterapia).

Los niveles de la transaminasa alanina aminotransfersasa [ALT] disminuyeron una media de 17 UI/mL (rango entre 4 y 31 UI/mL) durante el período bajo terapia con ribavirina sola.

Las seis personas que no habían respondido a un tratamiento previo experimentaron un descenso de la carga viral más rápido y prolongado tras la monoterapia que la disminución de la carga viral conseguida con la terapia previa. Así, a la semana 4, el descenso fue de 2,0log10 tras la monoterapia, mientras que en el tratamiento anterior este había sido de 1,2log10; a la semana 12 la disminución fue de 3,6 y 2,0log10 durante la monoterapia y el tratamiento previo, respectivamente, y a la semana 24 las disminuciones fueron de 6,0 y de 5,4log10 durante la monoterapia y el tratamiento previo, de forma respectiva.

En el momento de la presentación del estudio, se contaba con un seguimiento de 6 meses de 26 personas pretratadas. De este grupo, doce pacientes que habían presentado recurrencia tras la respuesta a un tratamiento previo (44%) y dos que no habían respondido a una terapia previa (36%) alcanzaron RVS durante el estudio.

Los investigadores destacaron que la monoterapia con ribavirina previa al inicio del tratamiento estándar contra el VHC produjo una disminución moderada, aunque significativa, de la carga viral del VHC, especialmente en personas que habían respondido con anterioridad al tratamiento contra el virus de la hepatitis C y en aquellas con genotipo 3 del VHC. Dada la pequeña muestra estudiada, será necesaria la realización de estudios de mayor tamaño para confirmar los beneficios de esta nueva opción terapéutica.

Fuente: HIVandHepatitis.com.
Referencia: Fueloep B, Rohde P, Buggisch P, et al. The antiviral efficacy of ribavirin priming. A follow up of 93 patients treated with ribavirin monotherapy followed by standard combination treatment. 61st Annual Meeting of the American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD 2010). Boston, October 29-November 2, 2010. Abstract 980.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD