Se relaciona el síndrome de reconstitución inmune con la elevación de las transaminasas

Gonzalo Mazuela
Ver otras noticias

Estaría inducido por el uso de antirretrovirales y la coinfección con hepatitis B y C

Debido a que la elevación de las enzimas hepáticas –niveles de alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotranferasa (AST) muy superiores a los rangos de normalidad– complica el tratamiento antirretroviral (TARV) y dado que el factor de riesgo más evidente de experimentar una elevación de la enzima hepática relacionada con el uso de antirretrovirales es la coinfección con las hepatitis B o C, algunos expertos han especulado que la elevación de la enzima hepática asociada al uso de TARV podría ser una forma de enfermedad de reconstitución inmune.

La enfermedad de reconstitución inmune es conocida también como el síndrome inflamatorio de reconstitución inmune (SIRI), del que no existe una definición de común acuerdo entre los científicos; pero lo que sí está claro es que una serie de factores combinados justifican el diagnóstico de SIRI (véase La Noticia del Día 29/05/2007). El SIRI se produce semanas después de iniciar el tratamiento antirretroviral, cuando una persona desarrolla signos y síntomas de enfermedad grave que son similares a varias infecciones oportunistas relacionadas con el SIDA (véase La Noticia del Día 06/02/2007).

En un informe de los investigadores de la Universidad Emory en Atlanta (Georgia, EE UU), éstos resumieron la relación entre reconstitución inmune, la elevación de la enzima hepática inducida por el tratamiento antirretroviral y la coinfección por el virus de la hepatitis B o C (VHB o VHC). Los resultados de este estudio se han publicado en el número de noviembre de la American Journal of the Medical Sciences.

Los historiales médicos de personas con VIH naive al TARV y que estaban comenzando a tomarlo en una clínica de VIH, fueron analizados para recoger los datos de coinfección con hepatitis, elevación de las enzimas hepática moderada o grave (elevación de ALT/AST igual o superior a 2), y los cambios en los recuentos de células CD4 durante un tiempo.

Los indicadores de la elevación de la enzima hepática incluyeron la coinfección con el VHB o VHC y el uso de d4T (estavudina, Zerit®). El uso de nelfinavir (Viracept®) fue protector.

El rango medio de los cambios en el recuento de las células CD4 fue superior en personas coinfectadas con VHB o VHC que experimentaron una elevación de la enzima hepática (99 células/mm3 por mes) en comparación con aquellas personas no coinfectadas y que no tuvieron una elevación de la enzima hepática (59 células/mm3 por mes; p=0,03), con los no coinfectados que sí experimentaron una elevación de la enzima hepática (36 células/mm3 por mes; p=0,01), y con las personas coinfectadas pero que no desarrollaron una elevación de la enzima hepática (62 células/mm3 por mes; p=0,11).

Sobre la base de estos hallazgos, los autores del estudio afirmaron que se notó una “restauración inmune más fuerte” en aquellas personas coinfectadas con VIH-VHB o VIH-VHC que desarrollaron una elevación de la enzima hepática después de iniciar el TARV en comparación con otros grupos.

Así, los investigadores concluyen que “estos hallazgos sugieren que la elevación de la enzima hepática asociada con el uso de terapia antirretroviral de gran actividad podría estar relacionada, en parte, con la reconstitución inmune, como se refleja a través de los cambios en el recuento de las células CD4”.

Fuente: Hivandhepatitis / Elaboración propia.
Referencia: Ofotokun I, et al. Liver Enzymes Elevation and Immune Reconstitution Among Treatment-Naïve HIV-Infected Patients Instituting Antiretroviral Therapy. American Journal of the Medical Sciences 334(5): 334-341. November 2007.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD