La comunidad del VIH exige políticas específicas para poner fin al VIH en Europa para 2030

Juli Amadeu Àrias
Ver otras noticias

Europa se ha alineado con los objetivos de ONUSIDA y, además del compromiso político, debe continuar la inversión en innovación en tratamientos frente al VIH

En las últimas décadas, la comunidad del VIH ha transitado del estigma al apoyo sociosanitario y al compromiso sociopolítico e institucional. El diagnóstico de VIH ya no es una sentencia de muerte como en el pasado. Sin embargo, se plantean nuevos retos y el cumplimiento de los objetivos de las distintas estrategias internacionales. Con una nueva Comisión Europea, un nuevo Parlamento Europeo y varias elecciones en todo el continente este año, el activismo trabaja para garantizar que las necesidades y el bienestar de las personas con el VIH sigan ocupando un lugar destacado en las agendas de salud de los políticos.

La esperanza de vida de las personas con el VIH aumentó drásticamente tras la llegada de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) en la segunda mitad de la década de 1990. Desde aquel momento hasta ahora, se ha perfeccionado el tratamiento antirretroviral (que proporciona mayores niveles de efectividad, seguridad y tolerabilidad), por lo que diversos estudios han ido apuntando hacia una esperanza de vida cada vez más elevada para las personas que viven con el VIH y que sigue acercándose a la de la población general (véase La Noticia del Día 29/05/2023).

No obstante, muchos indicadores siguen estando lejos de alcanzar las metas globales para 2025 y 2030 (véase La Noticia del Día 30/05/2024), según los reportes de la Organización Mundial de Salud (OMS). La incidencia del VIH y las muertes relacionadas con el mismo disminuyen lentamente y el ritmo es insuficiente para alcanzar los objetivos de 2025. A pesar de la amplia disponibilidad de la terapia antirretroviral, muchas de las 630.000 muertes relacionadas con el VIH en 2022 a nivel global se deben a la atención tardía y a la existencia de barreras estructurales para el acceso a servicios sociosanitarios. A escala mundial, la cobertura del tratamiento del VIH alcanzó el 76%, y el 93% de quienes lo recibieron lograron suprimir la carga viral.

En Europa, según los últimos informes de la OMS de 2023, se estima que 3 millones de personas vivían con el VIH en 2022, de las cuales el 72% conocían su estado serológico, el 63% estaban recibiendo tratamiento y el 60% tenían una carga viral indetectable. Se estima que 1,9 millones de personas en Europa estaban en tratamiento antirretroviral en 2022. Asimismo, se estima que 180.000 personas adquirieron el VIH en 2022 y el número de transmisiones en todas las edades aumentó a 0,20 por 1.000 habitantes no infectados en 2022, del 0,16 en 2010. También aumentó un 37% desde 2010 el número de fallecimientos atribuidos al VIH, estimándose en 52.000 personas en 2022.

Europa se ha alineado con el objetivo de ONUSIDA de acabar con el VIH para 2030 y debe continuar la inversión en innovación en tratamientos frente al VIH. Además, el impulso político está aumentando en el conjunto de la Unión Europea, con las distintas llamadas a la acción que se han hecho en los últimos meses. Entre ellas figuran una carta conjunta de varias organizaciones relacionadas con el VIH y una carta de un grupo multipartidista de miembros del Parlamento Europeo dirigida a la Comisión Europea. Además, también figura una declaración de llamada a la acción a los ministros de salud de la UE, realizadas por varios países, en la última reunión de la Comisión de Sanidad de la UE.

Los responsables políticos de la Unión Europea (UE) piden la adopción de una serie de políticas, incluidas las pruebas; opciones innovadoras de atención y prevención; atención integrada centrada en las personas, que tiene en cuenta las necesidades y el bienestar de aquellas que viven con el VIH; así como medidas para reducir el estigma y la discriminación. El compromiso de los bloques para poner fin al VIH también fue reafirmado el pasado mes de junio por los líderes de la UE, reunidos en la cumbre del G7 en Italia.

Entre las barreras para poner fin al VIH en Europa destacan los obstáculos para el cribado. Para garantizar un mayor acceso a las pruebas en toda la UE, los escollos que a menudo dificultan la realización de pruebas deben abordarse utilizando un enfoque interseccional. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que el diagnóstico tardío en mujeres es común y más aún en mujeres migrantes (destacando la falsa percepción de bajo riesgo de contraer el VIH). Por otra parte, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) y la OMS abogan por aceptar el consentimiento verbal como válido para la realización de las pruebas y, sin embargo, algunos países de la UE todavía exigen el consentimiento por escrito.

ONUSIDA estima que en el mundo 3,6 millones de personas de 50 años o más viven con el VIH, tratándose de un grupo de población que ha aumentado en todas las regiones. En Europa las cohortes también van envejeciendo y en España más de la mitad de las personas que viven con el VIH superan la edad de 50 años. Teniendo en cuenta que muchas comorbilidades asociadas al envejecimiento aparecen unos años antes en la población con el VIH que lo observado en la población general, la mejora de la calidad de vida de las personas mayores con el VIH debe ser una de las líneas de acción prioritarias en las políticas públicas, como ya lo es para el activismo y las entidades comunitarias.

Por su parte, Mario Cascio, presidente del programa Quality of Life del Grupo Europeo de Tratamiento del SIDA (EATG, en sus siglas en inglés), que ha estado viviendo con el VIH durante más de 40 años, defiende que es crucial invertir en la prevención de las comorbilidades. También considera imprescindible asegurar que los sistemas de atención médica estén adecuadamente equipados con una atención integrada y centrada en las personas para responder a estas necesidades emergentes.

Cascio ha apuntado la necesidad de poner en marcha un ambicioso plan de acción de la UE para complementar y apoyar los esfuerzos nacionales durante los próximos cinco años y los subsiguientes. Para ello, refiere la priorización, innovación, inversión sostenida, modelos diferenciados de entrega de servicios, así como una fuerte colaboración e implicación de la comunidad. Todo ello, ha agregado, conduce a la importancia de actuar ahora para llevar dignidad a los millones de personas que viven con el VIH y proteger a la comunidad, poniendo fin de una vez por todas las transmisiones para 2030.

Fuente: POLITICO/Elaboración propia (gTt-VIH)
Referencias: HIV statistics, globally and by WHO region, 2023. World Health Organization, 2023. Global HIV, Hepatitis and STIs Programmes (HHS). WHO Reference Number: WHO/UCN/HHS/SIA/2023.01

Kuiper E, Brady D. Ending the HIV epidemic in Europe: Moving toward the 2030 sustainable development goals. European Policy Centre (with the support of Gilead). Discussion paper. Social Europe and Well-Being Programme. 14 november 2023.

Suscríbete a los boletines

Utiliza este formulario para suscribirte en los diferentes boletines. Si tienes cualquier problema ponte en contacto con nosotros.

Al continuar, confirmas que has leído el aviso legal y aceptas la política de privacidad.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD