Una nueva vacuna terapéutica contra el virus del papiloma humano se muestra prometedora en un ensayo clínico

Juanse Hernández
Ver otras noticias

La candidata evitaría el desarrollo de cáncer anal en hombres con VIH y VPH

Recientemente han sido aprobadas dos vacunas que previenen la infección por el virus del papiloma humano (VPH), el virus que provoca cáncer cervical, anal y otros tipos de cánceres similares. Sin embargo, estas vacunas son sólo eficaces en personas que no están infectadas por el VPH y no previenen la progresión a cáncer en personas que ya tienen subtipos de VPH de alto riesgo, es decir aquéllos más proclives a causar cáncer.

El cáncer anal en hombres con VIH es un motivo de preocupación cada vez mayor a pesar del uso de la terapia antirretroviral de gran actividad –TARGA– (véase La Noticia del Día 10/08/07). Con el fin de abordar esta cuestión, un grupo de investigadores australianos está desarrollando una vacuna terapéutica diseñada para prevenir el desarrollo del cáncer anogenital en personas que ya están infectadas con el VPH. Los resultados fueron presentados en la IV Conferencia de la IAS sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH, que se celebró el pasado mes de julio en Sydney (Australia). Los investigadores evaluaron la candidata a vacuna HPV-16 E6E7 (Iscomatrix®) en un estudio en el que participaron 35 hombres con VIH que practican sexo con hombres en Melbourne y Sydney.

La mayoría de los participantes (94%) estaban tomando TARGA, tenían un recuento de CD4 de 627 células/mm3 y un recuento de CD4 nadir de 154 células/mm3 (cifra más baja que haya sido detectada a lo largo del historial). Los investigadores probaron la vacuna en personas con VIH para ver si ésta sería capaz de estimular una respuesta inmunitaria en personas con inmunosupresión moderada.

Todos los hombres estaban infectados con subtipos de VPH de alto riesgo, entre los que se incluían el 16 (59%), el 18 (32%) y otros nueve subtipos (17-41%). Muchos participantes tenían más de un subtipo. El test de Papanicolau mostró que la mayoría (80%) tenía algún grado de anomalía en las células anales al inicio del estudio, incluidas la neoplasia intraepitelial anal de bajo grado (31%) y de alto grado (14%).

Los participantes fueron distribuidos de forma aleatoria a recibir o la vacuna HPV-16 E6E7 más un adyuvante (sustancia empleada para mejorar la respuesta inmunológica) a una dosificación de 25mg, 70mg o 240mg, o inyecciones de placebo. Tres grupos recibieron inyección los días 0, 28 y 84, mientras que un cuarto grupo fue vacunado los días 0, 14 y 70.

Un total de 33 participantes (94%) completó el estudio. Tras 36 semanas de seguimiento, la vacuna fue generalmente bien tolerada. Muchos de los participantes informaron de reacciones en el lugar de la inyección a corto plazo que fueron de moderadas a graves, así como también de reacciones sistémicas, entre las que se incluyeron dolor de cabeza, mialgia y fatiga. Todos mantuvieron recuentos estables de CD4 durante el estudio.

En cinco participantes se produjeron episodios transitorios de carga viral detectable (blips), de los cuales tres consiguieron alcanzar de nuevo la indetectabilidad en el siguiente test de carga viral, y dos que la alcanzaron casi al final del estudio.

Un 96% de los hombres vacunados experimentó al menos un aumento de 4 veces en el número de anticuerpos IgG contra el VPH-16 desde los niveles de vacunación. Un 71% tuvo al menos un incremento de 3 veces en la respuesta de interferón gamma a los péptidos E6E7 en la vacuna, aunque esto no parece relacionarse con la dosificación.

No se observó una tendencia clara respecto a la detectabilidad del VPH o la progresión de la enfermedad anal. Dos de los hombres que recibieron la vacuna aclararon el VPH-16 (en comparación con ninguno en el grupo que recibió placebo), pero otros tres adquirieron de nuevo el VPH-16.

En cuatro de seis participantes que iniciaron el estudio con neoplasia intraepitelial anal de grado alto experimentaron una resolución de la enfermedad, pero en cambio otros desarrollaron nuevas neoplasias intraepiteliales anales durante el seguimiento.

En sus conclusiones los investigadores señalan que “la nueva vacuna terapéutica HPV-16 E6E7 se muestra segura y razonablemente bien tolerada” en personas con VIH. “Las respuestas inmunitarias humorales y celulares fueron robustas a pesar del estado previo de inmunosupresión grave.”

Dados los prometedores resultados de este estudio, los investigadores tienen pensado llevar a cabo más ensayos clínicos.

Fuente: Hivandhepatitis.com
Referencia: J Anderson, J Hoy, R Hillman, and others. A randomised, placebo-controlled, dose escalation study to determine the safety, tolerability and immunogenicity of an HPV therapeutic vaccine in HIV-positive participants with oncogenic HPV infection of the anus. 4th International AIDS Society Conference on HIV Pathogenesis, Treatment, and Prevention. Sydney, Australia, July 22-25, 2007. Abstract MOPEB089.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD