Doxiciclina se muestra ineficaz como profilaxis postexposición frente a infecciones de transmisión sexual bacterianas en mujeres cisexuales

Miguel Vázquez
Ver otras noticias

Se requiere generar conocimiento sobre qué factores biológicos y conductuales influyen en la vulnerabilidad de las mujeres cis frente a las ITS para adecuar los esfuerzos de prevención biomédica a esta población

La profilaxis postexposición con doxiciclina (estrategia conocida como doxyPEP) no resultó eficaz en la prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS) bacterianas en mujeres cisexuales (o cis), a pesar de los datos prometedores observados anteriormente en hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH) y mujeres transexuales (o trans), según las conclusiones de un estudio publicado de forma reciente en The New England Journal of Medicine.

Hace poco tiempo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés) han incluido por primera vez el uso del antibiótico doxiciclina como profilaxis postexposición (PEP) frente a ITS bacterianas (véase La Noticia del Día 11/10/2023). En principio, el documento recoge el uso de esta estrategia únicamente para hombres GBHSH y mujeres trans con un historial clínico de ITS, aunque también aconseja que se valore de forma individual a cualquier persona no incluida en esos grupos de población, a la espera de contar con más datos que permitan ampliar la indicación de uso. Precisamente, muchos estudios no cuentan con una representación significativa de mujeres cis, lo que limita sus opciones de prevención.

Con el objetivo de conseguir más datos en otras poblaciones, se llevó a cabo un estudio en mujeres cis en la franja de 18 a 30 años de edad que vivían en Kenia. Se trató de un ensayo abierto de distribución aleatoria en el que se comparó la profilaxis postexposición (PEP) con doxiciclina (administración de una sola dosis de 200mg de doxiciclina en las 72 horas posteriores a una relación sexual sin preservativo) frente a la atención estándar en mujeres kenianas que recibían PEP frente al VIH. El criterio de valoración primario fue cualquier infección incidente por clamidia, gonorrea o sífilis. Se recogieron muestras de pelo trimestralmente para la evaluación objetiva del uso de doxiciclina.

El estudio contó con un total de 449 mujeres, de las que 224 fueron asignadas de forma aleatoria al grupo de doxyPEP y 225 al grupo de atención estándar. Durante los 12 meses de seguimiento, se registró un total de 109 casos de ITS, 50 de ellas en el grupo de doxiciclina y 59 en el grupo de atención estándar. No hubo diferencias significativas en la incidencia de ITS entre los grupos (riesgo relativo: 0,88; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0,60 – 1,29).

En cuanto a las ITS en concreto, hubo 85 casos de clamidia (lo que supone el 78% de los 109 casos registrados), de las que 35 se produjeron en el grupo de doxyPEP y 50 en el grupo de atención estándar. En principio, no se registró ningún acontecimiento adverso grave relacionado con el uso de doxiciclina. Tampoco se produjeron casos de infección por el VIH.

Estos resultados contrastan con los hallazgos de un estudio de EE UU, en el que el uso de doxiciclina oral administrada en el plazo de las 72 horas posteriores al acto sexual sin preservativo redujo la incidencia de ITS bacterianas comunes en dos tercios entre hombres GBHSH y mujeres trans (véase el boletín de Actualización en Tratamientos del 31/07/2023).

El equipo de investigadores sugirió que los decepcionantes resultados pueden deberse a la combinación de diversos factores, como el bajo nivel de adherencia, la alta resistencia existente a doxiciclina entre las bacterias que causan gonorrea en el lugar del estudio y a que la incidencia local de sífilis era demasiado baja para permitir estimaciones de eficacia significativas. Así, en relación con la gonorrea, se detectó que todos casos presentaban resistencia a doxiciclina. Por otro lado, hay que señalar que se seleccionaron al azar a 50 mujeres en el grupo de doxyPEP y únicamente se detectó doxiciclina en 58 de 200 muestras de pelo (29,0%). Esto refleja que el uso del fármaco fue bajo entre las mujeres asignadas para recibirlo.

Estos resultados ponen de relieve la necesidad de entender mejor qué factores biológicos y conductuales influyen en la vulnerabilidad de las mujeres cis frente a las ITS, con el fin de adecuar los esfuerzos de prevención biomédica a esta población. En este sentido, no hay suficiente información sobre el modo en que funcionan las intervenciones farmacológicas para prevenir ITS (incluyendo el VIH) en los tejidos cervicovaginales. También es necesario realizar estudios para registrar las preferencias sexuales de las mujeres cis, así como las dinámicas de poder con sus parejas sexuales. Según los expertos, esta falta de datos tiene implicaciones a la hora de mejorar la eficacia y aceptabilidad de las intervenciones de prevención biomédica en las mujeres cis.

Fuente: POZ / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia:
Stewart J, Oware K, Donnell D, et al. Doxycycline Prophylaxis to Prevent Sexually Transmitted Infections in Women. N Engl J Med 2023; 389:2331-2340. DOI: 10.1056/NEJMoa2304007

Redes sociales

¿No quieres perderte nada?
Síguenos en todas las redes

Gilead
Janssen
MSD
ViiV
Gilead
Janssen
MSD
ViiV Healthcare
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Abbvie
Gilead
MSD