Mayores aumentos de CD4 en mujeres que en hombres con el uso de tipranavir

Joan Tallada
Ver otras noticias

La eficacia virológica es la misma según datos de los estudios RESIST

Pese a representar un número creciente en las cifras de personas con infección por VIH, los estudios sobre terapia antirretroviral no han contado hasta ahora, salvo contadas excepciones, con una representación adecuada de mujeres. En demasiadas ocasiones, la proporción del total de participantes en un ensayo ni siquiera alcanza el 10% de mujeres, lo que supone que por ejemplo no se puedan llevar a cabo análisis estadísticamente significativos de posibles diferencias entre sexos, es decir, si un tratamiento es más o menos eficaz, seguro o tolerado en hombres o en mujeres. Este déficit ha llamado la atención de las agencias reguladoras, que han empezado a incluir en las fichas técnicas avisos de que los datos de eficacia y seguridad de algunos nuevos compuestos disponibles no contemplan adecuadamente su impacto en las mujeres.

Precisamente uno de los fármacos que se aprobó en su momento con una nota de advertencia sobre la falta de datos en mujeres es tipranavir (Aptivus®), que aunque no impide que se pueda utilizar en esta población supone hacerlo con menos elementos de valoración sobre su impacto. Consciente de esa deficiencia y de las críticas que se derivan, la compañía  Boehringer-Ingelheim está impulsando varios nuevos análisis y estudios específicos para determinar las posibles diferencias de sexo en el uso de regímenes combinados que incluyan tipranavir.

En la IV Conferencia de la IAS se presentó un subanálisis a 48 semanas de los estudios RESIST que tenía como objetivo evaluar la eficacia y la seguridad de tipranavir, que se toma potenciado por ritonavir, en mujeres con VIH y experiencia en tratamientos, y ponerlos en relación con los niveles farmacocinéticos del medicamento (establecidos a las 10h. y a las 14h. posteriores a la dosis).

En los estudios RESIST las mujeres representaban un 12,6% del total de participantes: 117 tomaban tipranavir/r y 86 otro inhibidor de la proteasa comparable también potenciado por ritonavir (ICP/r). Al inicio del ensayo, las características de hombres y mujeres eran comparables.

A la semana 48, un 22,1% (139/629) de los hombres y un 25,6% (30/117) de las mujeres que habían sido asignados de modo aleatorio a tomar tipranavir/r tenían cargas virales inferiores a 50 copias/ml (según un análisis por intención de tratamiento en el que el abandono equivale a fracaso). Después de realizar un ajuste por estrato de IP, uso de enfuvirtida, y sensibilidad a los inhibidores de la transcriptasa inversa del régimen de base, el cambio medio en la carga viral en la última observación a la semana 48 en comparación con el nivel basal fue de -1,30log10 copias/ml (IC95%: -1,49 y -1,10) para los hombres y de -1,46log10 copias/ml (IC95%: -1,74 y -1,18) para las mujeres que tomaban tipranavir/r (p=0,189). El análisis estadístico por regresión logística no indicó que la probabilidad de respuesta virológica (menos de 50 copias/ml a la semana 48) fuera significativamente diferente en las mujeres respecto a los hombres (cociente de probabilidades [OR] de 1,15, para un IC95% de 0,71 y 1,84; p=0,5728).

En cambio sí hubo significación estadística en las diferencias a las 48 semanas respecto a las variaciones en el recuento medio ajustado de CD4, que fue de +52,4 (rango 36,8-67,9) para los hombres de +84,2 (rango 61,5-106,9) para las mujeres (p=0,0017).

Por otro lado, y pese a que las mujeres tuvieron concentraciones valle estables de tipranavir superiores a las de los hombres, en conjunto el perfil de seguridad de tipranavir/r fue parecido en ambos sexos. El total de efectos adversos por paciente-años de exposición fue algo superior en las mujeres tratadas con tipranavir/r (556,3) que en hombres (459,9) aunque el índice de los efectos adversos causantes de abandono del tratamiento fue similar en ambos grupos (10,6 para mujeres y 10,3 para hombres). Sin embargo, los índices de efectos adversos severos o graves fueron algo superiores en los hombres. No hubo diferencias significativas entre los dos sexos en cuanto a hemorragias, redistribución de grasa, hepatitis, hiperglucemia, hiperlipidemia, problemas cardíacos, pancreatitis, infecciones sistémicas, fracaso renal o exantema cutáneo.

En sus conclusiones, los autores del análisis afirman que “al cabo de 48 semanas, no se observaron diferencias por sexo en términos de eficacia y seguridad en las personas que en los estudios RESIST tomaban tipranavir/r, incluso pese a que las mujeres tuvieron concentraciones valle plasmáticas de tipranavir por encima de las de los hombres”. Por el contrario, añaden, “sí que se pudo comprobar que las mujeres tenían mayores incrementos en sus recuentos de células CD4.”

Fuente: Elaboración propia / NATAP.
Referencia: Sharon Walmsley et al. Tipranavir/ritonavir (500/200 mg BID) demonstrated potent and durable virologic responses, and a favourable safety profile, in HIV-1 positive women participating in RESIST. Abstract MOPDB04. 4th IAS Conference, July 2007, Sydney, Australia.

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD